Maggye Foster

Japón, pandemia y juegos olímpicos

martes, 13 de julio de 2021 · 05:08

La tarde del 3 de febrero del pasado año, atracaba en el puerto de Yokohama, en Japón, el crucero Diamond Princess traía 3.700 personas, entre pasajeros y tripulantes, y ese día comenzaba, la primera cuarentena mundial de catorce días del llamado “Corona Virus”. En ese barco, 712 personas dieron positivo, de las cuales catorce fallecieron. Luego de dos semanas, diferentes países empezaban la tarea de repatriar a sus conciudadanos.

En febrero del 2020, aún no se sabía la magnitud de la epidemia, pero al irse conociendo en la prensa mundial la cantidad de afectados dentro de un barco, ya se empezaba a vislumbrar el principio de una tragedia, que a la fecha ha dejado más de ciento ochenta millones de personas infectadas y cerca de cuatro millones fallecidos en todo el mundo (worldmeters.info/30 de febrero de 2021).

A pesar de que Japón fue uno de los primeros países en tener enfermos con COVID-19, que es el nombre que posteriormente se le dio a la enfermedad, no ha sufrido consecuencias tan serias como en otros países. Hasta el 30 de junio de 2021 ha habido un total de 796.829 infecciones, 14.705 fallecidos, y actualmente hay 17.211 casos activos, en una población de aproximadamente 126 millones (worldometers.info). Los casos positivos en Tokio, ciudad sede de los juegos olímpicos, oscilan entre 500 y 700, desde hace algunas semanas.

La constitución japonesa no permite una cuarentena estricta, por lo que el gobierno ha manejado esta pandemia con diversos "estados de emergencia" en grandes ciudades, requiriendo a los ciudadanos que sigan algunas restricciones, como acortar las horas de trabajo en las oficinas, permitir el teletrabajo, limitar el horario en lugares públicos (restaurantes, bares, karaokes, etc.), o sugerir que se reduzca el número de asistentes a eventos públicos. Además, la prohibición de entrada para extranjeros no residentes se ha mantenido a través de la pandemia. 

También se hace hincapié en las llamadas tres “C” (Closed spaces, Crowded places, Close contact), que implica evitar "espacios cerrados, lugares concurridos y el contacto físico cercano" 

Por otro lado, los japoneses tienen la costumbre de usar "barbijos" mucho antes de la pandemia. Cuando una persona está resfriada, es común que use una mascarilla para evitar contagiar a otras personas, porque se considera que esa es una forma de mostrar respeto por la salud de los que le rodean.  

Otro factor que cabe destacar en el manejo de esta pandemia, es que el sistema educativo sólo cerró desde el 27 de febrero del año pasado, por tres meses en algunas prefecturas, pero luego las guarderías, jardines de niños y colegios empezaron a funcionar normalmente. Las universidades siguen clases por internet, aunque poco a poco empieza a darse un sistema híbrido de clases presenciales y a distancia. En caso de algún contagio en los colegios, se cierran para desinfectar y las clases se reanudan.

El proceso de vacunación aún va lento, debido a una serie de factores de logística, pero el país cuenta con los recursos y las vacunas suficientes para inmunizar a la población.

Dentro de este marco general de pandemia, Japón debe asumir el compromiso de ser el país anfitrión de unos juegos olímpicos, que se postergaron en julio del 2020. Aunque gran parte de la población se opone a la realización de estas olimpiadas, las presiones ejercidas por un contrato internacional que al parecer sólo prevé un estado de guerra, parecen hacer imposible la cancelación de estos juegos.

El ingreso al país está estrictamente controlado, pero el arribo de aproximadamente 80.000 personas representando a más de 190 países, entre atletas, prensa y otros, puede dar paso a la entrada de las variantes que actualmente están surgiendo por todo el mundo. El pensamiento de que podría haber un resurgimiento de las infecciones ya no es sólo intuitivo, debido a que hace unas dos semanas surgía la noticia de que ingresó al país una delegación de nueve atletas de Uganda. Estas personas llegaban con un mes y medio de antelación para tener tiempo de entrenar, pero entre sus miembros se encontraron dos atletas que dieron positivo, lo que dio lugar a una cuarentena inmediata de la delegación, incluidos los oficiales encargados de ir a recibirlos. Y no es vana la preocupación, ya que en las próximas semanas se espera la llegada continua de miles de personas de todo el planeta para participar en las olimpiadas.

En este momento, Japón busca todas las burbujas de protección posibles, como permitir el ingreso sólo del 50% de espectadores, evitar aglomeraciones, y posiblemente mantener un estado de semi-emergencia mientras duren los juegos. Las delegaciones deben hacerse PCR diarios antes y después de ingresar al Japón, los atletas cuentan con todas las comodidades en la villa olímpica, incluídos comedores, tiendas, etc., razón por la que no deberían tener razones válidas para deambular haciendo turismo por las ciudades. 

El 23 de julio entrará la llama olímpica al estadio de Tokio, después de haber visitado las 47 prefecturas del país, y la pregunta que surge es, ¿aparte de las medallas y las pérdidas económicas, que más dejarán los juegos olímpicos?

Si a pesar del enorme riesgo sanitario que significan estas olimpiadas, la realización de estos juegos permite que los seres humanos aún estemos unidos por la motivación para hacer algo especial, que a pesar de la pandemia el mundo todavía gira en torno a ideales y perseverancia, que hay esperanza de que todo volverá a su cauce dentro de un corto tiempo; entonces, preparémonos para aplaudir frente a un televisor las banderas seguidas de sus delegaciones, y sintamos junto a cientos de millones de personas que nuestros corazones palpitan al unísono con cada himno en el podio de los laureles y las victorias.

Maggye Foster, es neuropsicóloga residente en Japón

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

10

Otras Noticias