Juan Cristóbal Soruco Quiroga

Insulto a la memoria libertaria o una forma de curarse en salud

lunes, 26 de julio de 2021 · 05:12

Conforme pasan los días la tendencia autoritaria del gobierno llega a límites preocupantes. Las susceptibilidades aumentan si se observa que gobiernos con similar tendencia en la región, como los de Nicaragua, Argentina, Venezuela y Cuba, muestran parecidas actitudes, obviamente con diferencias de magnitud en función al grado que han alcanzado en la tarea previa de desinstitucionalizar el sistema democrático a través del cual llegaron al poder.

En el país, el gobierno, a través del Ministerio Público y la complicidad de jueces, arresta a diestra y siniestra violando normas constitucionales y básicos derechos humanos; asimismo, trata de aprobar leyes claramente anticonstitucionales para aumentar el poder sin control del Órgano Ejecutivo y someter a las FFAA y la Policía al servicio de la dirigencia del MAS.

Además, el Gobierno y dirigentes del MAS rechazan toda posibilidad de diálogo real con la sociedad y el sistema político vigente. Y cualquier tímido intento, como el que al parecer propuso el Vicepresidente invisible, es rápida y tajantemente rechazado por el ex presidente fugado que en igual medida en que se deslegitima aumenta su vocación dictatorial.

En este sentido, la respuesta de Morales al pedido de varios obispos del país de impulsar un encuentro entre los bolivianos para preservar el bien común y restañar las heridas que polarizan a la sociedad, demuestra lo que éste entiende del ejercicio del poder: “No habrá reconciliación con fascistas, racistas, salvo que entiendan que nuestra ideología y nuestro programa están bien para Bolivia”.

En varias oportunidades he sostenido la hipótesis que el ciclo del MAS y el evismo llegó a su fin en el referendo constitucional de 2016, pero que su agonía sería larga. Y he comparado este fin de ciclo con el que el país vivió al final del período militar entre 1978 y 1982.

Entonces, las diversas facciones dentro de las FFAA trataron de mantenerse en el poder a como dé lugar, y ejecutaron una serie de acciones en esa dirección, todas frustradas, pero que costaron al país la muerte y persecución de la disidencia y condujeron a una crisis económica que fue muy difícil revertir.

Declaraciones como la citada de Morales o la creciente represión política liquidan alguna esperanza que se tuvo en sentido de que el gobierno del Presidente Luis Arce pudo haber sido de reconciliación nacional y la consolidación de la democracia y el desarrollo.

Adicionalmente, sólo en un escenario de este tipo se puede explicar las declaraciones de los jerarcas del MAS denunciando la presunta ejecución de un “Plan Cóndor” entre los gobiernos democráticos de la región. Esta comparación no sólo que muestra un intolerable grado de ignorancia sobre nuestra historia, sino que ofende a toda la gente que sufrió los rigores de la represión de las dictaduras militares de esta región en la década de los 70 del pasado siglo.

Para peor, y teniendo como indicios, por un lado, el apoyo a la represión violenta desatada por los gobiernos de Nicaragua, Venezuela y Cuba en contra de movilizaciones de sus poblaciones y, por el otro, la actuación como comisario político del embajador de Argentina en el caso de un presunto contrabando de armas, parecería que los conductores del Socialismo del Siglo XXI sí estarían dispuestos a crear una internacional de la represión y lo que buscan es curarse en salud.

Estamos viviendo días muy difíciles y ojalá que podamos encontrar mecanismos que nos permitan transitar de la actual situación de anomia y creciente autoritarismo a la recuperación del sistema democrático como lo hicimos en 1982 cuando los militares, finalmente, comprendieron que debían retornar a sus cuarteles.

 

Juan Cristóbal Soruco Quiroga es periodista.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

83
50

Otras Noticias