Juan José Peñaranda M.

Un mundo sin vacunas

martes, 6 de julio de 2021 · 05:09

Imaginemos la pandemia en un mundo en el que no existen vacunas. Sería un mundo en el que la crisis sanitaria no tiene fin porque nada puede frenar su avance; sería un mundo en el que la aparición de nuevas variantes mantiene viva a la pandemia durante años. 

Las variantes del coronavirus son versiones del virus en las cuales se han acumulado mutaciones que pueden hacer que se comporte de una forma distinta a la usual. Cada nueva persona infectada se convierte en un foco en el que el virus puede mutar y del cual puede surgir una variante. En simple: mientras más dure la pandemia y más gente sea infectada, surgirán más variantes. 

Un puñado de éstas, denominadas “variantes de preocupación”, son aquellas en las que las mutaciones les confieren propiedades que las hacen más peligrosas. Todas ellas surgieron casi un año después del inicio de la pandemia, en regiones del mundo en las que la situación sanitaria estaba fuera de control. Eso no es coincidencia.

Algunas, como es el caso de la variante gamma, tienen mutaciones que facilitan la reinfección en personas que ya tuvieron la enfermedad. Otras, como la alfa y la beta, tienen mutaciones que las hacen más contagiosas. La variante delta, por su parte, posee ambas características, motivo por el cual es la más temida hoy en el mundo. En las últimas semanas ha surgido en India una nueva variante a partir de la delta, por ahora denominada “delta plus”, la cual, si bien sigue en estudio, ha demostrado tener una mayor facilidad para infectar células de los pulmones y podría ser aún más contagiosa y letal.

Por esto, un mundo sin vacunas es uno en el que las personas contraen la enfermedad una y otra vez debido a que la inmunidad natural de una primera infección no es suficiente para evitar la reinfección por nuevas variantes. Además, es un mundo en el que, a medida que infectan a más personas, las variantes ya existentes dan lugar a subvariantes, cada vez más contagiosas y más agresivas. La “delta plus” es un claro ejemplo de este fenómeno. 

Un mundo sin vacunas es un mundo en el que la economía es azotada como nunca antes, en el que cada año mueren millones de personas a lo largo de, quizás, décadas. 

Si dejamos que una pandemia siga su curso “natural” podríamos repetir lo que ocurrió en Europa en el siglo XIV, cuando la peste bubónica exterminó a la mitad de su población, o lo que ocurrió hace cien años, cuando la gripe española causó la muerte de una de cada 20 personas en todo el mundo. 

En un mundo sin vacunas no existe una luz al final del túnel; la pandemia se mueve como un tren que acelera sin control. ¿Cuál es el único freno conocido por la humanidad? Las vacunas. 

La ciencia ha trabajado tenazmente durante meses para desarrollar más de una decena de vacunas, que han demostrado ser muy eficaces. Afortunadamente, todavía no se ha demostrado que exista una variante que evada las defensas generadas por las vacunas. 

Entonces, ¿por qué es mejor vacunarse que contraer la enfermedad? Porque contraer Covid-19 tiene un alto riesgo de causar serias complicaciones en la salud (además de la muerte) y porque la respuesta inmunitaria que confiere la vacuna es mucho más potente y duradera que la de la enfermedad natural. 

¿Qué vacuna es recomendable? Todas, porque todas reducen la posibilidad de ser infectado y consecuentemente de morir. 

¿Las vacunas son seguras? Son, literalmente, miles de veces más seguras que contraer la enfermedad. 

¿Las vacunas son efectivas? Sí, a más de medio año de su implementación se ha visto una clara disminución de las hospitalizaciones y muerte en regiones del mundo con altos índices de vacunación, particularmente en Europa y Estados Unidos.

¿Las vacunas son perfectas? Claro que no, ningún invento humano lo es. Pero aun así son el mejor invento en la historia de la ciencia; llevaron a la virtual extinción a enfermedades horribles, como la poliomielitis y la viruela. Han salvado la vida de millones de personas a la fecha y lo seguirán haciendo. Son la única herramienta de la humanidad con la capacidad de terminar esta pesadilla. Deja que las vacunas salven tu vida y la de tus seres queridos. 

Juan José Peñaranda M.  es médico cirujano.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

15
4

Otras Noticias