Hugo del Granado Cosío

El financiamiento de la transición energética

lunes, 2 de agosto de 2021 · 05:08

Según el Director Ejecutivo de la IEA (International Energy Agency), Fatih Birol, en el mundo no hay escases de dinero, pero las inversiones no estarían encontrando el camino para llegar donde se las necesita. Por esta razón después proponer el camino para alcanzar cero emisiones el año 2050, la IEA presentó un Informe Especial planteando pautas para financiar la transición energética en los países de economía emergente, dado que no hay país o entidad que financiaría la transición. Esta decisión se basa en dos percepciones claras: La primera, que estos países por sí mismos no pueden movilizar los enormes recursos necesarios no solo para el cambio de sus modelos energéticos, tampoco pueden sustituir los ingresos que genera la exportación de los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) y, la segunda percepción  es que el futuro del cambio climático y del sistema energético, dependen crecientemente de las decisiones que se tomen en estos países porque algunos como India e Indonesia están irrumpiendo como grandes demandantes de energía y otros, a la vez, son grandes productores como los países de la OPEP.

La IEA considera que el desafío radica en plantear un modelo de desarrollo que llene las expectativas de la gente y evite las opciones de alto contenido de carbón. Los países de economía emergente, principalmente a consecuencia de la pandemia, buscarán su recuperación económica mediante procesos con mayores emisiones, más aún que en la pre pandemia si es que no se impulsa el cambio de sus sistemas energéticos.

Si bien actualmente las emisiones de la mayor parte de estos países son bajas, alrededor de la cuarta parte de los países desarrollados, en las próximas dos décadas habrán subido a 5GT (el prefijo giga es uno seguido de 9 ceros), en tanto que las emisiones de los países desarrollados habrán bajado a 2 GT. Sin embargo, la ventaja de los países emergentes es que el costo de reducción de sus emisiones será la mitad que en los países desarrollados. A pesar de todo, la única manera de reducir las emisiones es mediante nuevas y masivas inversiones en los países emergentes que eleven el nivel del 2020 de 180 billones de dólares a un trillón/año, si se ambiciona alcanzar la meta de cero emisiones el 2050.

La movilización de capital a mayor escala requerirá un incremento del rol del sector privado y una fuerte participación de las instituciones internacionales de financiamiento para catalizar las inversiones. No es la falta de capital lo que preocupa a la IEA, sino la falta de mecanismos para invertir en energía limpia con adecuados retornos que compensen los riesgos tomados. Entre los problemas que se citan para las inversiones en los países emergentes, están la falta de visión para promover políticas de apoyo y regulación a la energía limpia para reducir riesgos, falta de proyectos susceptibles de financiamiento, apertura a acuerdos comerciales que sostengan ingresos predecibles, disponibilidad de infraestructura,  existencia de subsidios,  burocracia en la obtención de licencias y permisos, restricciones a la inversión extranjera, riesgos cambiarios y debilidad de los sistemas financieros locales.

Se buscaría encaminar fondos a través de un programa conjunto con el Banco Mundial y el Foro Mundial de Energía hacia proyectos de energía limpia con mercados estudiados o maduros, eliminado barreras a la inversión y facilitando procedimientos.

Sin embargo, el sistema financiero internacional carece de un esquema claro y unificado de financiamiento para la reducción de emisiones en los países emergentes, esto podría ser superado a través de donadores y asistencia técnica con mayor efectividad de las vías de inversión.

Entre las acciones que IEA recomienda tomar para financiar la transición energética en dichos países estarían las siguientes:

  • Redoblar el apoyo internacional.
  • Dar un fuerte mandato estratégico a las entidades internacionales de financiamiento público para financiar la transición hacia la energía limpia
  • Impulsar y mejorar las vías del financiamiento.
  • Mejorar el financiamiento compartido para movilizar el capital privado autorizando a los emprendedores locales el monitoreo del cambio.
  • Incentivar el mercado internacional de capitales para financiar la amplia gama de oportunidades de energía limpia.
  • Abordar los problemas transversales que aumentan los riesgos y la rentabilidad de la inversión.
  • Mejorar el acceso a los capitales locales mediante el fortalecimiento de los sistemas bancarios.
  • Eliminar los subsidios que distorsionan los mercados y precios.
  • Dotar a las empresas estatales de bases financieras sólidas con estrategias sustentables.

Hugo del Granado Cosío es experto en hidrocarburos

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

49
49

Otras Noticias