Rafael Archondo 

Engañados por el Che

jueves, 5 de agosto de 2021 · 05:12

Gustavo Rodríguez Ostria (1952-2020) fue y sigue siendo el mayor experto en la historia de las dos guerrillas guevaristas que estallaron en el siglo XX boliviano. Está ahí su riguroso estudio sobre Teoponte (2006), al que le siguió el volumen (2011) en el que rastrea la vida de Tania, la joven argentino-alemana atrapada en Ñancahuazú, y pronto se saciara la expectativa alrededor del libro que nuestro autor concluyó antes de su muerte, en el que desmenuza el proyecto continental del Che Guevara.  

Para que la espera de este último aporte resulte más breve, transmito acá un hallazgo intermedio de Rodríguez. Tras publicar “Teoponte”, él escribió un artículo de 12 páginas que pasó desapercibido para los historiadores. Está en el número 9 de la revista “Lucha Armada en la Argentina” (2007). Allí, Rodríguez responde con precisión a la pregunta: ¿traicionó el Partido Comunista de Bolivia (PCB) al Che Guevara?  Su respuesta es no. 

Apegado a pruebas documentales, Rodríguez empezó a remar silenciosamente en dirección opuesta al que fuera el discurso oficial de Fidel Castro, quien en 1968 sepultó moral y mundialmente al PCB en su destemplado prólogo al “Diario del Che en Bolivia”. Que las notas de Rodríguez suenen fuerte y claro. Acá, las evidencias: 

1. El gobierno cubano buscó despolitizar el desencuentro reduciéndolo a un choque de personalidades dispares o de ambiciones personales. No, las diferencias entre el PCB y el Che eran políticas y genuinas.

2. A fines de 1965, el Che se afilió al Ejército de Liberación Nacional (ELN) peruano. Juan Pablo Chang se comprometió con Fidel Castro a infiltrar al argentino a través de Bolivia hasta Ayacucho para que allí pudiera combatir. Tucac, un militante eleno, le confirmó a Rodríguez en 2007 que “todo estaba decidido, solo había que ver la manera de guiar al Che hasta la frontera con Bolivia”.

3. El cubano Martínez Tamayo, alias Ricardo, se reunió en enero de 1966, en Arica, Chile, con dos guerrilleros peruanos (Chang y Dagnino). Les dio dinero para reforzar a su ELN. Los billetes iban remitidos por el Che, aún refugiado en Praga

4. Ese año, el mismo cubano compró una finca en Caranavi, Bolivia. Iba a ser un campo de entrenamiento de la guerrilla peruana.

5. Entre enero y marzo de 1966, los frentes guerrilleros en el Perú se desmoronan. Incluso Ricardo Gadea, el ex cuñado peruano del Che, es tomado preso.  Ante tan pésimas noticias, el cubano Pombo escribe: “La verdad es que el Che no puede entrar allá. Todavía tienen que aclararse muchas cosas”.

6. En mayo, Mario Monje, el principal dirigente del PCB, se reúne con Fidel Castro en la isla. Le pide 4 compañeros para “una operación en el sur”. Nunca le aclara nada. Monje pensó que era otra vez un pedido de ayuda para desplazar combatientes hacia la Argentina.

7. El Che envía a Bolivia al cubano Emiliano. A principios de julio de 1966 el enviado vuela hasta Praga e informa que Bolivia tiene potencial. Recién ahí se toma la decisión. Monje y el PCB la ignoran al grado de que el 3 de julio de ese año participan en las elecciones generales. Logran 32 mil votos, el 2,3% de los sufragios y se ilusionan con la lucha legal.

8. El 22 de julio, el peruano Dagnino es informado del cambio de planes. La frustración es inmensa y la dependencia con Cuba, lacerante.

9. El 23 de julio, el Che regresa a La Habana. Rodríguez concluye: “Nada permite afirmar que cuando Guevara ya estaba en Cuba, el PCB estuviera comprometido en apoyarlo y menos integrar sus filas. Mal podían los comunistas aceptar el papel en una obra con un libreto y un tablado que desconocían”.

10. El 28 de julio, el cubano Ricardo se reúne con Monje. Le anuncia, al fin, que el foco debería organizarse en Bolivia. Éste se opone. Ni una palabra sobre el Che. Al final, el líder del PCB consigue que los cubanos acepten que la vía para tomar el poder en Bolivia es una insurrección general como la de 1952. Las guerrillas serían solo receptáculos de retaguardia. Ricardo no sale conforme del debate. Solo espera que cuando el Che se revele como combatiente efectivo, Monje cambie de opinión. 

11. El 29 de julio, 8 bolivianos de la Juventud Comunista llegan a Cuba para participar de un entrenamiento militar. La postura de Monje es clara. Es para tener un reducido aparato armado de autodefensa. 

12. El 6 de agosto, dos miembros del ELN peruano llegan a Bolivia para intentar una reconsideración de los cubanos, pero son rechazados.

13. Entre septiembre y noviembre, los cubanos operan en Bolivia tratando de que el PCB no se entere de nada. Envían al maoísta parisino Debray a explorar el terreno. Sus trajines en el Alto Beni despiertan sospechas.

14. En diciembre, Monje vuelve a reunirse con Castro. A su retorno a Bolivia el día 22 de ese mes, solo sabe que el Che quiere reunirse con él, pero no sabe dónde y menos para qué. 

15. El 31 de diciembre, Monje se entera de que el Che está en Bolivia y que tiene un campamento montado. Cuba le daba cuenta con lo obrado. 

16. El 10 de febrero de 1967, tres dirigentes del PCB, Humberto Ramírez, Jorge Kolle y Simón Reyes, conversan con Fidel. El 14 de febrero, iban a encontrarse con el Che, pero la reunión nunca se concreta. Rodríguez se pregunta si quizás el PCB no estaba cambiando de opinión. 

17. El 23 de marzo el Che decide entrar en combate. Solo ocho meses antes, aún planificaba su viaje al Perú. Por eso todo le salió improvisado. Fidel necesitaba entonces un culpable que justificara con su oprobio el derribo vergonzoso del Comandante heroico. Ese chivo expiatorio sería nuestro engañado PCB.

Rafael Archondo  es periodista.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

99
57

Otras Noticias