Juan Antonio Morales

Fotos, Zooms y DEGs

martes, 14 de septiembre de 2021 · 05:10

El relacionista público, como dicen los mexicanos, del BCB señor Camargo Ticona, replica a mi artículo (Página Siete 04-09-2021) con palabras de repertorio político teatral, tales como golpista y gobierno de facto. Descalifica  mis opiniones con el argumento ad hominem de que yo habría sido asesor de la presidente Añez. No lo fui, nunca tuve memorándum de nombramiento, ni remuneración, y ni siquiera una taza de té. Tampoco me presenté a nadie como asesor.

Es cierto que participé en dos reuniones por zoom, invitado por el entonces ministro Óscar Ortiz, junto a otros distinguidos colegas, y en las que estuvo presente la presidente constitucional  Añez.  No me acuerdo sin embargo que en alguna de las dos reuniones se haya tratado del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), pero la memoria me puede fallar. Oficiosamente se me (nos) quiere hacer aparecer como del equipo económico del gobierno Añez,  a partir de fotos del zoom de esas reuniones.

En una situación de grave crisis, como la desatada por la pandemia, ciudadanos que no necesariamente formábamos  parte del gobierno, no podíamos rehuir nuestro concurso.  Hablando por mí, yo no vi nada malo en que se quisiera aprovechar mis conocimientos y mi experiencia. Creo que ese sentimiento era compartido por los otros participantes en las reuniones zoom.

Creo que es hora de un debate sereno y sobre bases técnicas sólidas. Pongamos de lado por un momento, el punto de la necesaria autorización del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR)  por  la ALP, sobre el que es difícil llegar a un acuerdo, aunque no deja de ser importante. Juzguemos los méritos intrínsecos, tanto del IFR como de su devolución. EL IFR tenía una tasa concesional de 1% en Derechos Especiales de Giro (DEGs) y, hay que subrayarlo, era de rápida entrega, sin condiciones. Los créditos de las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs), con la posible excepción de la CAF, tardan dos años antes del primer desembolso. La colocación de bonos soberanos en mercados privados de capital es también muy problemática. La prueba está en que hasta ahora el gobierno no está pudiendo acceder a esos créditos.  La cobertura cambiaria a los DEGS del  IFR podía ser encontrada muy fácilmente. El BCB posee una cantidad considerable de DEGs, cuyos cambios de valor en USD compensaban los aumentos en USD del IFR. 

La justificación de fondo para usar  el IFR, era para atender las necesidades emergentes del COVID-19, por mandato del Artículo 37 de la CPE. Si no se lo utilizó fue probablemente porque las amenazas creíbles de la oposición política  cohibían al gobierno.

Es cierto que la asignación reciente de DEGs es para fortalecer  las reservas internacionales (RIN). Pero los DEGs no están solamente para embellecer las RIN. Ellos igual serán empleados por el gobierno, directa o indirectamente y más temprano que tarde. Si el BCB le presta plata al SPNF,  aún si está en moneda nacional, se volcará contra las RIN, incluyendo su componente de DEGs.

Hay un debate internacional intenso con relación a la asignación de DEGs. Ellos han sido otorgados en proporción de la cuota de cada quien, lo que favorece a los países ricos, que no los necesitan, y lo que estaría en contradicción con el objetivo declarado para la emisión de  650 mil millones de USD en DEGs , de que sean utilizados para contener la pandemia y sus secuelas.  Si nuestro país quiere acceder a más DEGs, tendrá que mostrar que los que ya ha recibido los está empleando en salud y asistencia a los hogares más vulnerables. Ese era también el objeto del IFR.

En cuanto a los pros y contras de la devolución del IFR es difícil entender por qué se lo hizo, teniendo la papa caliente de la crisis sanitaria, la precariedad de las RIN y siendo en condiciones muy ventajosas para el país. Sería también útil para el debate examinar la trayectoria, de febrero a la fecha, del precio en USD de los DEGs. Por último, interesaría saber con qué respaldo legal se ha empleado para la devolución anticipada del IFR.

Mantener la credibilidad es esencial para un banco central. Es por eso que la literatura especializada insiste en su independencia y en su no politización.

 

Juan Antonio Morales  es  profesor emérito de la UCB y expresidente del BCB.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias