Agustín Zambrana Arze

¿Bolivia al despeñadero………?

lunes, 27 de septiembre de 2021 · 05:14

No es calificable el gobierno de Añez para aducir que Bolivia fue llevada a la bancarrota, así como este gobierno (Añez) no fue de angelitos tampoco; sin embargo, endilgarle el desastre económico o sanitario es netamente politiquería, con un objetivo claro: la desaparición del Estado como conceptualmente lo conocemos, para reemplazarlo por un territorio sojuzgado inclementemente bajo un sistema legal disfrazado, con un degradado y paupérrimo sistema paralegal y de seudo-justicia, basado en el terror, la manipulación y todo lo que se base en la extracción y extorsión de la escasa base económica  social de aquel que caiga en la mira como objetivo.

Si este párrafo contiene como base hipotética la verdad, quiere decir que el camino de la desaparición del Estado que conocemos, desgarrado, golpeado, descontextualizado y filosóficamente destrozado, continuará aprobando leyes cómo las del antiterrorismo y  enriquecimiento ilícito, individualizando a personas consideradas enemigas del Estado, o leyes como la sanitaria, para importar personal de salud foráneo (que huele más a control político), o leyes de registro propietario para poder asaltar a aquel ciudadano que, por efecto de su esfuerzo, fue prolífico empresarial/talentoso, que generó beneficio, pero seguro también empleo, impuestos, aporte al Estado y a la sociedad.

Veamos un pequeñísimo recuento histórico (para aquellos jóvenes que sólo conocieron la cara de un presidente durante 14 años), la bonanza por una ley promulgada por un congresista no del MÁS, H. Hormando Vaca Diez. Resultados obtenidos por el gobierno beneficiario de Evo Morales,  gasto no productivo; inútil enumerar las empresas estatales en déficit o bancarrota……son todas, canchas deportivas como emblema del mal gasto del Estado versus la necesidad de salud.

Gran mal favor a los bolivianos su cálculo político de la postulación de Añez, evidente, que más allá de la conculcación de sus derechos tiene su propio marco histórico de responsabilidad, pero retornando a la base constructiva de la sociedad. Llegó el momento de convocar al entendimiento de todas las fuerzas políticas de oposición, de aquellos jóvenes sin oportunidad en el MÁS, de aquellos invitados escalera de sostenimiento del partido de gobierno, de aquellos que se dan cuenta de la mentira y creen en la verdad, es el momento del legado a los jóvenes, por aquellos experimentados políticos, por aquellos que aún creen en la patria, por aquellos, que sufrieron por Bolivia y no deben dejarla sin luchar la oportunidad de reivindicación personal, política, colectiva, constructiva, interrogativa, pero sobre todo patriótica.

Hay que entender que después de 14 años de un gobierno, muchos, o pocos, desean mirar de palco. ERROR que consideran que uno, dos, tres años pasarán y se creará un nuevo escenario político, social y económico de libre pensamiento y competencia electoral; ERROR que la polarización desaparecerá…ERROR. Así como estos preconceptos son objetivos claros e indiscutibles, los jóvenes llamamos a los jóvenes, porque Bolivia al despeñadero, ninguno!!! Que nos arrebataron las oportunidades, SUFICIENTE, pero arrebatarnos la esperanza, cuando los caudillismos caerán por su caótica cronología, NUNCA.

Hoy la oposición política tiene una responsabilidad inobjetable: unirse y ser contestaría. Por aquel discurso trillado que alguna vez lo gritaron públicamente: una mejor Bolivia por nuestros hijos y los hijos de estos.

Seguro que quien dé el primer paso a esta unificación impulsará la reconducción histórica y democrática boliviana.

Agustín Zambrana Arze es abogado, periodista y director del Bunker

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias