Roger Alejandro Banegas

Liquidez y cartera del sistema financiero

lunes, 24 de enero de 2022 · 05:08

Un rol importante de todo Banco Central se direcciona en velar por el poder adquisitivo de la moneda nacional, así como en preservar la estabilidad del sistema financiero; de igual manera, nos referimos a un comunicado de prensa del Banco Central de Bolivia (BCB), el pasado 11 de enero de 2022,  en el cual se hace alusión  sobre el estado de la liquidez del sistema financiero (SF) y sobre el crecimiento en la cartera de créditos: más aun haciendo referencia que los niveles actuales han superado a las gestiones precedentes; lo cual, merecería cierta prudencia, toda vez que la liquidez del SF no ha superado los niveles alcanzados en Dic. 2015 equivalente a más de 2700 millones de USD en su momento; de hecho a Dic. 2021 se tendría -21% y -19% respectivamente para enero/2022 en comparación con el período en referencia (véase la figura precedente).

Liquidez del sistema financiero

En millones de USD

Fuente: Elaboración propia con base en datos del BCB.
Nota: datos para el 07 de enero de 2022.

Un adagio académico del campo estadístico señala tres tipos de mentiras: “mentiras, malditas mentiras y estadísticas” (Mark Twain) en alusión a la habilidad para comparar números, fechas o períodos de cortes desde una óptica de conveniencia con la finalidad de mostrar cierta realidad. Usualmente, esta estrategia es empleada por agencias gubernamentales o políticos para reflejar tasas de crecimiento y otros reportes de gestión.

Asimismo, en términos de la medida reciente del BCB al realizar una reducción en la tasa de encaje legal, tanto en moneda nacional como en moneda extranjera, tiene la finalidad de realizar la constitución de un fondo y destinarlo a créditos para el sector productivo, el mismo que correspondería a una medida convencional que ya ha sido utilizada previamente (Fondo CAPROSEN, 29.06.2020); por lo tanto, es una buena oportunidad que se sigan utilizando este tipo de instrumentos. La duda fundamental se centrará si la demanda del crédito reaccionará conforme a lo esperado en el contexto actual.

Por otra parte, la tasa de crecimiento de la cartera de créditos del Sistema Financiero en Bolivia (SF) entorno al 4.2% refleja una desaceleración significativa en el contexto de la nueva reapertura económica, en comparación con años previos donde se reflejaban tasas entre el 12 y 20% respectivamente; la evidencia empírica señala que cuando se tiene una alta variabilidad o volatilidad en el financiamiento del sector financiero, se tiene un efecto detractor sobre la actividad económica.

De hecho, existen estimaciones que por cada volatilidad del 6% en la variabilidad del crédito (al alza o la baja), el crecimiento en la actividad económica y la inversión se contraen entorno alrededor del 0.5%. Por tanto, es menester de la política pública el precautelar por la estabilidad y sostenibilidad del crecimiento en la cartera de créditos del SF.

No se deja de mencionar, que el mecanismo de financiamiento interno del déficit público (TGN) ha continuado restando liquidez al sistema financiero, y muy frecuentemente con secuelas en las tasas de interés como un mecanismo estructural de la economía boliviana; desde luego, afectando a las entidades del sistema. Este es el llamado efecto desplazamiento del sector público sobre el sector privado vía financiamiento interno.

Roger Alejandro Banegas Rivero es PhD. en Economía, Universidad Autónoma del Estado de México. Ex–director del BCB.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

8
3

Otras Noticias