Roberto Méndez

Si el mal triunfa… es porque no hay técnicos buenos

miércoles, 5 de enero de 2022 · 05:07

Hace poco un amigo de España me preguntó si en Bolivia todos somos cocaleros… y le respondí con un contundente No, pero me volvió a decir que las informaciones que llegan al exterior daban a entender que nosotros tenemos ese mismo modo de pensar o en el mejor de los casos, consentimos en silencio ser gobernados por cocaleros, nada más y nada menos por quienes contribuyen de manera directa en la producción de la pasta básica del veneno universal de la cocaína.

Fue entonces que pensé en aquella frase del filósofo y escritor francés, Voltaire: “aunque deteste lo que digas, moriría por el derecho que tienes de decirlo”, constitucionalizada luego por el artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos y el 21 y 106 y 107 de la Carta Magna de Bolivia.

Por eso morí de ganas de decir que en Bolivia no somos cocaleros ni compartimos la perversidad de pensamiento que emerge de esa región de Bolivia, convertida hoy en una especie de paraíso fiscal, donde nadie paga impuestos o se ha convertido  en un territorio impenetrable inclusive para las propias fuerzas del orden y peor para los políticos de oposición al Movimiento al Socialismo que han sido impedidos de ingresar en varias elecciones. Uno de ellos, Jorge Tuto Quiroga, basado en estudios de la Unión Europea,  afirma que el 90 %de la coca que se produce en el Chapare se destina al narcotráfico.

En ese núcleo del mal, se acaba de llevar adelante una reunión de evaluación en la que después de tomar examen a los ministros, el expresidente Evo Morales les ha dicho que “los ministros no deben ser técnicos, si no también políticos”.

Cuesta digerir que se tenga que dejar de lado la profesión, la academia, la experiencia y la ciencia por la militancia política partidaria. Pero eso pide el expresidente que tras intentar perpetuarse en su cuarto mandato fue obligado a renunciar por una rebelión popular en octubre del 2019 y que tras la llegada al poder de Luis Arce, actual presidente, ha tratado de imponer la narrativa que huyó a México por un golpe de Estado y que es falso que intentó cercar las principales ciudades de Bolivia en plena pandemia del Covid, donde se necesitaba oxígeno.

Es entonces que acudimos a la historia para recordar que el dictador Julio César, uno de los políticos más famosos de Roma, del año 100 antes de Cristo, quien decía que “no tenía amigos, sino partidarios” y que cuando acusó a su esposa de adulterio y no pudo probarlo, argumentó que “la esposa del César no solo tiene que serlo, sino parecerlo”.

Julio César liderizó la llamada Guerra de las Galias, entre el 58 a.C. y el 51 a.C. y sometió lo que hoy son Francia, Bélgica, y parte de Holanda, Alemania y Suiza.

Su pensamiento inspiró a Edmund Burke, un político irlandés del siglo XVIII, antes de la Revolución francesa, para pronunciar: "Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada".

Estamos arrancando el 2022 y nuestra principal misión es que los hombres y mujeres buenas de Bolivia seamos militantes de la libertad de expresión, sin dejarnos estigmatizar por nadie, peor por quienes moralmente no les corresponde hacerlo, cuando dicen que “todos los cruceños somos corruptos y que nuestro modelo productivo está agotado”, después de descubrirse los ítems fantasmas, que implican a un puñado de dirigentes políticos locales también vinculados con el partido de gobierno de turno.

Y claro que necesitamos técnicos en nuestros ministerios porque, si bien es cierto que mantenemos una estabilidad macro económica, nos estamos comiendo las Reservas Internacionales, llegando hasta noviembre del 2021 con $us 4.762 millones, tres veces menos de los $us 14 mil millones que teníamos en el 2014, mientras nuestra deuda externa ha subido a $us 14 mil millones y la interna ha pasado los $us 5 mil millones.

Y esos temas deben ser respondidos por ministros técnicos y por hombres y mujeres buenas.

 

Roberto Méndez es periodista

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias