Augusto Vera Riveros

A 80 años de la muerte de Stefan Zweig

domingo, 9 de enero de 2022 · 05:10

Después de haber leído varias obras de Stefan Zweig, no podría sino dedicar unas líneas al célebre escritor vienés, del que su gloria no ha perdurado sino solamente en los primeros años del siglo pasado.

Es probable que muchos lectores, incluso los que leen mucho y buenos libros, no tengan conocimiento de la trayectoria en el campo literario de quien, a lo largo de toda su obra, hizo un panegírico de la cultura y el arte europeos. Stefan Zweig fue un activista judío por la paz en el mundo que jamás comprendió, y nunca pudo aprobar, las ambiciones políticas, ideológicas y expansionistas de los gobernantes del mundo.

Hizo de la literatura un canto a la belleza y a la vida. No fue el único, pero pocos como él incursionaron en géneros tan variados como la poesía, la novela, el drama, el ensayo y, por supuesto, la biografía. Existe unanimidad en los críticos sobre que su obra cumbre fue Momentos estelares de la humanidad, la cual indudablemente es una joya. Con refinada técnica y preciosismo gramatical, Zweig hace una catalogación novelada de los momentos que, hasta la época de su publicación, fueron los más extraordinarios que el convulsionado mundo experimentó. Desde la épica toma de Constantinopla por causa de minucias que determinaron tal hecho trascendental, hasta la histórica instalación del telégrafo entre Europa y Norteamérica.

En fin, Momentos estelares de la humanidad es uno más del preciado inventario bibliográfico de Zweig. Pero el libro contiene hechos (por lo menos hasta entonces) inéditos y contados en el estilo y talante del gran autor, como el descubrimiento del Pacífico y otros sucesos yuxtapuestos entre sí por la impronta de todos ellos, a pesar de la distancia cronológica de sus acaecimientos.

Stefan Zweig fue un aventajado escritor y su trascendencia, de manera harto injusta, no ha superado los años que han seguido a su fallecimiento. Ni siquiera la gloria que merecía le duró toda su vida. Y es que el egoísmo propio de la naturaleza humana determinó que, por su condición racial judía, aunque no religiosa, fuera proscrito de su propia patria, la cual después de la Gran Guerra vio desaparecer de la geografía del globo. Su dolor le hizo sentirse un apátrida, un ser de ninguna parte y forastero en todas.

Todos sus relatos son magistrales, pero, desde mi punto de vista, Zweig es a la biografía lo que William Shakespeare a la dramaturgia. Es que haber leído El mundo de ayer, que es una conmovedora autobiografía, me hizo reflexionar sobre los valores del género humano. Y en lo que al ilustre hombre se refiere, esta obra da cuenta de cómo él no incurrió en osadía ninguna, porque salvando las distancias con el autor de Hamlet, con quien es motivo de esta nota -que no tiene características elegíacas, aunque bien merecidas tiene-  personalmente nunca experimenté en mis lecturas virtudes que superen integralmente la descripción de una vida, mucho menos cuando se hace un retrato de la propia existencia, como lo hace este judío, ciudadano del mundo que entre los años 20 y 30 del siglo pasado tuvo tanta influencia en los círculos no solo artísticos o literarios de la época, sino aun en los políticos de Europa, pese a su declarado apartidismo. Su única bandera fue la paz.

En pocas semanas más se cumplirán 80 años de su partida a una esfera distinta. Leí dos veces esa apología de la cultura austriaca con un matiz laudatorio hacia su Viena natal. Y sostengo que otorgarle el título de maestro del género biográfico no es exagerado, porque la narración de su propia vida -de la que resalta el contexto histórico de absoluta paz y prosperidad de su tierra culta pero discriminadora, y luego el ambiente de tragedia con el estallido de una guerra que demolió su propia voluntad de vivir-, junto con el halo que ciñe a sus biografías María Antonieta y María Estuardo, confirma su prodigioso talento.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias