La curva recta

Desmejorando la salud

Por 
domingo, 17 de diciembre de 2017 · 00:06

Las últimas semanas han sido de mucha tensión entre los médicos y el Gobierno. Por un lado la huelga y las marchas de los galenos colegiados, por el otro la grosería y ordinariez de la Ministra de Comunicación, que ha confundido el Twitter con una cantina a punto de cerrar en la madrugada, y se ha lanzado con unos insultos inaceptables para cualquier ciudadano.


Finalmente, lo que los médicos querían evitar ha tenido lugar y la Cámara de Senadores ha incluido en el Código Penal un artículo que puede ser utilizado para llevarlos a la cárcel, para quitarles su patrimonio y para dejarlos sin licencia para ejercer su profesión.


A simple vista, la tal ley parece bastante sensata. De lo que se trataría sería de castigar a los malos médicos, a aquellos que cometan actos de negligencia o, peor aún, a aquellos que, debido a su negligencia y a no cumplir con los protocolos requeridos, pudieran ser los responsables de un daño grave, gravísimo o la muerte misma de un paciente.


A primera vista uno podría considerar esta nueva ley como algo positivo y beneficioso para toda la ciudadanía; de hecho, pondría en una situación de estampida, me imagino, a los miles de curanderos que ejercen la medicina natural, muchos de ellos sin nada que certifique sus conocimientos y aplicando tratamientos que no siguen protocolo alguno (claro que aquí tropezamos tal vez con la Constitución del Estado que avala estos no- saberes ancestrales). 


Uno podría también suponer que ante esa espada de Damocles, que es ese nuevo artículo, los médicos serán mucho más cuidadosos, y eso podría ser algo muy positivo, pero las cosas no son tan simples, ni en la vida en general, ni en la medicina en particular.


Para empezar, aunque es posible que haya algunos casos en los que se puede determinar sin lugar a duda un acto de mala práctica o de negligencia, existe una enorme cantidad de situaciones donde eso no es posible, debido a un sinnúmero de variantes. Tantas son éstas que en realidad lo que se estaría haciendo es abrir la puerta a que una enorme cantidad de galenos se tengan que enfrentar a juicios por tratamientos o atenciones, que pese a su impecabilidad no llegaron a buen término. Parientes dolidos por la muerte del ser querido y oportunistas de distinta laya pueden mimetizarse fácilmente con quienes tendrían un reclamo genuino. 


A este muy serio problema inicial se añade uno que, aunque circunstancial, no tiene visos de resolverse en un futuro muy cercano, se trata del sistema judicial boliviano, corrupto y tremendamente lento para todo. Judicializar aún más la vida boliviana no es una buena idea dentro de las actuales circunstancias.


Las consecuencias de este nuevo artículo en el Código Penal pueden ser funestas para el sistema de salud. Los médicos, para curarse en sano, posiblemente se conviertan en individuos burocráticos y profundamente distantes, puesto que verán en cada paciente un potencial litigante que puede quitarles libertad, patrimonio y oficio.  


Y hay algo más, sobre todo en los mejores de la nueva generación, es muy posible que no escape de sus cálculos la posibilidad de abandonar la patria y afincarse en otro país. Una legislación como la que se está poniendo en vigencia sólo es aceptable si el sistema judicial es mínimamente confiable, lo que no sucede.


El artículo de marras bien intencionado posiblemente puede hacer que la medicina empeore en nuestro país. El camino para mejorar la medicina es, sin lugar a dudas, otro.  Parte de asignar presupuestos más elevados al sistema hospitalario, huelga decir que es una tremenda vergüenza saber que pronto se remodelará el estadio de Miraflores, que queda a menos de medio kilómetro del Hospital de Clínicas, construido en 1917, donde los enfermos tienen que esperar a veces una noche entera para recabar una ficha para ser atendidos.

Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

283
5

Otras Noticias