Feos tiempos inconstitucionales

Por 
domingo, 03 de diciembre de 2017 · 00:54

Las constituciones tienen como fin no sólo regir la vida de los ciudadanos, sino también limitar el poder de quienes lo detentan. Ese ha sido el aporte más valioso de este tipo de documento, aun bajo las monarquías. El sistema republicano implicó un paso más grande en el proceso de disminuir el poder absoluto al acabar no sólo con los derechos hereditarios de los gobernantes, sino también  con el tiempo del ejercicio de ese poder.  De hecho, lo más saludable es que un ciudadano, por muy bien que se desempeñe como gobernante, no se atornille en la silla presidencial por más de 10 años, y es mucho mejor que nunca más pueda pretender volver a esa altísima posición.

 Los gringos, que no son muy amados en el mundo mundial, tienen, en cuanto se refiere al régimen de sus gobernantes  para su reelección y al futuro de éstos, un sistema extraordinariamente sensato, y bien valdría copiar sus pautas, antes que tratar de inspirarse en Guinea Ecuatorial o en Zimbabwe.

Antes de la era de Evo, la Constitución Política del Estado boliviana tenía, en relación a este tema, dos detalles interesantes. En primer lugar, no permitía una reelección inmediata, lo cual era un antídoto contra un mal muy común en los países con poblaciones ignorantes, vale decir, el caudillismo.  No era letal, pero resultaba bastante eficiente porque pasaba a ser un poco más justo, en la medida en que la ventaja que puede tener el partido gobernante, a la hora de las campañas electorales, siquiera amainaba. No olvidemos que Evo está ya casi 12 años en ininterrumpida campaña electoral.

Otra sabia característica que tenía la antigua Constitución era que los cambios que se hicieran a ésta recién entrarían en vigencia a partir del siguiente período legislativo o gubernamental; vale decir que las modificaciones no serían hechas a beneficio del poderoso de turno sino genuinamente para bien del país. Hoy más que nunca nos damos cuenta de la importancia de ese detalle.

Entre los muchos defectos de la Constitución evista está la ausencia de esta salvaguarda, sin la cual quedan abiertas las puertas para modificarla de acuerdo a los intereses del gobernante sólo a partir de un referendo.

Los masistas se durmieron en sus laureles y desaprovecharon su oportunidad cuando la popularidad de Evo era muy alta, y cuando llamaron al referendo de marras perdieron. Principalmente por el natural desgaste, por la corrupción que se iba acumulando y por la sordidez de los detalles de la vida privada del Primer Mandatario. Se puso en evidencia que Evo no sólo se había amancebado con una joven que podía ser su hija, sino que había tenido un hijo con ésta, al que mantuvo en secreto (luego, pos 21 de febrero, se dijo que el hombre había sido engañado por la muchacha que él había usado previamente).

El 21 de febrero de 2016, casi como una maldición divina, se cerraron las opciones legales de cambiar la Constitución, el truquito previamente preparado no resultó  y ese fue el golpe más duro al proyecto hegemónico, y no democrático que tuvieron Evo y sus aliados, internos y externos, desde un principio.

El exabrupto cometido este 28 de noviembre, por seis insignificantes y grotescas personas que no estuvieron a la altura de sus cargos, merece ser condenado, más allá de que los tales jueces hubiesen ilustrado con su inmolación moral lo absurdo de las justas electorales,  a las que hoy tenemos que comparecer como ciudadanos , y de carambola hayan cumplido con un invalorable servicio a la patria.

Estamos viviendo tiempos muy malos, no sólo para la democracia, sino para la decencia y la corrección. El presidente de un país es el primero que debería respetar las leyes y, naturalmente, sus juramentos y su palabra,  pero no está sucediendo eso. La madre de toda corrupción es el abuso de poder. No es una casualidad que tantos pequeños y grandes escándalos se destapen en forma casi cotidiana. Estamos mal y la podredumbre viene desde el epicentro del poder, nunca mejor ilustrada ésta que con la espantosa torre que se alza junto al Palacio de Gobierno.

Agustín Echalar Ascarrunz  es operador de turismo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

393
2

Otras Noticias