La curva recta

Honores dudosos

Por 
domingo, 06 de mayo de 2018 · 00:06

Hace unos años me enteré que en una universidad privada local estaba teniendo lugar un acto muy sui generis. Se estaba concediendo un doctorado honoris causa a la madre del rector de esa (no muy) casa de estudios superiores. No conozco los méritos de la dama en cuestión, pero esa suerte de edipismo académico me sonó tremendamente sospechoso. De hecho, y sólo para guardar las formas, en realidad aunque esos méritos fueran los más sólidos, chirreaba el que el hijo rector conceda ese reconocimiento a la propia madre. Y, obviamente, no le hacía un favor ni a ésta ni a la casa de estudios que presidía, ya que, convengamos, esta rareza sólo puede llevar a comentarios burlones, tanto en las aulas como en la calle.

Comento esto porque la misma universidad ha concedido otro doctorado honoris causa al Vicepresidente Álvaro, protagonista de uno de los escándalos académicos más sonados de los últimos tiempos.

Que una persona tan famosa en ciertos circuitos académicos a nivel mundial –lo es nuestro Vicepresidente– haya mentido respecto a su formación académica y se haya hecho pasar por lo que no era, no es poca cosa. En países más estructurados y en los cuales eso del ama sua no sea sólo de boca para afuera, hubiera causado una crisis política muy grande. Y es que el aludido no hubiera tenido otra opción que renunciar a la vida pública, aunque sea por una razonable temporada.

Como bien se ha dicho hasta el cansancio, no es el hecho de que don Álvaro no tenga estudios concluidos y un título universitario; lo que preocupa y molesta es el hecho de que mintió y que lo hizo para aprovecharse del sistema universitario local. 

Lo que pasó en la Universidad Mayor de San Andrés en los años en los que él dictó cátedra merece ser revisado con puntillosidad y no se necesita perjudicar a quienes fueron sus alumnos, pero ayudaría a entender el vericueto de las irregularidades en las universidades bolivianas. 

Álvaro García, que es de lejos la figura más interesante del proceso de cambio (no tiene todavía un biógrafo), aún más que Evo, es un hombre que se ha movido con solvencia en el mundo de las ideas; y más allá de que se pueda o no estar de acuerdo con él, y de no existir el molesto detalle que nos ha ocupado los últimos meses, podría, en el futuro, ser un candidato serio para un doctorado honoris causa en una universidad de primer nivel. 

Gracias a la universidad que le dio un doctorado honoris causa a la madre de su rector y dueño, el tema de los estudios y la impostura de nuestro Vicepresidente ha vuelto a ponerse en las primeras planas: flaco favor se le ha hecho. 

La Vicepresidencia ha salido al encuentro de las críticas con la lista de nada menos que 17 títulos que acumula nuestro personaje (hay que apreciar el detalle que no se colgó las 16 medallas previas, sino se hubiera visto peor que el rector en la ceremonia auriverde), pero vale recordar que todos esos honores fueron conferidos antes de que se supiera oficialmente del engaño que envuelve a la vida académica del galardonado. 

Hay un detalle que tampoco debe ser pasado por alto: este tipo de honores hacen quedar muy mal a quienes los conceden a los poderosos, porque no dejan de tener un retrogusto zalamero, de obsecuencia. Los honoris causa deberían ser dados en contadas ocasiones, escogiendo muy bien, y a las personas que hayan aportado de una manera sustancial a un campo del saber. Por lo demás, no deja de ser curioso que universidades que no tienen programas de doctorados se sientan en el derecho de conferir ese título. 

El conceder este doctorado implica además un profundo desprecio a la academia boliviana. La universidad de marras está dando un mensaje atroz respecto a la importancia de la honestidad intelectual. El sistema de universidades de Bolivia tiene la obligación de pronunciarse.

La preguntas que quedan por hacerse son: ¿qué hay detrás de ofrecer ese dudoso título a un candidato cuestionado? ¿No hubiera sido más inteligente no ofrecerlo, ni aceptarlo?
 
Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

497
5

Otras Noticias