La curva recta

De libros, historia, arte y política

Por 
domingo, 17 de febrero de 2019 · 00:06

Para entenderse como boliviano, hace bien un viaje al Cusco; en realidad, es casi un “must”, y aclaro no al Machu Picchu, sino al Cusco mismo, a ese ombligo del mundo incaico, como lo llamó Gómez de Figueroa (también llamado Garcilaso de la Vega Inca).

Para entender mejor el Cusco hay que conocer la obra de Teresa Gisbert y José de Mesa, y ante todo, hay que conocer ese libro excepcional que se llama Iconografía y mitos indígenas en el arte de Teresa Gisbert, que fue publicado por primera vez hace casi 40 años, y que acaba de salir en una espléndida edición que es parte de la Biblioteca del Bicentenario.  Dicho en resumen: para entenderse como boliviano toca leer y ver (porque las fotografías son tan importantes como los textos) esa fascinante obra.

El jueves pasado, en un ala del Museo Nacional de Arte, se ha presentado esa “joya” editorial. Fue parte de un justo homenaje a los esposos Mesa Gisbert, que coincidió con la entrega del acervo cultural de la pareja  (libros, cuadros, objetos de arte, fotografías, etcétera), que fue donado al Estado por los hijos de ésta, siguiendo la voluntad de sus padres.

Eso hizo que la noche fuese extraordinaria y entrañable. De alguna manera, estaba en el aire casi lo mejor, lo más noble que se puede tener en una sociedad: conocimiento, estudio, trabajo arduo, arte, amor, amor por el patrimonio y por el pasado, y desprendimiento en bien de la sociedad.

Lo picante del evento fue que éste reunió en una testera al Vicepresidente del Estado Plurinacional y a su peor pesadilla, el expresidente Carlos D. Mesa, hijo de los homenajeados y el candidato a la Presidencia con más posibilidades de desbaratar los intentos prorroguistas del MAS. Los buenos modales de antaño pervivieron y nadie saltó a la yugular de nadie; es más, hasta hubo gestos amables de ambas partes.

De cualquier manera, lo interesante es que la existencia de la Biblioteca del Bicentenario, que es una iniciativa del Vicepresidente, ha significado ya un triunfo de una visión que contradice, tanto el discurso “choquehuanquiano” del rechazo a la lectura, como el discurso general de refundación de un Estado en lo que una vez fue la República de Bolivia. No se puede hacer una selección de los 200 mejores libros de la vida de un país y celebrar un bicentenario, y negar y enterrar a ese país a la vez.

En lo que respecta al libro presentado el jueves pasado, éste es una gran ventana para entender la complejidad del mundo andino durante el periodo virreinal; es un texto que de alguna manera nos muestra a una parte de la sociedad indígena moviéndose dentro de los espacios de poder, de una manera que redibuja la visión maniquea de tan sólo oprimidos indígenas y opresores españoles.

 Las alianzas, las políticas de cambio de la matriz de creencias nos presentan una sociedad mucho más dinámica de lo que se quiere ver, a veces por simple ignorancia y otras por cálculo político.Iconografía y mitos indígenas en el arte es un libro que nos abre a la invaluable riqueza artística de la época virreinal y a los distintos tipos de relacionamiento ideológico entre conquistados  y conquistadores. Es un homenaje a nuestras raíces, tanto las indígenas como las españolas, y un manual que nos ayuda a mirarnos al espejo de una manera menos distorsionada.

La noche del jueves fue un homenaje a una pareja excepcional, un “San Valentín” en modo de alta cultura; fue un homenaje a una mujer empoderada, dueña de sí misma, liberada y no estridente; y a un hombre que fue un real compañero y colega. Fue también un homenaje al mundo cultural paceño, a la mejor parte de éste y a la continuidad e institucionalidad, que son tan importantes para la preservación de la identidad y el patrimonio.  Que ese acto hubiera tenido lugar en el museo que los esposos Mesa restauraron y adecuaron en los años 60 añadió magia y buena onda al evento.  Por unas horas, hasta me olvidé del espantoso edificio que ha destrozado el centro antiguo de la ciudad. 

Agustín Echalar Ascarrunz  es operador de turismo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

122
2

Otras Noticias