La curva recta

Maravilla deleznable

Por 
domingo, 05 de mayo de 2019 · 00:11

Tengo que decir que no me compré eso de Ciudad Maravilla para la ínclita ciudad, en primer lugar porque no me gustan las lisonjas baratas y, en segundo, porque La Paz, con lo mucho que se la puede amar - y la amo - con la cantidad de aspectos extraordinarios que pueda tener, principalmente por esa su enrevesada geografía, y por su cercanía a la cordillera real, tiene limitaciones arquitectónicas y urbanísticas propias además de nuestra pobreza, que la colocan muy lejos de ser una cidade maravilhosa.

Cuando uno hace el recorrido de las distintas rutas que tiene el teleférico, propio o extraño, puede quedar prendado de la ciudad, aunque claro, también verá algunas de sus miserias y muchas de sus precariedades. Uno puede quedar “maravillado” con la locura de construir casas no necesariamente estéticas, pero tampoco necesariamente pobres, construidas casi colgando de los cerros, y es ahí donde empieza también la zozobra, son verdaderamente seguras esas casas, se pregunta uno como vecino y hace lo mismo el visitante.

Los paceños de pura cepa, al momento de nacer, o aún antes, en el vientre de sus madres,  eran informados de tres detalles: que hubo una vez un cerco de la ciudad,  que éste podría repetirse y que los cerros no eran confiables, y tampoco las riveras, ya que los ríos pueden crecer de manera peligrosa cuando el Achachicala está con montera y llueve aunque Dios no quiera.

Mi madre que nació hace 100 años, a tres cuadras de la plaza Murillo, cuando recién la habían rebautizado con ese nombre, sabía que a dos cuadras de su casa estaba la llamada falla de Santa Bárbara, donde una vez hubo una parroquia que se desmoronó. Cuando llovía, sobre todo en las noches, yo la recuerdo lamentarse por la gente pobre que vivía en las laderas y que tal vez perderían sus casitas de adobe. 

Entre mis recuerdos están también los cuentos de la casa de Posnansky, que había desaparecido apenas terminada de construir, allí por la avenida del Ejército, y las casas de algunos alemanes adinerados que construyeron sus casas en Tembladerani (nadie les había explicado qué significaba el nombre de la zona).

Cuando yo era niño nos visitaba un amigo de la familia que tenía un particular sentido del humor, nos contó una vez que ante la oferta un tanto insistente de un conocido suyo, que le ofrecía un terreno en Llojeta, éste le dijo que no debería venderlo porque en el futuro se iba a valorizar mucho. El vendedor, sonrío y le preguntó si sabía algo al respecto, si se iba a construir una carretera pronto, y él le contestó que no, pero que con el tiempo ese terreno llegaría a Obrajes, o quién sabe hasta La Florida.

Comento estas anécdotas sólo para ilustrar que siempre se supo cuán malo es el terreno paceño y cuán peligrosas son ciertas construcciones temerarias, que hoy por hoy se están multiplicando. Me pregunto, ¿cuándo perdió la gente el sentido común al extremo de afincarse y construir en lugares de tanto riesgo? ¿Qué pasó con nuestra sabiduría ancestral paceña? 

Por supuesto que entiendo las dinámicas que se han dado entre la necesidad, la angurria, la ignorancia y la irracionalidad, en distintas dosis y combinaciones, y se da lo que tenemos ahora, y lo que estamos lamentando después de esta casi extemporánea lluvia del mediodía del último día de abril. Las soluciones, aparte del apoyo y la empatía con quienes han perdido sus casas, incluye una conscientización profunda de la realidad de la geografía de la ciudad, y quién sabe si no ha llegado el momento de pensar en trasladar el gobierno a Santa Cruz, para evitar una presión demográfica que se pone insostenible. Por lo demás, si todas sus serranías terminan siendo  construidas y /o aplanadas, lo más bello de la ciudad habrá desaparecido.

       
Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo
 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

181
12

Otras Noticias