Agustín Echalar Ascarrunz

Estampas del Titicaca en tiempos electorales

domingo, 15 de septiembre de 2019 · 00:11

Gracias a uno de mis oficios “alimenticios”, como diría mi admirado Mario Vargas Llosa, he estado la semana pasada por el lago Titicaca. El viaje, el maravilloso paisaje, lo he visto con estos ojos de elector a puerta de las urnas, y con la irritación que causa el humo de los chaqueos y los consecuentes terribles incendios, no ha pasado inadvertida una colina entera en la península de Copacabana, completamente negra, carbonizada, seguramente porque a alguien se le ocurrió hace unos meses creer que eso era divertido, o ni siquiera; prendieron fuego de puro aburrimiento.

Pero claro, esos son pastizales de pendiente, y muy rocosos, y no bosques. Espero que las chinchillas, las vizcachas y algún zorrito perdido hayan podido escapar a tiempo de su madriguera. Con todo, otras son las cosas que han llamado más mi atención: la primera, es la carretera doble vía que se está construyendo hasta Tiquina, con muro separatorio entre los carriles de ida y de vuelta, el cual de seguro rompe algo de la dinámica de vida de las comunidades aledañas. Más allá de esa pequeña observación, uno podría alegrarse enormemente de que haya mejoras en las carreteras, y una doble vía es siempre mejor que una carretera con una sola vía en cada sentido. El problema aquí es que, si escarbamos un poquito, no podemos sentirnos muy felices con esa obra: se trata de prioridades. Lo lógico sería hacer primero la doble vía a Desaguadero, que es nuestra verdadera ruta de comunicación con Juliaca y Arequipa, potenciales mercados. O con el Pacífico, y nuestro un tanto olvidado puerto de Boliviamar.  La carretera hasta el Desaguadero es más corta, más directa, sin serranía ni curvas, tiene un verdadero sentido económico de primer orden, y ha sido negligenciada, anteponiendo no se sabe qué lógica, para hacer una ruta que termina en el estrecho de Tiquina, donde se deben hacer trasbordos, y luego continuar algo más de 30 km por una carretera sinuosísima.  

Lo que se está construyendo ahora,  que dicho sea de paso, es una obra casi parada, es muy trabajoso debido a la geografía de ese pequeño espacio lleno de colinas en medio del inmenso Altiplano, y pone en evidencia una gran falencia en la planificación del desarrollo de la red vial de nuestro país.  

Este tipo de decisiones, de inversiones en infraestructura no pensadas –vale mencionar el ridículo aeropuerto de Copacabana–, ponen en evidencia una muy mala gestión; ponen en evidencia la necesidad de cambiar de actores en las próximas elecciones.

Llegando a Tiquina, al final de una tarde lluviosa, me he topado con una escena que también ha llevado a mi mente hacía los próximos comicios: la tarde nubosa y ventosa del Altiplano se hacía sentir, pero en la plaza se había armado una tarima grande, con micrófonos y altoparlantes. En la calle había más de un centenar de sillas de plástico y, sentados en ella, un grupo de más de 80 personas, abrigados como Dios manda, quienes hojeando su Biblia,  seguían con respeto y atención la perorata sobre el pecado con la que se explayaba el pastor.

 No pude dejar de pensar en el candidato del partido demócrata y en la enorme influencia de los grupos evangélicos en el campo de Bolivia, pero también en la evangelización primigenia, esa de hace 400 años. Hay dinámicas de nuestro pasado que se me hicieron más claras gracias a esa escena.  

Pero, volviendo a hoy y a octubre, esa es una visión de mundo que, aunque ofende a los cosmopolitas, tal vez tiene una vigencia nada desdeñable para los sectores conservadores del país, entre los cuales se encuentra con seguridad una importante parte de la gente del campo boliviano. 

Volví de mi pequeño viaje al Titicaca con un argumento más para no votar por la ilegal propuesta del MAS, y con un retrogusto amargo respecto a la posibilidad de que Bolivia sea un caldo de cultivo apto para reavivar el fundamentalismo cristiano. 

 

Agustín Echalar  es operador turístico.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

79
2

Otras Noticias