Agustín Echalar Ascarrunz 

La pandemia, el cielo limpio y los seres humanos

domingo, 5 de abril de 2020 · 00:11

De la China y de otros lados llegan noticias sobre cuán claros se han puesto las aguas y los aires; sobre venados acercándose a las plazas de ciudades medianamente grandes, y también jabalíes. Aún en La Paz hay quienes aseguran que el Orkohawira está más claro y que las noches están más estrelladas.

Parecería un consuelo importante para la terrible historia que estamos viviendo, y a eso se añaden ciertas voces que dicen que lo que nos está pasando debería servirnos de algo, porque hemos estado maltratando demasiado al planeta. Dicen estas voces que tenemos que salir de esto diferentes, dicen que va a ser una gran lección; hay quienes afirman que esto da una oportunidad para ver cómo se pude frenar el cambio climático.

El problema es que todas esas pequeñas ventajas en medio de la tragedia son precisamente el resultado de la tragedia. Más allá de que salvar vidas es lo más importante, esta pandemia está arrasando con la economía del globo. Y no son los más ricos, ni siquiera el 10 %  más acaudalado, ni aún la cantidad de gente que conforma la clase media global la que va a sufrir de verdad esto, sino los más pobres. Esa es la tragedia de dejar de producir.

Si señores, ese aire limpio, esas aguas claras, tan bellas, significan que millones están viendo el futuro como algo tremendamente incierto, aún más incierto de lo que era para ellos hace tres meses.

Pero hay algo más en ese discurso, de castigo y regeneración. Las redes, que son hoy más importantes que nunca, porque sólo por ellas nos comunicamos con el mundo de afuera, insisten en que deberíamos aprender alguna lección, salir fortalecidos. Suena bien, pero aclaremos que lo que estamos viviendo es sólo producto del capitalismo, en la medida de la velocidad en que se ha expandido; cualquiera que conoce la historia de la humanidad sabe que las pandemias se dieron de una u otra forma, y que posiblemente no se diseminaron tan rápido, pero al cabo de unos años llegaron a confines insospechados.

 La rapidez de los acontecimientos es, por lo demás, equivalente a la posibilidad de encontrar una respuesta (no lo suficiente) rápida al problema que tiene el actual estado de la ciencia y la tecnología.

Pero hay algo más, ese espíritu milenarista de castigo divino, sea de un dios vengativo, o de una naturaleza idéntica al dios, ese deseo de vernos culpables, abyectos, merecedores de castigo y si nos enmendamos de redención no cuadra. Creo que a pesar de todo, éste sigue siendo el período más amable de la historia de la humanidad,  que a pesar de la ira que despierta cada 8 de marzo en muchas mujeres, y a pesar de lo mucho que falta en las reivindicaciones de éstas, es esta época,  son estas últimas décadas  los tiempos en que mayor respeto hubo hacia ellas. Creo, además, que nunca tuvimos un mayor respeto a los diferentes, a la libertad sexual, algo importante no sólo para los homosexuales. El respeto a los más débiles de la sociedad, a los que padecen enfermedades, o condiciones físicas adversas; se ha desarrollado mucho en estos últimos tiempos y esas personas nunca han sido mejor tratadas, aunque aún falte mucho. Y aunque parezca mentira, nunca ha habido una élite que se preocupe y actúe en consecuencia por los más pobres  como está sucediendo hoy en día.

Estas certezas son las que me hacen ver esta terrible tragedia con un cierto optimismo, no se trata de que aprendamos algo de esta circunstancia (aunque siempre se puede aprender de todo), se  trata ante todo que en medio de la tragedia, en medio del miedo, no olvidemos de nuestra humanidad de segunda mitad del siglo XX, o si se quiere, de los primeros veinte años del nuevo milenio.

Bolivia está entre los países que la tiene más difícil porque somos muy pobres, los más pobres de la zona. Nos espera un tiempo extremadamente duro, habrá que buscar la receta de capear el temporal de acuerdo a nuestras posibilidades.  


Agustín Echalar Ascarrunz  es operador de turismo.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

16
3

Otras Noticias