Agustín Echalar Ascarrunz 

Ayudando al exministro a esclarecer

domingo, 16 de mayo de 2021 · 05:11

Hace unos días, Don Héctor Arce publicó una columna titulada #El necesario esclarecimiento de los hechos”. Se refiere a la caída de Evo Morales y su posterior exilio, proceso que él y los de su partido llaman ahora golpe de Estado. 

Revisar los hecho, esclarecerlos, es algo que debe hacerse, para bien de la historia, para lograr justicia, y obviamente también para establecer los márgenes del poder. Esclarecer los hecho es muy importante precisamente en estos momentos en que hay una expresidenta del Estado Plurinacional privada de libertad a partir de un delito que ciertamente no cometió. 

Sólo se puede estar de acuerdo con el exministro con el reclamo de esclarecer los hechos, más allá de que es posible que eso sea imposible en un tribunal boliviano.  Y es que tenemos una justicia inoperante, corrupta y sometida, y precisamente en un caso político que tanto interesa a los detentores del poder, difícilmente se podría creer que pudiera haber un juicio imparcial.

El futuro embajador de Bolivia ante la OEA deja de lado muchos antecedentes que son importantes para entender lo que verdaderamente sucedió en ese terrible momento. En primer lugar, se debe recordar que todo empezó mucho antes, cuando Morales y los suyos lograron burlar la Constitución que ellos mismos habían fabricado y promulgado. 

No señor Arce, la democracia recuperada en 1982 no fue vulnerada por primera vez el día que Evo Morales huyó del país, esta fue vulnerada él día en que el Presidente en ejercicio violó la Constitución que había jurado defender y se presentó por cuarta vez a las elecciones de 2019. Esa y no otra fue la verdadera ruptura institucional, constitucional y democrática que sufrió el país. 

El gobierno de la señora Añez fue posiblemente malo, improvisado y tuvo una buena cuota de corruptos, pero aclaremos que fue un gobierno improvisado, que nunca debió existir y sólo fue el resultado de la maniobras fallidas de Morales y su entorno por eternizarse en el poder y de la anomia que ellos mismos quisieron producir aquel aciago domingo.

Dicen que no hubo fraude, que todo fue una conspiración mundial, que involucra no sólo al Secretario General de la OEA, sino a la Unión Europea y a la Iglesia Católica, más allá de lo delirante que suena esta aseveración, lo que no cuaja por nada es que fueron los masistas los que pidieron a la OEA hacer la auditoría, y aclaremos que no hay nadie involucrado en la auditoría y entre los observadores de la OEA que haya salido por los fueros de Morales. 

La fuga de Evo Morales, que de acuerdo a sus propias palabras, lo hacían “culpable confeso” puede ser vista como la decisión de apartarse para evitar derramamientos de sangre, pero también como un muy humano gesto de cobardía, aunque también como una estrategia para crear un vació de poder, y volver al estilo de Chávez en el año 2002.

Las muertes de Senkata son lamentables, como cualquier muerte, pero no debe dejarse de lado el hecho que tuvieron lugar cuando una turba trataba de entrar a la fuerza, con violencia, en uno de los depósitos de gas y gasolina más grandes del país. El riesgo de una explosión mayor, o tan sólo el temor de que esto sucediera, sirve de atenuante a la violencia ejercida por militares y policías.

Los gritos de guerra de los adictos al gobierno renunciante resultaron siendo kabuki, pero el coro de "Ahora sí  guerra civil”, era convincente y asustador. Sobre todo si esa misma noche uno se entera de la quema de la casa del rector de la universidad estatal y la de una importante periodista de la televisión y de los buses de la empresa municipal.

Si, es verdad que es importante esclarecer todos los hechos del 2019, y ante todo sus antecedentes: el MAS violó la Constitución y acabó con el Estado de derecho mucho antes de la renuncia de Morales; la justicia estaba putrefacta mucho antes de que la señora Añez se convirtiera en Presidenta del Estado Plurinacional. La corrupción tampoco hizo su aparición en ese momento. 

Agustín Echalar Ascarrunz  es operador de turismo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

120
52

Otras Noticias