Agustín Echalar Ascarrunz

Jhiery Fernández, finalmente libre, seis años y medio después

domingo, 23 de mayo de 2021 · 05:11

El viernes  pasado ha sido un buen día para Bolivia, por una vez, en mucho tiempo, se ha generado una buena noticia. No, no estoy hablando por supuesto de la inauguración de algún coliseo o de  algo por el estilo, me estoy refiriendo a la anulación del juicio contra el doctor Jhery Fernández, acusado, sin prueba alguna, de uno de los más espantosos crímenes que pueden ser imaginados, y condenado por el mismo, en un juicio que ilustra lo más abyecto del sistema judicial de este desdichado país. 

La historia del doctor Fernández es bien conocida, pero tiene que ser repetida para que no sea olvidada; el joven médico fue arrestado en diciembre del año 2014, hace casi seis años y medio, por un crimen que no sólo él no cometió, sino que en realidad nunca tuvo lugar. 

Incapacidad, compadrerío, deshonestidad, tráfico de influencias y cosas peores llevaron a que se armara un caso debido a una técnica forense inepta, pero que tenía muñeca, que hizo un diagnóstico equivocado. 

Jhery Fernández pudo haber muerto en la cárcel de San Pedro pero sobrevivió; lo encerraron en una mazmorra inhumana, que es por sí misma una vergüenza para nuestro país; pudo haber purgado una pena larguísima, de 20 años, de no ser porque la jueza que lo condenó, aparte de todos sus defectos, y su accionar criminal, era además una borracha parlanchina. 

No fue sólo la errada acción de la forense, sino una cadena de acciones incorrectas y criminales, las que llevaron a Jhery Fernández a perder cuatro años de su vida en la cárcel de San Pedro y a seguir con la angustia y el disgusto de que la pesadilla no acabara hasta el jueves pasado. 

Repito, los bolivianos de bien sólo podemos alegrarnos por lo que pasó este 20 de mayo,  pero esto sólo es un paso importante; no puede ser el último capítulo, Jhery Fernández tiene que recibir unas disculpas claras y concretas, dadas por la cabeza del Poder Judicial. Tiene que recibir disculpas públicas de todas y cada una de las personas que participaron de este atroz hecho, y ahí están funcionarios de la Fiscalía y del Ministerio de Justicia. Tiene que recibir un resarcimiento económico importante que debe dárselo el Estado (y éste cobrar a los responsables).

El Fiscal General ha adelantado que se iniciarán procesos contra algunas de estas personas, creo que debe ser contra todos los involucrados. Es importante generar un castigo a estas personas, porque algo así no puede volver a suceder. Gente que tiene el poder de decidir sobre la libertad, vale decir la vida de los ciudadanos, no puede actuar como  actuó y salir impune, o con una pena muy pequeña. 

El caso de Fernández es muy particular porque hubo un brutal ensañamiento contra una persona privada, que no había cometido ningún error; que ni siquiera estuvo “en el lugar equivocado, en el momento equivocado”, y muestra la bajísima calidad de nuestra justicia y el riesgo en el que vivimos los bolivianos debido a eso.

Nuestro país necesita una reforma judicial a gritos, el ministro de Justicia, el doctor Lima, la había anunciado al principio de la gestión del presidente Arce, pero parece ser que eso no está en el interés de quienes detentan el poder.

Mientras tanto, toca también trabajar con la opinión pública. Las acusaciones deben ser tomadas siempre con pinzas, se debe presumir la inocencia de las personas, inclusive cuando haya una pequeña duda. Sólo se puede condenar a alguien cuando hay absoluta seguridad, en tribunales, en las calles, y en las redes. 

Y que a nadie se le ocurra pedir la pena de muerte, si esta existiría, ¿imagina usted cuál hubiera sido el destino de este hombre inocente?

Nos podemos alegrar por lo sucedido el jueves, pero los casos innumerables de injusticia en los tribunales, algunos contaminados por la política y otros por activismos ideológicos, suman y siguen, y sólo nos pueden causar desazón.

Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

36

Otras Noticias