Agustín Echalar Ascarrunz

De la (in) justicia

domingo, 26 de septiembre de 2021 · 05:12

El jueves pasado me he enterado por anuncios en la televisión brasileña y por publicaciones locales que la señora Celia Castedo, funcionaria de  Aro Ais Aasana que recibió el plan de vuelo para ser retransmitido al Servicio de Tránsito Aéreo para la asignación de una ruta de vuelo al avión de la empresa Lamia para su fatídico último vuelo, ha sido detenida en Corumbá, y que muy pronto será extraditada a Bolivia, porque en nuestro país ella es requerida por la (in)justicia.

La noticia no solo me ha apenado enormemente, sino que también me indigna, porque creo que estamos presenciando una vez más un caso donde una persona inocente está siendo brutalmente vapuleada por ese monstruo que es la justicia boliviana.

La señora Castedo huyó del país cuando se enteró que tenía una orden de detención, porque se la corresponsabilizaba de la muerte de más de sesenta personas, que estaban en el avión que se desplomó a pocos km del aeropuerto de Cali, y que había salido de Santa Cruz con un plan de vuelo recibido por ella.

Nadie puede ver con malos ojos la maniobra de la señora Castedo, porque cualquiera hubiera podido intuir, que considerando los ánimos caldeados y las ganas de pescar en río revuelto, tanto de moros como de cristianos, las posibilidades de que ella no solo fuera inculpada, sino condenada por un delito que no solamente ella no cometió, sino que no existió, eran enormes.

Es posible que la tragedia de Lamia hubiera puesto sobre alerta algunas debilidades del sistema aeronáutico boliviano, y es posible que implique también dudas sobre el origen de esa curiosa empresa, sin embargo, fue producto de un error humano cometido por el piloto, él era el responsable de la nave, tanto en cuanto a los preparativos, como en cuanto a las acciones que tomó en el momento en que eventualmente se percató que le faltaba combustible.

El rol de la señora Castedo era meramente burocrático y si ella hubiera tenido alguna responsabilidad, lo cual no fue, significaría que en esa posición de receptor de planes de vuelo se necesitaría tener un profesional aeronáutico experto en todas las aeronaves que puedan presentar un plan de vuelo y que domine todos los temas de seguridad como performance de la aeronave a diferentes temperaturas y pesos y innumerables otras variables, quitándole toda responsabilidad al operador de la aeronave, algo completamente imposible ni aquí ni en ningún lugar del mundo. No se puede pedir a alguien que cumple con las funciones que le correspondían a la señora Castedo que se responsabilice por la seguridad de un vuelo.

Seamos claros, el terrible accidente de avión en el que murieron 71 personas no tuvo nada que ver con ninguna acción que hubiera hecho o hubiera dejado de hacer la funcionaria.

El periplo por el que ella ha pasado ya es suficientemente doloroso para alguien que simplemente estaba en su puesto de trabajo y que cumplía con una función netamente rutinaria.

Lo que preocupa en este caso es ¿cuál es el móvil que puede existir de parte de la Fiscalía para involucrar y acusar a la señora Castedo en este triste caso?, ¿es un exceso de celo, que los lleva a cometer injusticias?, ¿es falta de capacidad de raciocinio?, ¿falta de capacidad investigativa?, ¿es algo peor?, ¿es algo mucho peor y más mezquino?

Cuando llegue  la señora Castedo a Bolivia irá a la cárcel  y tendremos a una persona más encerrada injustamente.

La justicia boliviana está en su peor momento, eso lo sabemos todos, porque tenemos casos sonados de personajes públicos que están sufriendo todo tipo de atropellos,  este caso nos ayuda a ver que una justicia como la nuestra es también tremendamente peligrosa para el ciudadano común, porque no solo comete atrocidades por encargo del Poder Ejecutivo, (como es el caso de la señora Añez), sino por otro tipo de taras inherentes a su propia estructura.

Una reforma urge, lo sabemos de sobra.

 

Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias