Ventana al mundo

Tendencias en Sudamérica hasta 2022

Por 
lunes, 08 de enero de 2018 · 00:13

Según la Dirección Nacional de Inteligencia de  Estados Unidos (https://www.dni.gov), en los próximos cinco años América del Sur verá cambios más frecuentes en los gobiernos como resultado de una creciente insatisfacción pública por  mala gestión, corrupción generalizada, débil desempeño económico debido a la menor demanda mundial de productos básicos y tensiones sociales asociadas con la falta de nuevas fuentes de empleo. Haremos un breve resumen del documento para conocimiento del amigo lector.

El informe señala que ha habido un claro retroceso de las tendencias populistas, aunque a su vez expresa que algunos líderes de ese grupo buscarán aferrarse al poder procurando inéditas  piruetas legales. Se remarca que ello podría implicar un posible y lamentable retroceso democrático en algunos países. Lo sucedido en Bolivia con el insólito fallo del TCP, que ha favorecido a la actual administración (desea prorrogarse indefinidamente) e ignoró olímpicamente la soberanía del pueblo expresada en los referendos de 2009 y 2016, nos exime de mayores comentarios al respecto. 

Por otro lado, el informe expresa que sube el atractivo de las ideas favorables al mercado, al Estado de derecho y a la racional gestión económica y social. Asimismo, un estudio reciente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que la pobreza en la región  aumentó de un estimado de 168 millones  en 2014 a 175 millones de pobres en 2015, debido a la desaceleración que produjo la  caída de los precios de las materias primas. Un crecimiento débil probablemente forzará los presupuestos y deprimirá aún más las ya bajas tasas de inversión. 

La delincuencia y la corrupción seguirán siendo factores de preocupación, sumando dos elementos: el tráfico de drogas y el crimen organizado. Ambos continúan creciendo. 

La inseguridad  alimentará la insatisfacción popular ante gobiernos percibidos como ineficaces o que permiten actividades criminales y de  alta corrupción. Debemos tener presente que América del Sur es una de las regiones más violentas del mundo en términos de delincuencia. 

La región es responsable de casi un tercio de los homicidios en el mundo; Brasil y Venezuela  tienen una de las tasas de asesinatos más altas del planeta. No en vano las encuestas identifican la delincuencia como el problema más grave, pero se cree que las preocupaciones económicas probablemente ganarán prominencia y siempre, por causa de la desaceleración económica. 

El informe expresa además que los países afectados por las organizaciones de tráfico de drogas verán  aumentada la violencia, en paralelo con  la erosión de la calidad de sus instituciones. Asimismo, podrían decaer hasta la autoridad y la legitimidad de varios gobiernos. La falta general de reformas estructurales y de instituciones sólidas motiva ahora que la región tropiece, particularmente por culpa de un  entorno económico externo  desfavorable. Como podrá apreciarse, las perspectivas para Sudamérica, señaladas por el reporte sumariamente glosado, no son muy halagüeñas…

 

Agustín Saavedra Weise es economista y politólogo. www.agustinsaavedraweise.com

92
4

Otras Noticias