Ventana al mundo

“Habla suavemente y carga un gran garrote”

Por 
lunes, 23 de julio de 2018 · 00:12

La histórica frase del epígrafe  -habla  suavemente y carga un gran garrote- se la atribuye al presidente estadounidense Teodoro (“Teddy”) Roosevelt (1858-1919) como una expresión  clave de su enfoque pragmático en materia de política exterior, aunque probablemente el origen de la sentencia sea anterior al propio Teddy. Él  la usó como un medio de diplomacia resumido así: se pide con cortesía en voz baja; si no se obtiene lo que se  solicita, se usa el palo y se acabó el asunto. 

El garrote obviamente era la fuerza militar, pero previamente se amenazaba sutilmente para forzar el cumplimiento. Con todo su inherente maquiavelismo, la fórmula funcionaba; hoy en día se la utiliza bajo términos más sofisticados, tales como el poder “blando” -persuasión e influencia- y el poder “duro”, es decir, amenazas, fuerza directa o sanciones especiales. 

Desde el punto de vista de las grandes potencias, las cosas no han cambiado mucho a lo largo del tiempo. No en vano el general alemán Karl Haushofer manifestó que había  países  desventurados que eran yunque (la mayoría) frente a unos pocos países fuertes que fungían de martillos. La fuerza, el poder, la capacidad de imponer voluntad propia y  hasta el ser capaz de golpear primero, guste o no, son elementos insoslayables en la  dura arena mundial.

   Hoy en día, el controvertido y vocinglero presidente estadounidense Donald Trump, ha dado vuelta  la vieja fórmula de Teddy Roosevelt, que ahora se la podría escribir de la siguiente manera: “amenaza primero con usar el garrote y luego manéjate blandamente”. En varias ocasiones Trump ha blandido la vara del poderío global de Estados Unidos en su trato con enemigos y aliados de Estados Unidos.

 En su época, el legendario Teddy abogó por una diplomacia en principio persuasiva, aunque respaldada por la fuerza. A la inversa, Trump ha esgrimido primero amenazas y tratos despectivos para luego ser “simpático”, el que “concede” o mitiga tensiones. En otras palabras: el actual mandatario norteamericano muestra el garrote primero y luego adopta una postura blanda. 

Esto ocurrió nítidamente con Kim Jung, el líder norcoreano. En un principio Trump amenazó públicamente con destruir a su país; agitó el garrote de entrada.  Tras el encuentro en Singapur, Trump se deshizo en acarameladas adulaciones a favor de Kim e inclusive suspendió unas  operaciones militares en la zona -programadas con mucha antelación-  para “agradarlo”.  

Últimamente, en la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte   y en su visita tanto a Alemania como  Inglaterra, hemos visto situaciones similares. Primero habló fuerte, criticó y amenazó, para luego suavizarse y hasta proferir elogios... Algunos opinan que esta discutible fórmula de Donald por ahora funciona, pero es un hecho que la  no menos discutible fórmula usada allá en los albores del siglo XX por Teddy Roosevelt, aún tiene mucho más historial en el campo práctico de las relaciones internacionales.

Agustín Saavedra Weise es economista y politólogo. www.agustinsaavedraweise.com 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

88
3

Otras Noticias