Agustín Saavedra Weise

Las tecnologías se siguen acelerando

lunes, 08 de julio de 2019 · 00:06

Ya comenté en su momento -en otra nota alusiva a estos temas de la modernidad tecnológica- que la ligereza, la velocidad y la aceleración son cada vez más frecuentes en la era que vivimos. Con seguridad el proceso se hará aún más rápido con el inminente advenimiento global del 5G (quinta generación) de comunicación inalámbrica que ya se está usando en varios lugares de los Estados Unidos y otros países industrializados.

Desde su tumba el gran Nikolai Tesla debe estar feliz al ver que su genial visión ya es realidad en todos los órdenes.  Se espera una expansión multinacional de la nueva tecnología  (tendrá lugar en 2020) que traerá consigo toda una revolución en materia comunicacional. Y desde ya, casi con seguridad habrá cambios de celulares, ya que aquellos que no estén preparados para el 5G pasarán al museo de las cosas viejas aunque tengan pocos meses de vida. Así es de dramático el proceso de destrucción creativa que genera la innovación, como tantas veces lo he repetido en muchos de mis modestos comentarios.

 Lo interesante en todo esto es ver cómo, a lo largo del tiempo, aquellas cosas que hoy  son pilares tradicionales de la vida cotidiana han ido acelerando su consolidación como tales. Al respecto, RAND Corporation (Por Research and Development o sea, investigación y desarrollo) es un think tank de políticas globales sin fines de lucro, creado en 1948 para ofrecer investigación y análisis de utilidad general. Según la Organización Rand (www.rand.org) las cosas siguen la pauta de aceleración ya mencionada y podemos presumir que dicha pauta se acelerará aún más.

Veamos.  En conformidad con datos obtenidos de la citada fuente, para que el teléfono fijo se establezca como parte cotidiana y fundamental de un hogar pasaron 85 largos años. Una vez que los ingenieros alemanes Gottlieb Daimler y  Karl Benz perfeccionaron el motor a combustión y Henry Ford  popularizó al automóvil mediante precios asequibles para la gran mayoría de la  población, el tiempo de asimilación del automóvil como parte cotidiana de  las actividades de la vida humana fue de largos 71 años.

 Una vez aparecida la TV se produjo un periodo bastante largo de letargo hasta que comenzaron las emisiones en colores, que entusiasmaron sobremanera al espectador. La televisión alcanzó, con el color, a demorar solo 21 años en ser popular y convertirse en asunto rutinario de cada hogar en el mundo.

La red informática más conocida como internet inició acciones internacionales en la década de los 80 y se popularizó en los 90. A partir del ingreso del siglo XXI se extendió y demoró apenas 16 años en convertirse en cosa de todos los días, en algo rutinario. Y desde que Steve Jobs, en 2006, presentó el llamado smartphone o teléfono inteligente, el uso del celular se aceleró masivamente; en sólo 13 años el artefacto se ha convertido en algo cotidiano y casi obligatorio.

 He aquí la aceleración del tiempo medida en función de factores tecnológicos usados regularmente por la humanidad y que han pasado a ser parte normal de la existencia. Interesante ¿verdad? En consecuencia, podemos predecir -sin necesidad de ser magos ni videntes- que por simple progresión cronológica el 5G (la comunicación móvil en su quinta generación), la inteligencia artificial y cualquier otra futura innovación que revista alcance mundial y se haga popular, pasará cada vez más rápido a formar parte de la vida nuestra de cada día. Así anda el mundo.

Agustín Saavedra Weise es economista y politólogo. www.agustinsaavedraweise.com

34
15

Otras Noticias