Ventana al mundo

El dinero del futuro ya esta aquí

lunes, 13 de noviembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
Al dejar de ser nómada, transformarse en sedentario y emprender acciones más complejas,  el ser humano produjo una natural división del trabajo entre productores diversos tales como  herreros, zapateros, albañiles, agricultores, etc.  Cada cual se orientó hacia su ventaja comparativa.
 
 El tradicional trueque de mercancía por mercancía entró en colapso. Era imprescindible encontrar un  común denominador de los valores, un bien aceptado como medio general de cambio, reserva de valor y unidad de cuenta.  Nace así el dinero. Éste luego se va sofisticando y adquiere diversas formas: comenzó con los metales preciosos para  terminar en el papel moneda, nuestro común  billete, hoy de naturaleza fiduciaria, respaldado en su valor únicamente por la confianza del público en la autoridad monetaria respectiva, aunque  en el pasado estuvo respaldado  por su capacidad de cambiarse en oro a un determinado precio. 
 
 En todo caso, la confianza  (o desconfianza) en una moneda particular sigue vigente hasta nuestros días. Llegamos  así al momento actual, donde coexisten varios tipos de dinero. Se tiene el  dinero manual (papel y monedas que circulan) dinero bancario (cheques, depósitos,  giros)  y el dinero plástico vía tarjetas de crédito o de  débito. 
 
Con el ímpetu de la globalización surgió lo último en la materia: las criptomonedas o dinero virtual. El caso más notable es el del "bitcoin”, dinero virtual creado en forma anónima por alguien (o algunos) con el  nombre ficticio de Satoshi Nakamoto. Aunque su uso es ilegal en muchos países –Bolivia incluida–  por utilizarse para algunas transacciones ilícitas, el bitcoin se ha difundido. 
 
 El dinero codificado está entrando con fuerza y bajo diversas denominaciones (Ethereum, Litecoin, Z-cash, Monero, etcétera). "El proceso de digitalización prosigue su marcha implacable y los bancos que no se ajusten al mismo correrán el riesgo de desaparecer o ser desalojados del sistema”. 
 
Esta contundente expresión fue dicha hace pocas semanas por Christine Lagarde, Directora General del Fondo Monetario Internacional (FMI). Es más, agregó que los problemas de las criptomonedas se solucionarán y el dinero codificado  pronto será común en las transacciones mundiales.
 
Prueba de ello es que entidades de relevancia mundial se han asociado para crear un nuevo dinero virtual. Barclays, Credit Suisse, Canadian Bank of Commerce, HSBC, MUFG y State Street junto con los bancos Alemán, Santander, BNY Mellon y NEX, trabajan el tema sobre la base tecnológica del blockchain. 
 
Esta cadena de bloques representa una base de datos compartida que sirve de libro-registro para transacciones múltiples. El blockchain es el fundamento del bitcoin y de otras criptomonedas; su expansión revolucionará el universo financiero. La nueva moneda que generen los gigantes financieros nombrados les permitirá pagarse entre sí o comprar acciones sin esperar la conclusión de transferencias  tradicionales.  Para esos menesteres usarán su nueva divisa virtual, que podrá ser convertida por consenso y a bajo costo. 
 
La criptomoneda es un activo digitalizado que funge como medio de cambio –tal como el dinero clásico– pero usa criptografía (claves o códigos especiales) para seguridad de las transacciones. Lagarde cree que países con instituciones débiles y monedas inestables podrían optar por criptomonedas y la gente, algún día, también las preferirá en lugar de las divisas clásicas. Tendremos que seguir atentamente la evolución de este nuevo medio de cambio, inexorable tendencia monetaria para los años que vendrán.
 
 
 
Agustín Saavedra Weise es economista y politólogo. 

www.agustinsaavedraweise.com
52
6

Otras Noticias