Economía de papel

La formación profesional boliviana en peligro de extinción

Por 
sábado, 01 de diciembre de 2018 · 00:10

No es un peligro político necesariamente, es un peligro evolutivo, equivalente al de la adaptación de las especies. Entonces, o evolucionas y te adaptas al  nuevo orden que se gesta desde hace pocas décadas, o, simplemente, pereces. 

 El mundo profesional de hoy se halla amenazado por el vertiginoso avance tecnológico y la imperiosa globalización. Un mundo nuevo está naciendo. Muchas universidades en los países industrializados se están ajustando a los cambios que ya son parte de las manufacturas, el comercio y los servicios.

  En el mundo académico, como en el productivo en Bolivia, sólo una minúscula fracción se percata de la nueva realidad. Los estudiantes que no tengan una sólida formación en matemáticas no tendrán dónde escapar porque las modernas profesiones se fundamentan en ellas, como también lo hacen en los sistemas informáticos.

 Desde las carreras de turismo, comunicación, medicina o cualquier otra, hasta hoy refugio de los que no dominan matemáticas, se acabaron. Los algoritmos y la forma de hacerlos útiles para los seres humanos estarán en manos de aquellos que conozcan esas materias y sus aplicaciones.

 Carreras como auditoría o contabilidad pública, que ahora atraen a miles de estudiantes, serán inmisericordemente erradicadas porque lo que se aprende en ellas ya ha sido reemplazado por máquinas y lo será aún más. 

 Por gracia de la divina providencia, lo propio, en su ajustada medida, también ocurrirá con la carrera de derecho e incluso la administración de justicia. En una alta proporción ya son áreas que se automatizan cada vez más. A estas dos profesiones, y otras como la economía, comunicación, sociología, agronomía y muchas más, por cierto, no les queda alternativa que formar consultores que manejen ambos campos del conocimiento (derecho y auditoría), además de aquello que desarrolla la inteligencia artificial, e incorporarse a equipos inter y multidisciplinarios que puedan asesorar en los casos contables y jurídicos de alta complejidad.

 Lo simple lo hacen las maquinas como simples auditorías, incluso de grupos empresariales, manejan también divorcios, varios tipos de contratos y hasta consultas jurídicas, cuyas respuestas están en los códigos, leyes y otras normas que pueden ser administrados por algoritmos e inteligencia artificial, que aprende cada vez más de lo que hacen estos profesionales.

 Por cierto, las matemáticas no bastan. Manejar una máquina y repararla tampoco será suficiente en las profesiones universitarias. Se requiere utilizar las diversas inteligencias que los seres humanos poseen. Por ejemplo, el pensamiento crítico ya es fundamental y lo será más en el futuro. La inteligencia emocional se convertirá en básica para interactuar humanamente, algo que las máquinas por si solas jamás lograrán.

 Todos los conocimientos que ahora forman parte de la curricula universitaria boliviana se hace obsoleta día a día. Cambiarla no es tarea fácil sino hay quienes estén capacitados para hacerlo. Es necesaria una profunda revolución del sistema educativo que ponga a la educación en el presente cibernético y la transforme para el futuro, que será dominado por la inteligencia artificial y sus algoritmos que aprenden más rápido que los seres humanos.

 Bolivia se encuentra tan a la saga en la formación universitaria como en el desarrollo industrial que, al paso que va, será superada por las fuerzas que avanzan en el mundo del saber y de la tecnología.

 Las pugnas por la administración efímera del poder no permite percatarse que el resto del mundo está cambiando rápidamente y que no sólo la formación profesional boliviana está en peligro de extinción, sino la propia sociedad boliviana.

 


Alberto Bonadona Cossío es economista
www/abceconomia.com 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

269
13

Otras Noticias