Economía de papel

Apariencia y contenido macroeconómico

Por 
sábado, 12 de enero de 2019 · 00:10

La inflación es una condición económica inevitable. En ciertas circunstancias ha afectado a países europeos en su forma más pronunciada, la hiperinflación. Países como Alemania, Hungría y Polonia, llegaron a índices récord en el periodo previo y pos Primera Guerra Mundial. En este país o cualquier otro país latinoamericano ha caracterizado estas economías en distintas etapas de su historia. Hoy se presenta leve en Bolivia, considerable en Argentina, o hiperinflacionaria en Venezuela. La hiperinflación de los años 80 dejó una huella que permanece en el inconsciente colectivo y se le teme como a la peste, y por eso se ve con una empática tristeza al sufrido y doblegado pueblo de Venezuela.

En todos los casos se traduce en una disminución del poder adquisitivo del salario. Con mayor virulencia o gradualmente hace que el salario compre cada vez menos productos. Cuando se vive una hiperinflación el salario debe convertirse en dólares lo más rápido posible. Cuando la inflación es moderada hasta se puede rescatar el uso de la moneda nacional como se da con la bolivianización. No obstante, la inflación, sea más o menos moderada, se acumula año a año y hace que lo que antes se compraba con 100 bolivianos hoy  parezcan una miseria.

El análisis de la evolución de las economías nacionales que realizan casi todos los organismos internacionales, y los gobiernos, utilizan principalmente el Producto Interno Bruto mayormente referido simplemente como PIB. Este es la expresión monetaria de todo lo producido anualmente en una economía. Para lograr la expresión monetaria, entonces, se toman los precios que incorporan la inflación (precios corrientes), y así se obtiene un PIB inflado que se lo denomina PIB nominal. Para evitar la inclusión de la inflación en el PIB se multiplican las cantidades producidas cada año por los precios de sólo un año que, por lo tanto, reflejan una permanencia de los mismos (año base). Así, el PIB incluye las variaciones en la producción y no en los precios. Por esta razón a este cálculo del PIB se lo denomina real. Trascendental diferencia para entender qué efectivamente ocurre anualmente en una economía.

No mencionar estas diferencias o directamente ignorarlas muestra la apariencia del PIB nominal y no la sustancia material productiva que refleja el PIB real. Mezclar lo real con lo nominal es también un rasgo de los comentarios realizados por los organismos internacionales y los gobiernos. La tasa de crecimiento de la producción se la mide sobre la base de la evolución del PIB real. Si una economía crece al 7% anual el PIB real se duplicará en 10 años. Como la economía boliviana crece a un 4% promedio anual requiere cerca de 18 años para que el PIB real se duplique y 36 para que se cuadruplique. Entonces, cuando, sobre las cifras utilizadas por autoridades, se afirma que el PIB se cuadruplicó desde 2005 y 2018 (tan sólo 13 años) se está hablando del PIB nominal y no del real.

Adicionalmente, se oculta este cálculo al expresar el PIB nominal  en dólares. En este caso, el crecimiento se ha cuadruplicado entre 2005 y 2018 porque está inflado por los precios. Más aún se ponen estos valores divididos por la población y así es que de cerca a 1.000 dólares que era el producto nominal por persona en 2015, se dice que el año pasado superamos los 4.000. Por cierto, este no es un juego de cifras inocente. La macroeconomía boliviana ha crecido a una tasa moderada en el periodo referido, pero no lo ha hecho como para que la producción efectiva se haya cuadruplicado realmente, sino nominalmente. 

  

Alberto Bonadona Cossío es economista.

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

178
8

Otras Noticias