El que calla otorga

Banderas de Catalunya

Por 
sábado, 24 de marzo de 2018 · 00:07

La ventaja de una ciudad diseñada para caminar es que el caminante puede hacerlo mirando hacia el cielo y no hacia el suelo. En La Paz, el “pateador” –como diría mi amigo Miguel Sánchez-Ostiz (a quien tanto le gusta nuestra ciudad)– suele caminar cuidando que sus pies no tropiecen con piedras y agujeros en las aceras rotas, o pisen alguna caca de perro callejero o mascota con dueño mal educado. (En ciudades civilizadas multan a los que no recogen las heces de sus canes). 


 Por ello, da gusto “patear” ciudades como Barcelona donde uno levanta la mirada para admirar la arquitectura de los edificios y no se topa con una maraña de cables mugrientos mal amarrados en postes clavados torpemente: aquí en Barcelona el cablerío está enterrado, se distribuye bajo tierra sin arruinar el paisaje urbano.  


 Y así, una vez más en la capital catalana, veo huellas de la ola independentista que sigue agitando razones y corazones. Son pocos los edificios de vivienda que no tienen en alguna ventana o balcón una senyera catalana colgada en señal de rebeldía. Algunos exhiben también símbolos más elocuentes sobre el sentir republicano. Y pienso, claro, en Luis Espinal, asesinado hace 38 años como hoy. ¿Qué diría?


 El sentimiento en favor de la independencia es amplio, a juzgar por las banderas que cuelgan en los barrios de la ciudad. Son inconfundibles las franjas amarillas y rojas de la senyera catalana pero también la bandera estelada con el triángulo azul y una estrella blanca. La estelada fue creada en 1908 por el independentista Vicenc Albert Ballester, inspirado en las banderas de Puerto Rico y de Cuba.


 La estelada “roja”, donde el triángulo es amarillo en lugar de ser azul y la estrella roja y no blanca, es la bandera de la izquierda radical que se reclama republicana, socialista y anticapitalista. Las variantes incluyen la estelada con estrella verde, de los ambientalistas. 


 Balcones y ventanas exhiben el “Sí” que fue contundente en el referendo (“ilegal”) del 1 de octubre de 2017, y letreros en los que se pide la excarcelación de los presos políticos y el regreso de los dirigentes catalanes que se exiliaron para evitar las represalias del poder central español. En las aceras se leen palabras alusivas: “Llibertat”. 


 Sin embargo se nota una dispersión como la que se vivió cuando emergió en toda la península el movimiento de los Indignados que al cabo de unas semanas de acampar en Plaza Catalunya y otros espacios clave de las ciudades españolas, se diluyó como gota de leche en una taza de café. 


 La oportunidad se presentó a fines de mayo del 2011 para que yo estuviera de paso por Barcelona y en Plaza Catalunya conversé con los indignados. Tenían copada la plaza y cada carpa o puesto de resistencia era también un espacio de debate. Había asambleas multitudinarias con jóvenes y fogosos oradores que nacían a una vida política de corta existencia. Intervinieron a palos los mossos de escuadra y la gota de leche se diluyó en el café cortado.


 Ahora, encontré la misma plaza con menos carpas y menos entusiasmo, una ocupación tediosa como la de los familiares de las víctimas de las dictaduras bolivianas que acampan desde hace una década frente al Ministerio de Justicia en La Paz. En Plaza Catalunya casi todas las carpas están cerradas, solo falta el letrero: “vuelvo más tarde”. 


 En el fútbol también se expresa la pasión independentista de muchos catalanes. Hacía cuatro décadas, por lo menos, que yo no iba a un estadio, pero esta vez valía la pena hacerlo para asistir en el Camp Nou al partido entre el Barcelona y el Athletic Club de Bilbao. Tarde memorable en un estadio repleto con 84 mil espectadores, “militantes” activos del Barça, incluyendo grupos radicales que agitaban grandes banderas republicanas y que en el primero y en el segundo tiempo del partido, cuando el reloj marcaba el minuto 17:14 cantaban en coro: “libertad” e “independencia”, recordando el año 1714 en que Barcelona cayó frente a las tropas borbónicas y Felipe V abolió las instituciones catalanas. 


 Las manifestaciones en el Camp Nou son vehementes cuando se juega el clásico con el Real Madrid (allí nació la tradición en 2012) pero se ha convertido en una práctica común en todos los partidos, incluso ahora que el Barça enfrentaba a un equipo de otra región autonómica: el País Vasco, que ha luchado durante mucho tiempo contra el poder centralizado de Madrid.


 En Bolivia nos encanta opinar sobre el derecho (o no) a la independencia de Catalunya, como si fuéramos súbditos de la corona y conociéramos mucho sobre el tema. A nadie le preocupó, en cambio, que Yugoslavia se hiciera pedazos. Yo cada vez entiendo menos y me limito a describir las señales que veo en esta ciudad en la que la primavera pugna por despuntar. 


 Y acabo con puntos suspensivos mientras en el Parlamento de Catalunya se produce el debate sobre la investidura de Jordi Turull (delegado por Puigdemont) como nuevo presidente de la región, y se fracturan las alianzas…
 
Alfonso Gumucio Dagron es escritor y cineasta. Twitter @AlfonsoGumucio 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

56
24

Otras Noticias