Andrés Gómez Vela

El canto del cisne del MAS

domingo, 15 de septiembre de 2019 · 00:09

La encuesta de la alianza democrática “Tu Voto Cuenta”, censurada por los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE), demostró el pasado viernes la casi irreversible caída del candidato del MAS, Evo Morales, en la preferencia electoral, respecto a las elecciones nacionales de 2014. Para que analices mejor, te propongo revisar cifras:

En 2014, Morales obtuvo el 61% de votos. Con miras a las elecciones de octubre, tiene el 31% de preferencia electoral, lo que significa que tiende a bajar 30 puntos. Cae 17 puntos respecto al referendo que perdió en 2016, cuando alcanzó 48%.

Evo cae en todos los departamentos. 

En Pando, baja de 52% (2014) a 30%, menos 22 puntos. En Beni, de 41 a 20%, pierde 21%. En Santa Cruz, de 49 a 23%, menos 26%. En Tarija, de 51 a 24%, baja 27. En Potosí, de 69 a 36%, menos 33. 

En Oruro, de 66 a 35%, baja 31 puntos. En Cochabamba, de 66 a 39%, menos 27%. En Chuquisaca, de 63 a 24%, cae 39. En La Paz, de 68 a 35%, pierde 33. 

Es la primera vez, en 14 años, que Morales pierde la mitad de su electorado. En 2005, obtuvo 54%; en 2009, 64% y en 2014, 61%. Ahora, tiene una tendencia de apenas 31% si consideras los altos porcentajes que lograba.

La encuesta, que tiene una muestra de más de 14.000 entrevistados, refleja que siete de cada 10 bolivianos ya no quiere a Morales en el Gobierno. Hasta 2016, cinco todavía lo querían. En los últimos tres años, Evo perdió el apoyo de dos más y se quedó sólo con tres. 

En suma, la mayoría decidió, al igual que en el referendo del 21F, mandar a Morales a su casa el 22 de enero de 2020.

Sin embargo, el presidente/candidato tiene un mérito: conservar la mitad de su electorado pese al desgaste que causa el poder. 

¿Quiénes constituyen ese tercio que aún respalda a Morales? 

Una parte está conformada por personas que se identifican con Evo étnica y moralmente. La mayoría está en el área rural del altiplano y algunos valles. Este grupo cree en el discurso de exclusión del otro: indios contra k’aras (blancos). 

Otro porcentaje está constituido por izquierdistas (nostálgicos de la supremacía de clase). Es la gente que siempre votó por un partido de esta ideología.

Las personas que recibieron beneficios directos o indirectos del gobierno del MAS constituyen otro grupo; representan el apoyo clientelar o prebendal. Son las que temen perder ingresos si el masismo deja el Gobierno.

Antes de la encuesta de “Tu Voto Cuenta”, creía que había un porcentaje importante de electores que iban a volver a votar por Morales por razones económicas. El estudio demuestra que no y que el jefe masista se quedó solo con su voto duro.

Pero todo lo que pierde Evo no va a sumar a Carlos Mesa o a algún otro candidato de la oposición. Casi todos estos electores van a la lista de blancos, nulos e indecisos. Es un grupo que está desencantado o decepcionado con opositores y masistas. Sólo Félix Patzi araña unos puntos del voto aymara paceño.

El sondeo de “Tu Voto Cuenta” perfila que habrá segunda vuelta y es casi seguro, según la tendencia, que en ella Mesa derrotará a Morales.  

Y ¿por qué cae Morales si la economía no está mal por ahora? 

1) Por la decadencia moral del MAS (mentiras, imposturas, cinismo)

2) Por la corrupción (llegó a niveles alarmantes en algunos municipios administrados por masistas).

3) Por el abuso de poder (persecuciones, descalificaciones, juicios injustificados, uso del Ministerio Público para anular adversarios,  encarcelamiento de inocentes).

4) Por su forma de hacer gestión (casi nunca transparente, casi siempre con un as bajo la manga, casi nunca dialoga ni consensúa, casi siempre busca derrotar a los sectores en conflicto).

5) Por su ataque a la sociedad civil (a la que dejó sin actores sociales y dividió y cooptó sus instituciones y organizaciones; y excluyó a los sectores que no apoyan al MAS)

6) Por el despilfarro de los recursos públicos en elefantes blancos, en propaganda para fomentar el culto al “jefazo” y por gastos suntuosos en beneficio de una persona o un partido.

7) Por ineficiencia e incapacidad en la administración de algunas instituciones.

8) Por haber concentrado todos los poderes en un solo político.

9) Y, finalmente, porque la mayoría se cansó de ver, desde hace 14 años, la misma cara o las mismas caras con los mismos gestos en la tele. 

Los masistas creían que su “buena administración de la economía” iba a invisibilizar la decadencia moral de su partido. La encuesta censurada refleja que Morales difícilmente recuperará lo que perdió (tendría que “derogar” la ley de la gravedad), quizá siga cayendo más. En consecuencia, los datos y hechos inducen a concluir que las elecciones del 20 de octubre resultarán ser el canto del cisne del MAS.

 

Andrés Gómez Vela es periodista

 

NdD: Página Siete no necesariamente comparte las opiniones de sus columnistas. El contenido de los espacios de Opinión es de estricta responsabilidad de los autores, en uso de su derecho a la libertad de pensamiento y expresión, protegidos por la Constitución Política del Estado y los tratados internacionales. En el caso de la columna precedente de Andrés Gómez, el periódico prefirió no informar sobre el tema, atendiendo a la advertencia del TSE de que la referida encuesta no había sido autorizada. Sin embargo, Página Siete no puede censurar una columna de opinión, y por eso la publica.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

434
2

Otras Noticias