Hablando de energía

Nuevas reservas de gas natural: de Papá Noel a la Pachamama

viernes, 11 de enero de 2019 · 00:12

Días antes de Navidad, el Ministro de Hidrocarburos informó sobre posibles resultados de pozos exploratorios en búsqueda de nuevas reservas de gas natural. Por la época, la variedad y esperanza en los mismos, parecía una larga lista de pedidos a Papá Noel que se trató de presentarlos como un programa de trabajo para el 2019. 

El Ministro informó que se perforarán pozos exploratorios en cerca a 12 estructuras entre YPFB y las empresas contratistas. De esa larga lista, actualmente Repsol, Shell, Petrobras, Total, Vintage y YPFB están perforando seis pozos. La programación de los pozos que se están perforando está claramente influenciada por la de Boyuy X2 que a la fecha está a 7814 m de profundidad, 200 m más profundo de lo originalmente programado. El Ministro de Hidrocarburos estimaba que cumpliendo el programa de perforación de las estructuras señaladas, se espera lograr el incremento del 60% de las reservas actuales de gas natural.

En la celebración del día del trabajador petrolero, el 21 de diciembre, en el Club Hípico de Santa Cruz, el vicepresidente García Linera hizo una interpretación política de los temas anteriores y anunció que si bien YPFB había tenido una época de Oro los años pasados, ahora está ingresando a una época de Platino. Que la producción de gas natural  seguiría líneas totalmente nuevas. Se perforarían pozos a más de 7.000 m de profundidad, que no es acostumbrado en el resto del mundo y que se había cambiado la interpretación de la forma en encontrar hidrocarburos, anunciando  70.000 millones de dólares de futuros ingresos estatales. Finalmente, que todo lo anterior se haría realidad si contamos con la buena disposición de la Pachamama, la Madre Tierra.

El programa de trabajo esbozado anteriormente por un lado parecía un mensaje a Papá Noel para llenar las expectativas del sector que el Vicepresidente lo convirtió claramente en un discurso eleccionario.

Estos mensajes a Papá Noel y a la Pachamama, exigen algunos comentarios.

Si el programa de pozos exploratorios enumerados por el Ministro sigue la línea de pensamiento de Boyuy X2, se está hablando de pozos de más de 7.000 m de profundidad, cuya perforación demora más de un año. El Boyuy X2 tiene 17 meses y medio de perforación y todavía no ha sido concluido con un costo hasta la fecha de más de 100 millones de dólares. Por tanto el programa del ministerio demorará varios años y la incorporación de las reservas que se encuentren también será un proceso que demorará bastante tiempo como se indicó en una nota anterior sobre los tiempos que puede estimar para contar con nueva producción (“Gas, ¿tendremos nuevas reservas oportunamente?” Página Siete 13/7/18).

Los 14 años anteriores sin ningún resultado exitoso de perforación pero que han picado muchos posibles campos a poca o mediana profundidad en el área tradicional, (1.500 a 3.000 m) nos ha colocado en una situación muy delicada. No habiéndose identificado una nueva provincia petrolera fuera del área tradicional por falta de nuevas áreas de trabajo contratadas por las dificultades que plantea la actual legislación petrolera, parecen haber impulsado la perforación del Boyuy X2 a más de 7.000 m de profundidad en búsqueda de las arenas basales del Devónico. 

Ninguna empresa petrolera se siente feliz de tener que llegar a esas profundidades e incurrir en costos de más de 100 millones de dólares por pozo para descubrir nuevas reservas. Nosotros tampoco deberíamos sentirnos orgullosos de lo mismo porque no obstante la satisfacción de nuestro Vicepresidente, estas exigencias son una pésima propaganda para venir a arriesgar dinero en Bolivia. 

Por otro lado, es inaceptable que nuevamente se llame a una licitación para la construcción de una planta de polipropileno, con reservas disminuidas, producción declinante y no contar con un contrato de venta de gas de por lo menos 20 millones de metros cúbicos por día a ser tratados en la Planta de Extracción de Líquidos, que provea de materia prima para una planta de polipropileno. El actual presidente a.i. de YPFB ha sido nombrado en ese cargo justamente para investigar malos contratos entre ellos el de Tecnimont y el fallido contrato de diseño y construcción de la planta de polipropileno. 

Hasta la fecha no se conocen los resultados de esa investigación.

En gran síntesis tomará varios años para que sepamos si la Madre Tierra fue más generosa que Papá Noel. Ha pasado Navidad y Reyes y el Papá Noel podía habernos ayudado con el Pozo Boyuy X2 y no ha sido así, este sigue buscando las arenas basales del Devónico. Con la Pachamama tengo menos esperanzas, porque justamente este gobierno ha fallado compromisos con la Madre Tierra como el caso del Tipnis. Estamos solos y abandonados para solucionar este problema tan grave de no contar con áreas productoras, que también lo anota la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía en su último informe publicado.

 

Carlos Miranda Pacheco es ingeniero y experto en hidrocarburos

 

382
6

Otras Noticias