Carlos Miranda Pacheco

Apuntes sobre la exportación de nuestro gas natural

viernes, 23 de agosto de 2019 · 00:12

El siglo XXI recibió a nuestra industria petrolera en las mejores condiciones posibles que se podía esperar para su desarrollo, del gas y condensado para el mercado interno y de los excedentes para su exportación. Los dirigentes que recibieron la industria en esas condiciones, al no haber intervenido para llegar a ese estado, se comportaron como quien recibe una gran herencia de un pariente lejano. 

Por falta de conocimiento e ineptitud manejan la industria con visión de corto plazo. Tal es así, que tardíamente iniciaron labores de exploración para encontrar reservas que repongan las que se estaban produciendo y exportando. Los resultados han sido negativos hasta la fecha, pero, en cambio, los ingresos resultaron los mejores y más importantes de la economía nacional. 

El contrato vigente ha fenecido en julio de 2019, momento muy temido por el fuerte impacto negativo en la economía nacional.

El actual Ministro de Hidrocarburos  no coincide con esta interpretación. Indica que el contrato suscrito es uno de transferencia de reservas de gas y que hasta la fecha no hemos entregado el total, y que en los próximos cuatro años debemos entregar un millón de millones de pies cúbicos de gas  (1 TCF).

Para estas entregas se mantendría lo estipulado en el contrato en cuanto a precio, calidad, etcétera. Lo anterior no es correcto. De acuerdo a nuestra ley, no se puede firmar contratos de compra venta de reservas de hidrocarburos. Ese es un principio de oro presente en todas las legislaciones de hidrocarburos. Resulta inexplicable cómo un ministro del ramo hubiese cometido el error de confundir el contrato de compra y venta de producción con un contrato de reservas, que es inexistente en nuestra legislación.

Para no entrar en mayores detalles, le citamos una parte del artículo 16 de la Ley 3058: “Las reservas de hidrocarburos, cualquiera que sea el estado en que se encuentren o la forma en que se presenten son de dominio directo, inalienable e imprescriptible del Estado”.

 La confusión aumenta porque el Estado brasileño ha dispuesto que no existan actores dominantes en la distribución de gas natural en su país. Por tanto, Petrobras se retirará del gasoducto Bolivia-Brasil, mediante una licitación pública y también dispondrá de sus inversiones en las compañías distribuidoras de gas. En esa forma, el Estado brasileño estima que podrá aumentar el número de participantes privados, lograr una rebaja en los costos y, por tanto, una disminución en el precio del gas al consumidor.

Con referencia al mercado argentino, la respuesta oficial de las autoridades del Gobierno vecino es en sentido que todavía no se ha llegado a la autosuficiencia, que estima será  posible gracias a la producción de Vaca Muerta, en dos a tres años. Eso indica que el actual contrato que se tiene hasta 2026 podría concluir antes de esa fecha. 

Los resultados de las elecciones primarias en ese país muestran casi inevitablemente que Macri será reemplazado por la fórmula peronista de Fernández-Kirchner. Al hacerse cargo del gobierno, en el sector energía, el peronismo tiene dos facturas políticas que pagar: 

La conclusión del Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA), iniciada por el expresidente  Kirchner para dotar de gas natural a “seis millones de argentinos para que  dejen de ser ciudadanos de segunda clase”. Esta obra ha sido duramente criticada por el actual presidente Macri. 

La segunda factura pendiente es dar mayor énfasis al desarrollo de Vaca Muerta, teniendo en cuenta que la señora Kirchner, en su anterior mandato, utilizó ese tema para obligar a Repsol a retirarse de Argentina. Lo anterior nos permitiría elucubrar que en unos tres a cinco años tendríamos nuevamente un mercado abierto en Argentina.

Toda vez que se insinúa la salida de gas boliviano hacia el Pacífico, el interés peruano se hace nuevamente presente. Perú vería con mucho agrado que gas boliviano y peruano en sociedad instalen fertilizantes y otras plantas petroquímicas en el puerto de Ilo. 

La llegada de gas peruano al puerto de Ilo es en gran parte dependiente de la llegada de gas boliviano a dicha localidad. Parecería que las reservas peruanas no son suficientes como para garantizar el funcionamiento de plantas petroquímicas y de ahí el interés en nuestro gas.

Lamentablemente, las reservas actuales y capacidades de producción de Bolivia no justifican emprendimientos como los indicados. Por tanto, la comercialización de gas boliviano en Perú es un proyecto con un plazo indeterminado.

En su plan de internacionalizar YPFB, nuestra empresa estatal está dando prioridad de comercializar GLP e instalar redes domiciliarias de gas en diferentes ciudades del Perú; esta es una posibilidad muy remota.

En rápida síntesis, podemos ver que la conclusión del actual contrato de venta de gas a Brasil no implica que se dejará de enviar gas a ese país. Parte del sudeste del Brasil no tiene ningún acceso, al presente, a gas natural, si no es de Bolivia, lo que representa unos 10 a 15 MMm3/d de gas. Ese es el único mercado que nos queda para un próximo y mediano futuro.

 

Carlos Miranda Pacheco es ingeniero y experto  en hidrocarburos.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

133
2

Otras Noticias