Carlos Miranda Pacheco

Dos grandes factores afectando el desarrollo

viernes, 9 de octubre de 2020 · 00:11

Ya está disponible por internet la BP Statistical Review of World Energy (BP Boletín Estadístico de Energía en el Mundo 2020), la publicación de estadísticas energéticas mundiales más prestigiosa que desde su creación (1954) publica los datos más cercanos a la realidad. El formato es impecable, iniciado desde el primer número; los diferentes datos van precedidos por los mismos en los últimos 10 años. En esa forma toda la información que es publicada en el fondo es una serie histórica. Así, todos los datos están sujetos a una revisión de comparación con el pasado;  por tanto, son cada año más incuestionables. 

Estos datos son acompañados por gráficos. Los datos del boletín se inician con los de producción y consumo de energía primaria. Después, por capítulos, se tienen los datos de las otras energías, petróleo, gas, carbón, energía nuclear, hidroelectricidad, electricidad, incluyendo ahora las de energías renovables menores, como la eólica y solar. 

Las estadísticas son sobre 70 países. En petróleo se ve que los principales productores son EEUU, Rusia, Arabia Saudita, Canadá y China. Los principales consumidores son en orden de prelación: EEUU, China, India, Japón y Brasil. En gas natural, la situación es casi similar, teniéndose como mayores productores a EEUU, Rusia, Irán, Qatar y China. Como consumidores a EEUU, Rusia, China, Irán y Canadá. 

Para 2020 las reservas de petróleo son las más grandes que hasta la fecha se han reportado, 1.733 miles de millones de barriles. Las reservas de gas natural para 2020 son de 198,8  trillones de metros cúbicos, que son mayores a las del año pasado.

El boletín reportaba que para 2020 y en adelante todos los indicadores que citaba eran positivos y la humanidad podía esperar un gran crecimiento económico, por tener muy  buenas posibilidades de aumentar la producción y consumo de los combustibles fósiles.

Lo que llama la atención en esta última publicación es la preocupación que sus autores   asignan a la aparición y los efectos de la  Covid- 19.  El editor del boletín escribe lo siguiente: “La pandemia Covid-19 bien puede llegar a ser el evento más trágico y perturbador que muchos de nosotros viviremos. Esta conmoción sanitaria y económica combinada está destinada a remodelar el entorno económico, político y social mundial en el que todos vivimos y trabajamos”.

En otras palabras, la aparición de la Covid-19 y su influencia negativa en el crecimiento económico frente a las posibilidades energéticas que reporta el boletín, han creado una situación aparentemente contradictoria. 

El ser humano tiene que tratar de disminuir el calentamiento del planeta, utilizando energías sin carbón para evitar desastres y poder continuar su desarrollo, pero, al mismo tiempo, tiene a la  Covid- 19 limitando la existencia. Así tenemos que para el 5 de octubre, frente a los datos de reservas del boletín, se tienen 36 millones de casos de la enfermedad y un millón de muertos. 

El hombre tiene identificadas las fuentes para aumentar su consumo de energía que con su uso no produzca CO2 y continuar mejorando su estándar de vida, pero, por el otro lado, al no tener controlado a la  Covid-19 y estar distrayendo inversiones a largo plazo para combatir la pandemia, está ocasionando que el calentamiento del planeta continúe su curso. Así, en menos de un año de esta situación, tenemos economías en estado desastroso en los países chicos; mientras que por ese motivo el calentamiento del planeta es cada vez más evidente. 

Los incendios inesperados en Siberia; ahora en Beni, en nuestro país; el aumento de la temperatura en el Mar Ártico y sus efectos negativos en la fauna, son todos indirectamente apoyados por los Estados signatarios del Acuerdo de París.

En pocas palabras, parecería que 2020 es la iniciativa en la que la naturaleza ha desatado fuentes tendientes a demostrar el fin de la era del hombre dominando su medioambiente.

Pero seamos optimistas, el hombre podrá desarrollar energías que no calienten el planeta y como lo ha hecho en el pasado, en otros casos, encontrar la solución a la  Covid 19. Tenemos la energía y la voluntad política para el desarrollo equilibrado de las energías.

 

Carlos Miranda Pacheco es analista y experto en hidrocarburos.
 

 

 


   

15
29

Otras Noticias