Carlos Miranda Pacheco

2050, año de luminosa victoria o tenebrosa derrota

viernes, 13 de noviembre de 2020 · 00:12

La humanidad está sumida en una especie de sopor trágico por el Covid-19. Además, para aumentar nuestros males, esta pandemia ha interrumpido esfuerzos para evitar el calentamiento del planeta. Por otro lado, los informes de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) hacen notar que estamos ingresando a una época muy dura del calentamiento global, que podría afectar el llegar al año 2050, fecha fijada por el Acuerdo de París para dejar de usar combustibles fósiles, sin haber llegado a ese objetivo.

Si la utilización de petróleo hubiera sido como la acostumbrada en los últimos 30 años, el 2050 el mundo debería estar consumiendo  cerca a los 130 millones de barriles de petróleo por día. Para cumplir lo pactado entre todos los países firmantes, excepto EEUU, el consumo de petróleo para el 2050 no debería superar los 90 millones de barriles por día, sólo suprimiendo el petróleo utilizado en transporte.

Así como los gobiernos europeos están muy conscientes del compromiso futuro para el 2050, también lo están las grandes compañías petroleras de Europa, que tendrían que limitar o quizá eliminar su producción. Por estas razones las grandes empresas petroleras europeas están tomando la actitud de participar activamente en la reducción de gases contaminantes y no ser meros espectadores de la reducción del consumo de su producción.

La primera petrolera europea en tomar una actitud positiva ha sido Repsol y después las otras grandes (Big Oil), seguidas por Shell, British Petroleum y Total, que bajo el lema de combustible de contenido neto de  contaminantes cero, todas estas compañías se están transformando a empresas energéticas que puedan, para el 2050, continuar participando en el suministro de energía sin gases contaminantes.

En forma detallada, Shell ha explicado públicamente por qué, por el tamaño y multitud de disciplinas que abarca, así como los grandes laboratorios de investigación que posee, le permiten colaborar en la búsqueda de energía cero contaminante para el 2050. Inclusive en el Asia, Petronas también esa convirtiéndose en una empresa energética.

Shell ha indicado claramente que para iniciar la transformación de la empresa unos dos o tres puntos de dividendos han tenido que ser utilizados. El resto de las compañías petroleras europeas también están tropezando con esa dificultad. Las noticias que entusiasman y alientan a todas ellas, están viviendo del big oil del norte de Europa.

En EEUU las compañías petroleras todavía no han tomado una actitud similar a las europeas. La presencia del señor Trump como presidente completamente opuesto al Acuerdo de París, creó un ambiente político interno muy hostil a que alguna empresa importante en Norteamérica se transforme en una empresa energética. Por otro lado, ninguna de ellas puede olvidar que su animosidad hacia los objetivos del Acuerdo de París, el señor Trump, como presidente, autorizó que se den áreas de exploración a las empresas norteamericanas en el oeste de Alaska.

Afortunadamente, tal como se preveía, la era Trump ha terminado con los resultados de la actual elección en EEUU. El Presidente electo, señor Biden, ha anunciado que repondrá un plan energético de más de dos billones de dólares, similar al que el señor Trump destruyó. Además, Biden indicó claramente que uno de los primeros actos cuando se instale su gobierno será el pedir el reingreso de EEUU al Acuerdo de París.

Ese es un gran anuncio. El hecho de que la nación más poderosa del mundo, que geográficamente es todo un continente y que es el que mayor contaminación emite para la formación del efecto invernadero, que está produciendo el calentamiento del planeta, decida sumarse al acuerdo mundial más grande para detener el calentamiento es realmente una gran y buena noticia para todos.

Por razones de espacio, en el próximo número examinaremos en qué estado está nuestro país y su futuro comportamiento en el Acuerdo de París.

Carlos Miranda Pacheco es ingeniero  y experto en hidrocarburos.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

11
69

Otras Noticias