Carlos Miranda Pacheco

El día después del festín

viernes, 27 de noviembre de 2020 · 00:12

Todo parece indicar que la cita del Acuerdo de París el 2050 se llevará a cabo donde todos los países miembros del Acuerdo presentarán los avances logrados en sus territorios en la eliminación de energéticos fósiles. Inclusive se espera que EEUU sea nuevamente miembro y presente sus resultados.

 Cada país tiene sus diferentes problemas particulares para acercarse a la cita del 2050. Nosotros no somos la excepción.

Nuestro caso es particularmente complejo. Los últimos 15 años hemos vivido una bonanza económica fruto de nuestras exportaciones, sobre todo de gas natural. Los ingresos fueron de tal magnitud que el gobierno del MAS desató un verdadero festín de egresos, muchos de ellos injustificados. Por esta razón todos los observadores indicaron que el gobierno se comportaba como si hubiera recibido una gran herencia, sin proyectos para reponer los volúmenes que estaba exportando.

Para 2019 toda la administración estatal empezó a sentir los efectos de reducciones de ingresos. Al mismo tiempo, había un deterioro político exigiendo elecciones generales. El MAS tuvo que dejar el gobierno para que se lograran los comicios generales y mientras tanto un gobierno de transición se hizo cargo.

El gobierno de transición tenía por encargo especial el implementar un sistema de información petrolera y también lograr la certificación de reservas de hidrocarburos del país. 

El gobierno de transición no cumplió fielmente con lo anterior, pero, más bien, presentó al ganador de las elecciones que se hizo cargo del sector, el MAS nuevamente, el documento denominado “Agenda de Reactivación Hidrocarburífera de Bolivia”, que contiene una descripción de todas las reparticiones de YPFB, sus dificultades y sugerencias para que YPFB logre la reactivación del sector.

Por el documento entregado se ve claramente el festín que se celebró con los ingresos del sector y su casi negligencia en la exploración de mayores reservas. Además, también muestra las grandes dificultades de la Planta de Amoniaco y Urea en la zona del Chapare. No obstante, el meticuloso inventario y comentarios efectuados por el gobierno de transición, se ve que la pregunta más importante ha quedado ausente: ¿por qué no encontramos nuevas reservas de hidrocarburos?

Esta es la gran pregunta que debía el MAS haber contestado y que en este su segundo periodo debe hacerlo, porque sus respuestas servirán de base para la nueva política energética. Entre noviembre de 2018 y octubre de 2020, con el gobierno del MAS se perforaron 22 pozos exploratorios (15 por YPFB y siete por las compañías petroleras privadas operando en el pais). La respuesta a esta gran pregunta tendrá básicamente dos elementos técnicos. La geología utilizada para definir la ubicación de un pozo exploratorio y la calificación de la calidad de la forma en que esos pozos fueron perforados. 

En un rápido examen se ve que los pozos exploratorios son muy lentos en llegar a sus objetivos, usando por lo general más de un año. El otro aspecto que llama mucho la atención es que en cada pozo perforado se han tropezado con dificultades muy graves de aprisionamiento de herramienta. Finalmente, terminada la perforación los resultados de las pruebas de cada uno de ellos, hasta donde se conoce, han sido totalmente insuficientes. 

El haber perforado 22 pozos sin ningún resultado positivo insinúa varios problemas muy serios. ¿Habrá todavía posibilidades positivas en la zona tradicional? o ya no se cuenta con éstas. La repetición de problemas de perforación en todos los pozos es muy sintomática, sugiriendo que se ha entrado en un sistema de perforación que hace posible sucedan esos continuos aprisionamientos de herramientas. 

Todo lo anterior también insinúa muy fuertemente que es necesario que la perforación de futuros pozos exploratorios sea realizada por compañías con diferente tecnología a la que se cuenta en el país. Lo anterior implicaría en una reforma total de la ley para poder atraer intereses privados y diferentes.

Finalmente, estimado lector, como se ha podido ver, por todo lo informado anteriormente, el MAS en su primer periodo (2005 – 2019) desató un verdadero festín y ahora, al mismo MAS, le toca lavar la vajilla y sustituir todas las piezas rotas del festín.

Carlos Miranda Pacheco es ingeniero y experto en hidrocarburos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

72
2

Otras Noticias