Carlos Miranda Pacheco

Regalos de Navidad

viernes, 18 de diciembre de 2020 · 00:11

Las innumerables adaptaciones de la historia sagrada del cristianismo sobre el nacimiento de Cristo y la leyenda de los Reyes Magos han dado lugar a que los últimos días de cada año sean los días de Navidad, de entrega de regalos. Esta costumbre ha ido creciendo al margen de la latitud y longitud de los lugares. Por ejemplo, asi se tiene que en Thailandia, Malasia e Indonesia, en estos días de Navidad, el interior de los grandes centros comerciales, están decorados a la usanza occidental, con los vendedores vestidos en rojo y blanco. Un fino y coqueto toque lo brindan las vendedoras en faldas cortas. Todo esto en ambientes a ‡ 20-22 ºC, cuando al exterior del local está por encima de los 30ºC. 

Este año el total de la humanidad está agradecida al espíritu investigativo del hombre por haberse logrado vacunas contra el Covid- 19. Un verdadero regalo de Rey Mago de origen desconocido y que será aplicable a toda la humanidad. Se nos ha prometido que esas vacunas estarán disponibles en nuestro país el próximo año.

En términos políticos en nuestros países (políticos en letra minúscula), medidas importantes eran señaladas como regalos de Navidad dirigidos al país. Nuestro caso es diferente. Ha habido una salida del gobierno de la fuerza gobernante y retorna nuevamente después de un año, así que en cierto modo el régimen gobernante estaría recibiendo regalos de Navidad del régimen cesante, no obstante que en el fondo el MAS está gobernando con una interrupción de un año. Por tanto, existen dos etapas del MAS. La concluida (MAS I) y la segunda (MAS II), que se está iniciando.

Es así que con esa tendencia a denominar “regalos de Navidad” al país a las grandes inversiones realizadas por el régimen cesante, el MAS II estaría recibiendo como “regalos de Navidad” del MAS I: la Planta de Fertilizantes de Bulo Bulo, los fracasos en los intentos en descubrir nuevas reservas de gas, Planta de LNG en Santa Cruz y el Gasoducto Juana Azurduy.

Todos estos “regalos” han sido presentados al pueblo boliviano en espléndidos paquetes, hermosos papeles y cintas. pero hasta ahora no están dando el beneficio con el que se presentaron,  y a juzgar por lo gigantescas que son las inversiones,  está muy en duda que en vez de “regalos” sean cargas que serán muy difíciles de solucionar.

Lo anterior nos lleva a darnos cuenta de que la Navidad, además de época para recibir “regalos”, fundamentalmente debe ser una época de reflexión. El MAS II y todos nosotros nos veremos con grandes problemas para salir del efecto perjudicial de los “regalos” del MAS I.

Lamentablemente, adicionalmente también estamos ahora enfrentando el hecho del rebrote del Covid-19. Parecería que por las evidencias que existen - las vacunas que se están aplicando en diferentes partes del mundo - localmente la gente ha bajado la guardia y está teniendo menos cuidado. Existen las vacunas, se están aplicando, pero tomará meses hasta que lleguen al país. Mientras tanto, la peligrosidad no ha disminuido, más bien todo lo contrario.

Adicionalmente, el Covid 19 está causando que disminuyamos nuestro consumo de carburantes (gasolina y diesel), no porque hayamos encontrado sustitutos, sino que el Covid-19  causa el paro en otras actividades como ser la exportación e importación por carreteras. Estos paros han causado graves problemas en nuestra economía nacional.

 Finalmente, los resultados en los pozos exploratorios que se han perforado han tenido resultados negativos. Como una esperanza solitaria todavía queda la perforación de dos pozos, uno de Repsol y otro de YPFB Chaco. Si los resultados de estos pozos son negativos, parecería ser el último toque que se necesitaba para llegar al convencimiento que en la zona tradicional ya prácticamente no existen perspectivas de campos y reservas nuevas. Debemos ubicar una “nueva provincia petrolera”, labor cara y que toma tiempo.

El ubicar una “nueva provincia petrolera” requerirá de grandes sacrificios y flexibilidades de nuestra parte, porque estaríamos corriendo con el peligro que YPFB se quede convertida en una agencia importadora de carburantes para el país y nada más.

Mi querido lector, me ha dolido profundamente que bajo el título de “Regalos de Navidad” le haya transmitido noticias tan desoladoras como las de este artículo. No obstante, lo anterior, le deseo una Feliz Navidad, porque al calor de la intimidad familiar se tendrá una reflexión y renacerá con toda fuerza el optimismo de tener días mejores.

 

Carlos Miranda Pacheco es ingeniero y experto en hidrocarburos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

42
3

Otras Noticias