Carlos Miranda

YPFB y sus (nuestros) problemas

viernes, 22 de enero de 2021 · 05:12

Una empresa petrolera integrada se encuentra en una situación difícil cuando los compromisos de mercado que atiende son con reservas cada vez disminuyentes. YPFB ha estado en esa posición en variadas ocasiones porque los descubrimientos de exploración que realiza no son suficientes para reemplazar totalmente lo que consume. Para solucionar esta difícil situación, la empresa estatal ha tenido que recurrir a diferentes modalidades, así tenemos por ejemplo:

En 1964 la producción de petróleo estaba en franca declinación en los campos de YPFB y se vislumbraba la posibilidad de tener que importar petróleo inevitablemente.

Para analizar el problema y buscar soluciones, el directorio de la empresa celebró reuniones con todos sus ejecutivos sin hallar ninguna solución, excepto la sugerida por los subgerentes de explotación y exploración, indicando que la compañía petrolífera brasileña estaba trabajando en una estructura cercana a Camiri y planteaban se pueda llegar a algún arreglo comercial con ellos. 

El subgerente general, acompañado de los subgerentes, visitaron al día siguiente a los ejecutivos de la CPB en Charagua. En sus oficinas, la CPB dio amplia información y presentó todos los informes para poder hacer una visita al terreno. Al terminar el día, el subgerente general de YPFB planteó a los ejecutivos de la CPB que YPFB estaba dispuesto a adquirir todos los trabajos y derechos que la CPB tenía en la estructura de Tatarenda, por el monto de dos millones de dólares. Los representantes de la empresa brasileña pidieron un plazo de 48 horas para una respuesta. Dentro del plazo indicado la CPB aceptó la propuesta de YPFB. 

Inmediatamente después se movilizaron los equipos y personal de Camiri y así, en menos de 120 días, YPFB había logrado perforar el primer pozo productor en Tatarenda, convirtiendo la estructura en campo productor. La producción fue de 900 bpd de un petróleo ligeramente más pesado que el de Camiri. Hasta 2019, YPFB considera que ha logrado un ingreso de 13.000 millones de dólares y en ese campo se han perforado más de 50 pozos, convirtiendo la compra de Tatarenda como la mejor adquisición que ha hecho YPFB.

La exploración de YPFB siempre ha estado atrasada con las necesidades de producción de la empresa y ésta ha tenido que recurrir a soluciones muy imaginativas, como la que acabamos de relatar. Pero viendo toda la historia de YPFB, cuando la escasez de reservas ponía a la empresa en vilo, ésta, en última instancia, encontraba soluciones con base en reservas y producciones de empresas privadas operando en el país. Así tenemos que para fines de la década de los 90, YPFB enfrentaba una escasez muy grande de producción, y esta necesidad, de mayor producción y mayores reservas, en gran forma alimentó la medida de la nacionalización de la Gulf. Esa medida permitió evitar cualquier estrechez en el consumo interno y nos habilitó para iniciar las entregas de gas a la Argentina.

El lograr el mercado del Brasil por 20 años fue posible con las reservas que habían descubierto las contratistas de YPFB, sumadas a las de YPFB.

Ese mercado concluyó en 2019 y básicamente hemos quedado con la mitad de las reservas con las que habíamos iniciado esa exportación. Por eso, al presente, se está exportando la mitad de los volúmenes de gas que se exportaban anteriormente a Brasil y Argentina. La disminución de esos ingresos va a causar daños demoledores en nuestra economía interna; y no sólo eso, sino que, además, con el compromiso del Acuerdo de París de eliminar el uso de combustibles fósiles para 2050, estamos también a punto de perder otro periodo de grandes precios porque el gas natural es el combustible de transición y en esta instancia ya no tenemos producción privada para soportar ese desfase entre producción y reservas.

Para restituir a la brevedad posible un volumen de reservas que permita abastecer a nuestros vecinos con el combustible de transición, ahora se hace necesario, más que nunca, modificar la actual Ley de Hidrocarburos para que permita el ingreso de otras compañías privadas que puedan efectuar descubrimientos oportunos. De esta forma podríamos tener una época de grandes ingresos antes del 2050.

 

Carlos Miranda es ingeniero, experto en hidrocarburos.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

40
3

Otras Noticias