Pluri-multi

Cuidar el uso de las palabras

Por 
miércoles, 05 de diciembre de 2018 · 00:11

Hay demasiadas personas que hablan y hablan en exceso. Parece que lo harían con el motivo de encontrar una idea, cuando lo mejor es tener en mente un concepto y luego explicarlo. La incontinencia verbal es compañía de muchos políticos, en especial de los caudillos que nunca han tenido tiempo para pensar, para leer o para cavilar. Estamos inundados de palabras fáciles, pero tenemos carencia de conceptos.

 Normalmente se oye: el que explica se complica. Se dice que el que habla mucho suele estar muy proclive al error y a la equivocación; también se afirma que el que cae en el exceso del uso del verbo no siempre gana el respeto de todos; no obstante, el silencio tampoco es el mejor de los consejeros. 

 Las palabras no siempre son buenas razones, menos aún cuando ellas se llenan de enojo o de adjetivos, o cuando ellas injurian sin razón, lo cual es muy frecuente en una cultura que es poco reflexiva, que primero juzga y, después, debería pedir perdón, pero no lo hace.  

  Pero, a la vez, ¿cómo se puede explicar sin hablar? ¿Cómo se puede convencer sin recurrir a la palabra? ¿Cómo se puede ser comprensible en una sociedad de tradición oral donde la palabra escrita no es la norma? ¿Cómo se puede explicar sin recurrir la palabra oral? Bolivia es un país donde se escribe poco y se lee menos aún. 

 La lectura no es la norma cotidiana de las personas; por tanto, la costumbre tradicional ha sido recurrir al discurso, a la palabra oral para explicar y convencer; ella es el centro de nuestra cultura, no lo es la palabra escrita. Esto es válido en los temas cotidianos como también en la política; muchas veces el carisma sólo se puede desarrollar al través de la palabra oral.

Las más de las veces, los políticos o líderes sociales que no recurrían al discurso eran poco oídos, en cambio, los grandes oradores han sido muy populares; el verbo era razón explicativa, aunque los contenidos no siempre fueran los mejores.

 En esto Bolivia se parece a muchos países de América Latina donde los caudillos se han forjado a través de la palabra oral. Los grandes políticos no son escritores; antes bien son oradores, discursadores. Los políticos parcos a la hora del uso de la palabra oral no siempre han sido muy queridos por la población, pues a la gente le gusta el discurso, el verbo cálido o la palabra incendiaria. 

 Hay algunos líderes que no abusaron del discurso, esos no fueron amados por la gente; sin embargo, algunos de ellos fueron muy respetados, pues llegaron a la estatura de estadistas, capaces de tener visión de país; son pocos, pero en algunos momentos de la historia de Bolivia, llenaron la política con tranquilidad, con actos de seriedad, sin recurrir al verbo fácil.

  En Bolivia debemos aceptar sin enojo la necesidad de la palabra oral; nadie que desee estar cerca del otro puede permanecer callado, es necesario que realice una interlocución constante para tener una buena comunicación. Pero, esto no justifica caer en el exceso ni en el abuso de la palabra; si hablar es una necesidad, el exceso puede significar error, pues normalmente abre las puertas a la falta de respeto. 

Pero, tan grave como el uso excesivo de la palabra oral o, más grave aún, es que ella no esté avalada por la reflexión, que no posea la compañía de la argumentación. Nadie que apunte al otro con la palabra será oído si no posee argumento para sindicar, para herir o, simplemente, para afirmar algo.

 La palabra rápida conduce a caer en el error y, como es costumbre en el país, es difícil salir del error o reconocerlo, pues no tenemos la costumbre de la disculpa. La palabra no debe condenar sin aceptar que la ley presume inocencia para todos, incluidos lo que derrochan palabras. Quizás un buen camino para la vida cotidiana y para la política es no caer en la mala costumbre de acudir al exceso del discurso y a la palabra rápida. 

 La autoridad se logra –muchas veces– con el silencio; en otras ocasiones surge del uso pulcro de la palabra y con la disminución de la adjetivación pero, ante todo, el respeto emerge cuando la palabra está acompañada de argumentación, de fundamentación y no cuando ella vuela ágilmente sin dar espacio a la reflexión.

Carlos Toranzo Roca es economista.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

139
17

Otras Noticias