Carlos Toranzo

El MAS es insensible ante los muertos

miércoles, 6 de mayo de 2020 · 00:11

 La Presidenta del Senado  promulgó la ley que fija las elecciones en un plazo no mayor a los 90 días a partir del 3 de mayo de 2020, está claro que esa ley es inconstitucional porque atenta contra la salud y la vida de los bolivianos. ¿Pero qué hay detrás de esa aprobación y promulgación, a pesar que todavía vivimos en un momento álgido de la pandemia del Covid 19?  

El MAS quiere retornar al poder a toda costa, no le importan los muertos que puedan haber en el camino. Morales es un enfermo y maniático del poder, no sabe vivir de otra forma luego de haber tenido el poder unipersonal durante catorce años; si ya venía de ideas autoritarias del sindicalismo cocalero, en su gobierno aprendió a ser  más autoritario y acercarse peligrosamente a devenir en dictador. La ley aprobada es parte de la estrategia de Morales para intentar volver al poder, ella no es una opción libre de los legisladores masistas; en el presente existe una certeza incontrastable, no hay sectores democráticos en el MAS, todos se alinearon tras del enfermo de la búsqueda de poder. En noviembre o diciembre de 2019 algunos parlamentarios del MAS fueron dialogantes, actuaron así por miedo a que se los reprima, no por demócratas, hoy  sacaron la cara autoritaria que siempre tuvieron y lo hacen con comodidad porque tienen el poder del Legislativo en sus manos; sus leyes, como la del inquilinato, son parte de la campaña electoral del MAS.

En la Presidenta del Senado y en los demás parlamentarios masistas, hay una lógica de conspiración contra el Gobierno y la democracia, su objetivo es debilitar el proceso democrático; buscan cuánto antes una elección porque consideran que la pueden ganar. Están jugando un poker abierto, por un lado, desean elecciones cuanto antes, sin importarles los muertos que puedan haber por los contagios del Covid 19. Pero, por otro, apuestan por la desestabilización social y política del gobierno, apuestan a la violencia, a las movilizaciones callejeras para tumbar al gobierno; quisieran que haya muertos en esas movilizaciones para victimizarse, quieren aplicar la tecnología de Senkata, donde las víctimas fueron los que intentaron quemar los depósitos de esa planta. Las violencias de Yapacaní o del Chapare tienen esa dirección,  lo que sucede en esa geografía no está exento del contacto con el narcotráfico, éste quiere un gobierno como el del MAS que durante catorce años dejó crecer el circuito coca y la cocaína. La paradoja de Yapacaní o de otros lugares del Chapare, es que, a pesar que ellos generan violencia contra los policías y los expulsan, ellos mismos se victimizan y aseveran que el gobierno los discrimina al sacar temporalmente las oficinas del Banco Unión; eso simplemente es cinismo como táctica.

Fueron demenciales los ataques al personal médico en el Wayna Bus, son demenciales las movilizaciones de Yapacaní o el Chapare, Senkata, Puente Vela, para romper la cuarentena y arriesgar la vida de la gente, incluidos los propios masistas. Al MAS no le importan los muertos por el contagio, éstos son un capital para su retorno al poder. Buscan más contagios y muertes para desacreditar al gobierno, los muertos son una inversión en su insano propósito. El manejo de la pandemia por parte del gobierno no es la mejor, hay muchas carencias y ausencia de coordinación entre los niveles del Estado, pero hasta ahora no hay descontrol por la cuarentena; la gente tiene miedo al contagio, más aún cuando sabe que el sistema de salud es endeble, que aún no hay un número de testeos aceptable, que no existen suficientes respiradores y unidades de terapia intensiva; pero, el MAS, que no se interesa por la vida de las personas, desea el descontrol y más muertos para avanzar a paso de parada en su proyecto de retorno al poder. Por otro lado, desean que la represión del gobierno contra las movilizaciones sociales promovidas por ellos genere muertes que puedan capitalizar en su confrontación contra el Gobierno. Por un lado, o por otro, desean muertos para lograr su insano objetivo.

Carlos Toranzo es economista.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

146
10

Otras Noticias