Carlos Toranzo Roca

La suma de las crisis

miércoles, 3 de junio de 2020 · 00:11

Bolivia vive una situación política muy compleja, se suman muchas crisis sobre las cuales no se avizoran las formas de salida. La crisis sanitaria está mostrando una cara más dura y desnuda al sistema de salud boliviano. La situación de Santa Cruz y Beni es alarmante, en Trinidad no había absolutamente nada para atender a los infectados por el Covid 19, con dificultad había un hospital de tercer nivel. 

La radiografía de las carencias de Beni retrata a todo el país. La conspiración del MAS, -peligrosamente cercano al narcotráfico-, con las movilizaciones en Yapacaní, Sinahota y El Alto, empujó a la gente al contagio; no quería cuarentenas, lo que deseaba es empujar al abismo al gobierno, buscando el descontrol de la pandemia, sin condolerse de la salud de la gente a la que movilizaba. 

El resultado es que la tasa de contagios aumentó en el trópico de Cochabamba y El Alto; quizás eso empujó a Morales a dejar una puerta abierta para modificar la fecha de las elecciones. En junio la crisis sanitaria muestra un camino que agrava lo que hasta hoy hemos vivido.

El Legislativo en 2019 mostró una cara dialogante, apoyó el camino de la transición, no sabemos si lo hizo por convicción democrática o porque los legisladores masistas se sentían perseguidos, pensaban que la sociedad los quería alejar de sus funciones. Pero en este año, el Legislativo, que tuvo una pequeña cuota de legitimidad por esa actitud dialogante, se convirtió en el lugar de la conspiración del MAS contra el gobierno, contra la transición democrática. Eva Copa se transformó en la operadora de las decisiones de Morales. 

El Legislativo hoy está profundamente deslegitimado, sus acciones no son en pro de salidas de la crisis, sino caminan en la ruta de la conspiración, curiosamente ante una actitud pasiva del gobierno, que dejan hacer y dejan pasar, sin mostrar una ingeniería política que trabaje con eficacia ante esas conspiraciones.

El Poder Judicial nunca tuvo legitimidad, menos ahora. Su crisis continúa.    

En el inicio de la transición, la Presidenta tuvo una alta legitimidad, la misma que la comenzó a perder desde el momento en que decidió ser candidata. El gobierno demuestra una alarmante incapacidad gerencial, sus grandes falencias están en la gestión; no tiene capacidad de articular eficientemente sus acciones con las gobernaciones y municipios. 

 El uso patrimonial de bienes del Estado, como los aviones de la FAB, mostró errores alarmantes. El tema de los respiradores sumó la corrupción a los elementos que le quitan legitimidad al gobierno. Éste sólo reacciona con autoritarismo frente a los problemas y los errores, en lugar de ingeniería política, en vez de acuerdos, tiene una política autoritaria demasiado torpe. 

La Presidenta no señala el norte a seguir, sólo aparece en actos de campaña de entrega de bonos o insumos contra la crisis del Covid 19.

La única esperanza de institucionalidad recae en el TSE, el cual es acosado por el Ejecutivo por medio de la Procuraduría, por el MAS a través del Legislativo. Los radicales quisieran que el TSE haga desaparecer al MAS, otros  le piden cambiar las circunscripciones; nada de eso lo puede hacer en estas elecciones. Una tarea democrática radica en cuidar y fortalecer la institucionalidad del TSE. 

El país desea elecciones limpias, transparentes, equitativas, el TSE nos la puede garantizar. Pero, simultáneamente el TSE está en la obligación de informar didácticamente a la gente sobre lo que está haciendo para preparar las elecciones, requiere informar sobre los que necesita para cumplir mejor su tarea.

Pero, la suma de crisis no la solucionarán las elecciones, éstas sólo serían el inicio para tener un gobierno electo, dotado de legitimidad para hacer el diseño de la atención de los efectos de las diversas crisis que se han agudizado con la pandemia.

   
Carlos Toranzo Roca es economista.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

148
6

Otras Noticias