Carlos Toranzo Roca

Está mejor octubre para las elecciones

miércoles, 29 de julio de 2020 · 00:12

El coronavirus está haciendo estragos en Bolivia. Al 27 de julio hay más de 69.429 infectados, alrededor de 2.583 muertos; la tasa de recuperación de los enfermos es muy baja, no supera al 31%. Hace meses veíamos escenas desgarradoras en Guayaquil, Bolivia no está muy lejos de una situación similar. Los muertos declarados por Covid-19 pueden ser 2.500, pero, en El Alto de La Paz y otros lugares se entierra a la gente sin saber de qué murió, sus parientes no quieren admitir que haya sido por Covid.

Los cementerios están abarrotados, otro tanto sucede con los crematorios. Hace más de dos meses el sistema de salud colapsó; en La Paz las unidades de terapia intensiva son escasas, en Santa Cruz hay más, pero están ocupadas; habría que tener fortunas para ser atendidos por una clínica privada, éstas están lucrando con la pandemia. Los precios de las medicinas se han ido a las nubes, las colas en los centros privados de diagnóstico son inmensas para hacerse las pruebas de Covid; el sistema público es ineficiente para hacer pruebas a la gente.

¿En estas condiciones la gente estará pensando en elecciones? No, está pensando en salvar su vida, en ahorrar unos pesos para comprar medicinas, está viendo cómo hacer para evitar el contagio de sus padres, abuelos o nietos. Millares de personas desesperadas están dispuestas a tomar dióxido de cloro para prevenir al mal, cuando los expertos internacionales explican que esa no esa medicina, pero la población desea aferrarse a algo; si aparece un mesías que dice que es bueno tomar lavandina, lo harán. 

La población está preocupada por conseguir dinero para comprar alimentos, miles de miles están ocupados en reinventarse para conseguir algún ingreso, miles han perdido sus empleos o sus fuentes de ingresos. Cientos de cientos no saben cómo pagarán sus créditos a los bancos.

La Presidenta se infectó por el virus, varios de sus ministros también, la presidenta del Senado salió positiva al virus; ella con una gran mezquindad no creía que los ministros estén infectados. Han muerto unos siete dirigentes del MAS, hay decenas de funcionarios públicos que tienen el mal, han fallecido decenas de servidores públicos, entre militares y policías, que combatían al virus; varios médicos y enfermeras han corrido la misma suerte. Murió el Obispo de El Alto, también el doctor Óscar Urenda, ejemplo de funcionario público.  

¿Toda esa cotidianidad alarmante la logran ver los políticos? No, los políticos, los más de ellos, piensan en el poder, en especial ese que huyó del país, ese que está enfermo por la avidez del poder; a ése, no le interesan los muertos, aunque sean de su partido, por eso llama a que se movilicen, mandándolos al peligro de la infección. A ése y a su partido le interesa mentir, decir que no hay Covid, que éste es un invento de la derecha y del imperio. ¿Los otros no veían la realidad? 

 En la República Dominicana la abstención fue del 50%. El 6 de septiembre no iban a ir a votar los mayores, los padres no habrían dejado que sus hijos sean jurados electorales; muchos jóvenes se habrían abstenido de votar, por no infectarse y llevar el virus a sus casas. Votar en pandemia no es  como un trámite bancario, los simulacros de votación nos han dado alertas importantes sobre los peligros del día de votación. Simplemente no había condiciones para que haya elecciones el 6 de septiembre, la pandemia sigue y seguirá, por eso fue correcta la decisión del Tribunal Supremo Electoral de posponer las elecciones, ojalá en octubre el descalabro ya haya pasado. 

Bolivia no tiene sistema de salud, somos un país paupérrimo, por eso la gente se cuida por sí misma. Con una alta abstención en septiembre se podía haber elegido un gobierno cuasi ilegítimo que genere demasiados problemas de ingobernabilidad e inestabilidad.

Necesitamos elecciones para tener un gobierno emanado de las urnas, precisamos votar para que en el Legislativo no siga la conspiración del MAS; ese partido aprueba leyes contra el país y la democracia, esos parlamentarios deben irse.  Sí, requerimos votar para generar un gobierno democrático, legítimo. Pero, el 6 de septiembre no era la fecha. El MAS, irresponsablemente, pretende atemorizar al país con movilizaciones que sólo generarán más víctimas del Covid. Pero a Morales y al MAS no le interesa la vida de la gente.  A quienes se oponen al MAS debe interesarles la vida de las personas y la democracia, por eso requieren dejar atrás sus mezquindades y no dispersar el voto para favorecer a Morales.

 
Carlos Toranzo Roca
es economista.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

63
3

Otras Noticias