Resolana

Colonizaciones

miércoles, 11 de mayo de 2016 · 00:00
Pruebe usted caminar de forma natural (es decir, sin correr, sin que lo pisen, aprieten o empujen; sin usar sus bolsas como escudo protector o, a su vez, sin avasallar el espacio vital de los otros transeúntes) por calles aledañas a los innumerables mercados y ferias de nuestras ciudades. Pruebe pasar a velocidad media por una vía ocupada por comerciantes, como en las de El Chapare, cualquier avenida de El Alto o la que va a Cotoca. O intente parar en alguna calle usada como estacionamiento por cualquiera de las múltiples líneas de transporte "público”. En todas, hay ocupación arbitraria de los espacios colectivos. ¿Se tratará de alguna forma de colonización?

¡Qué fácil es confundir las palabras en el lenguaje común! (porque está vivo, por necesidad, porque se transforma y se adapta al ritmo de los cambios y necesidades de la gente), sobre todo los términos que, de tanto ser repetidos, terminan por vaciarse de su verdadero contenido o asumen otros que no siempre corresponden con su origen. Este parece ser el caso de la palabra colonizar. Mucha gente piensa que viene de colonia y ésta, a su vez, de Colón, el genovés visionario y aventurero que llegó, sin saberlo, a las tierras que luego serían llamadas América, en un extraño caso de justicia histórica, y posibilitó su invasión.
 
Pero, resulta que, según el diccionario, colonizar se refiere a radicar, residir o formar un grupo o conjunto en un país "que está regido bajo sus propias leyes y que son dominados por una legión extranjera”. Muchos siglos antes de Colón, griegos y romanos ya eran duchos en este asunto de fundar y dirigir colonias.
 
Para mayores datos, "san google” dice que colonia viene "(…) del verbo latino  colere, del que derivan  colonia, colono,  colonizar,  colonialismo, cuya forma nominal es cultum, que significa  cultivar (…). Respecto a los derivados de la raíz  col  hay que señalar la fidelidad al origen que ha mantenido la palabra  colono  (que es el que  cultiva la tierra, sinónimo de agricultor), frente a la desviación que han sufrido las palabras  colonizar y sobre todo  colonialismo, que ya nada tiene que ver con el  cultivo, sino con la explotación de los  cultivadores, actividad esta última    propia de los conquistadores o dominadores”. Referencia Mariano Arnal, en: http://www.elalmanaque.com/lexico/colonizacion.htm .

Colonización, por tanto, es una extensión de ese concepto original que implica la ocupación de territorios bajo las leyes y la acción de un poder extranjero al lugar. En la misma línea, descolonización corresponde al sentido inverso, al proceso de recuperar o construir la autonomía, lo propio del pensamiento y los modos de vivir. 
 
Pero, el significado no es unívoco, sino que tiene otras aplicaciones, no necesariamente negativas. Por ejemplo, la política de ocupación de tierras cultivables en el oriente del país, conducida por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), que arrancó en los años 50, se llamó "de colonización”, un nombre que quedó por varias décadas hasta que, en medio del proceso de la Nueva Constitución Política del Estado, los propios sujetos "colonos” quisieron llamarse "interculturales”. 
 
Jalando un poco más la pita ¿corresponderá usar esa palabra para las ocupaciones de los espacios públicos por parte de ciudadanas y ciudadanos en nuestro propio país? Así como en la sociología y la política se habla de descolonización para aludir a la recuperación de la libertad usurpada por otros, ¿no podremos rescatar sentido y acción de respeto para nuestra convivencia cotidiana?

Carmen Beatriz Ruiz es comunicadora social.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

84
1

Comentarios

Otras Noticias