Sonia Montaño Virreira
Socióloga Feminista
domingo , 14 de agosto de 2022 - 04:02

Con la boca abierta

Abrão se fue feliz

Esta columna se llama Con la boca abierta. Gracias al gobierno, tengo muchas oportunidades para honrar su nombre. Esta vez volví a quedarme boquiabierta ante el descaro de Paulo Abrão, ex Secretario Ejecutivo de la CIDH invitado a Bolivia en su calidad de experto en derechos humanos (sic) para decir, sin rubor, mentiras que lo condenarán al infierno de la culpa o por lo menos al limbo del cinismo. No habrá paz en su vida, aunque tribunales y gobiernos “progres” lo protejan. La primera mentira, a estas alturas majadera, es la del golpe de estado en la que ya no creen ni siquiera los militantes del MAS. Ha dicho en su tweet que “este giro histórico”, refiriéndose al retorno del MAS al poder, “fue gracias al espíritu de resistencia del pueblo que rechazó el autoritarismo”.

Con el senador Andrónico, expresó su regocijo: “Es muy alentador regresar a Bolivia, identificando sus instituciones democráticas funcionando plenamente de manera adecuada, con compromiso con la agenda de Derechos Humanos y con la agenda del Estado de Derecho, con la previsión de la justicia para la gente”.

Agradeció por la invitación y acogida al ministro de Justicia y todo su excelente equipo . “Hay mucho que avanzar y hacer, y veo que las bases sólidas están siendo construidas”, continuó. Una se pregunta si estaba volviendo de algún infierno, o el sorojchi lo afectó para no darse cuenta de la realidad.

Quienes recibieron su agradecimiento público fueron Iván Lima y Nadia Cruz. El primero se ha autodevaluado sin mucho esfuerzo y hoy se parece más a un policía que a un ministro de Justicia. Él hace de policía bueno y Castillo- ministro de Gobierno- de policía malo; ambos se complementan dedicando buena parte de su tiempo a labores de inteligencia como infiltrar marchas opositoras, exhibir detenidos ilegalmente y sumar violaciones como la detención de la ex presidenta Jeanine Añez y otro centenar de presos políticos ¿Será eso lo que lo hace feliz a Abrão?

La otra anfitriona ha sido la “interinísima” Nadia Cruz, ex defensora del pueblo que no ha sido reemplazada, a pesar de su evidente ilegalidad en el cargo. El agradecimiento de Abrão a sus amigos es como “el beso de la mujer araña”, porque los envuelve, compromete y enreda con esa red internacional- informal e invisible - de personas como el expresidente español Zapatero, el juez argentino Zaffaroni que defiende a la imputada Cristina Kichner y que asesoró a Evo Morales, entre otros.

Abrão debe saber que el espíritu de resistencia del pueblo boliviano al que se refiere no corresponde a los empleados públicos que por miedo o convicción salen a las calles y tampoco a los grupos paramilitares y otros holgazanes que ya son parte del estado y el partido de gobierno. La resistencia fue ciudadana, sobre todo juvenil. Resulta difícil entender que él, conociendo la situación de Nicaragua, no descubra las semejanzas. ¿Tendrá una vara para cada caso?

Bolivia no ha tenido el apoyo de la CIDH durante su gestión, ya que desde que Morales asumió el poder, esa institución se fue enamorando del cocalero en dirección contraria a la decepción de la ciudadanía. La visita de Abrão debe entenderse como la construcción de una red que envuelve a sus miembros, los protege, pero también los puede dejar caer. La pregunta es ¿hasta cuándo pondrá sus servicios en beneficio de los autoritarios de izquierda?

Una se
pregunta si estaba volviendo de algún infierno, o el sorojchi lo afectó para no darse cuenta de la realidad.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS