Santiago Siles Rolón
Analista
miércoles , 30 de noviembre de 2022 - 04:03

Bolivia, el camino a la debacle (II)

Continuando el análisis de la primera parte, vemos que, lamentablemente, la corrupción ha entrado profundo en todos los espacios del país. Sigamos analizando, punto por punto, los pormenores del legado masista.

Más allá de una falsa estabilidad económica, somos dependientes de nuestro oro y de la mal manejada coyuntura de recursos naturales, nuestras deudas internacionales son cada vez más insalvables y los préstamos realizados son destinados a cuestiones diferentes a las estipuladas. Nuestras reservas, además, han bajado dolorosamente desde el 2014. Pese al margen que todavía existe, no podemos confiarnos y el gobierno debe dejar de pensar a corto plazo. No por nada cuatro empresas estatales deben Bs 596,3 millones al Banco Central de Bolivia (BCB).

En términos educativos, Bolivia está especialmente mal. Aparte de tener un exministro, Adrián Quelca, que fue imputado y destituido por tráfico de exámenes, nuestro nivel educativo se muestra especialmente bajo a nivel internacional. Tan bajo que nos da miedo entrar a evaluaciones internacionales para medirlo. Amparados bajo falsos discursos de descolonización, se han aislado a nuestros jóvenes del mundo y se les ha cooptado toda posibilidad de conocimiento. Nuestros profesores, por su parte, están lejos de tener la preparación que se requiere. Peor aún, nuestras autoridades, mediante tráfico de influencias, perjudican la designación de cargos directivos del sistema educativo. La brecha digital y el nulo plan a futuro son la guinda del postre.

La salud, más allá de una salvable vacunación, tiene un sistema deplorable. El altísimo nivel de empleo informal condiciona la existencia de seguros viables. Así mismo, pese a que la constitución garantiza el acceso gratuito a la salud, la realidad diaria es muy distinta. La burocracia, como en todo, es un despropósito peligroso y condicionante que conlleva a la tragedia. En los centros médicos no existen los equipos necesarios y el acceso a los pocos que hay es de costos inaccesibles. La prevención, por otra parte, es casi inexistente y las clínicas privadas, más allá de nobles excepciones, facturan con la enfermedad. Las personas de la tercera edad y las que tienen cáncer viven experiencias impropias de la dignidad humana. Claramente no hace falta un artículo para que la gente se dé cuenta de lo mal que estamos en este apartado.

En deportes, asunto dependiente del Ministerio de Salud, a no ser por algunos notables individuos, la representación boliviana es de verdadero sonrojo. Relacionado al punto anterior, el programa Evo Cumple gastó, entre el 2011 y 2019, Bs 3.630 MM en canchas y 807 MM en Salud. Aún así, nuestra selección sigue saliendo penúltima o última en todo. Cielo Veizaga, nuestra joven viceministra del área, tiene nula capacidad y convicción para mejorar las cosas.

¿Cómo podemos avalar al Ministerio de Trabajo cuando más del 80% de la ocupación es informal? A esto se suma que todo emprendimiento está siendo, desde hace años, ahogado por impuestos y burocracia. No hablemos de la bajísima competitividad de nuestros productos en relación al resto del mundo, cuestión que se refleja en el índice global. Es una buena noticia para las empresas que no se aplique el doble aguinaldo este año, pero no quita que sea preocupante que más de medio millón de empleos sean parte del aparato estatal y que esta cifra esté en constante crecimiento.

El Ministerio de culturas..., ¿existe?

Aquí es donde entramos al entramado entre el Ministerio de Minería y el de Medioambiente, donde los mineros son amos y señores del país y donde su palabra, por muy injustificable que sea, termina siendo ley. El Servicio de Áreas Protegidas (Sernap) está bajo la cabeza de Teodoro Mamani, un incompetente personaje que degrada el trabajo de los guardaparques y regala contento todas nuestras Áreas Protegidas. La Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM), acaba de destituir a la segunda directora del curso, una por abuso de poder y la segunda por denuncias penales por coimas. Visto lo visto, es realmente preocupante el nivel de irrespeto a la naturaleza, donde ya nos situamos como uno de los 5 primeros deforestadores del mundo. El Madidi, fuente de biodiversidad mundial y belleza, ya está comprometido a canallas inescrupulosos. Con un mero 4,8% de impuesto a los mineros auríferos y el permiso de explotar donde quieran, queda clara la vocación destructiva de estos ministerios.

Continuará...

Así mismo,
pese a que la constitución garantiza el acceso gratuito a la salud, la realidad diaria es muy distinta
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS