Julio Ríos Calderón
Escritor y consultor
jueves , 15 de septiembre de 2022 - 04:04

Ciudad de mágico encanto

¡Oh Cochabamba querida, ciudad de mágico encanto! son los versos de una hermosa canción con ritmo de taquirari; sin vacilación, una de las mejores composiciones dedicadas a este Departamento. ¿Quién no ha escuchado las inolvidables melodías de esta copla que es característica de esta región acogedora, médula del territorio boliviano? La escribió Jorge Rubén Ramírez Santillán, más conocido con el seudónimo de Jaime del Río. El año 2013, una ley congresal declaró a la composición “patrimonio cultural intangible del departamento boliviano”.

Cochabamba, referida con sentimiento, como “la Llajta” es y será siempre el referente de la ciudad de los jardines de Bolivia: en el mapa del país, un corazón articulador de la unidad de los bolivianos y el progreso de todos.

Resonar el 14 de septiembre, efeméride del entrañable departamento de Cochabamba, es elevar un homenaje a la revolución, es levantar testimonio a sus héroes que legaron su sangre por esta tierra promisoria. Fue el 14 de septiembre de 1810 cuando el caudillo Esteban Arce, quien nació en Tarata (1770), acompañado de Francisco del Rivero y un grupo de valerosos patriotas organizaron la toma del cuartel realista, símbolo del poder y totalitarismo de la Corona española, acontecimiento que derivó en la instauración de un gobierno revolucionario y el inicio de la lucha por cerca de 15 años hasta lograr la independencia total en todo el país en 1825.

Como parte de esta lucha independentista un grupo de mujeres se atrincheraron en la colina de San Sebastián, en el lugar conocido como la Coronilla, y protagonizaron una valerosa batalla contra el ejército enemigo. Durante tres horas los soldados realistas dispararon contra las revolucionarias en cuatro flancos, falleciendo 30 de ellas. Hoy se preguntan en todo el mundo, ¿qué pasó con estos espíritus valientes? La respuesta es rimbombante: murieron en el campo de honor.

Hoy Cochabamba, con avenidas, áreas verdes y arboledas cultivadas, parques, prados y jardines, remansos de lagunas, hermosos sauces donde muchas parejas se besaron, es el edén de Bolivia, poblado de algarrobos, ceibos y tarcos, en cuyas hojas expandidas asoman pájaros musicales.

Es también el menú para agasajar los paladares del mundo; es la naturaleza mágica del Chapare; es arte, cultura, turismo, antropología y más. En los márgenes del Instituto Laredo, se respira el aire que conduce a retrotraer músicos de tres generaciones, entre ellos el compositor Franklin Anaya.

Al pie de sus amigables troncos se construyen hornos de pan con aroma a eucalipto para mitigar el apetito de fornidos labradores, junto a la “chicha buena” que alegra corazones y atiza amistades. Cuenta con el mayor mercado al soplo libre de Sudamérica, llamado La Cancha.

Cochabamba vanidosa de sus tenencias en bosques, en diversidad y en genoma, es el “parque de la Media Luna del Tunari” con sus cotas respetadas y proyectos de árboles, lagunas y camélidos. “Carrasco” sin madereros no cocales exagerados. “Isiboro-Sécure” intocados. “Covendo”, “Altamachi”, “Cocapata” en Ayopaya. Superficies de inmovilización de florestas con felinos y exóticas aves en nirvanas naturales.

En sus barrios perviven distintas ferias que aportan al desarrollo del departamento. En años recientes se encontraron en Cochabamba importantes reservas de gas natural, lo que la convierte en uno de los principales departamentos productores de este energético.

Los cochabambinos se sienten orgullosos de haber nacido en este valle florido, cuna de grandes personalidades que cambiaron la historia del país, como Adela Zamudio. Gran orador fue Marcelo Quiroga Santa Cruz; tenía fuego en la voz. Intelectual de relevante formación, su libro LOS DESHABITADOS, es su mejor legado literario. Leer a Armando Soriano Badani, embelesa por la calidad de su escritura, la maestría en sus versos. Aportó con su obra al enriquecimiento del arte y la cultura. Augusto Céspedes, trabajó en los últimos años su columna editorial diaria en el periódico HOY. En 20 líneas escritas a máquina y en 15 minutos (hoy 2.300 caracteres), sus críticas asomaban devastadoras. Mezclaba el periodismo de batalla y la sátira en dosis letales. Jaime Laredo, eximio y talentoso violinista, ganó el primer premio en el concurso internacional de violín Reina Isabel de Bruselas en mayo de 1959, dejando a Bolivia con la mejor imagen de la música clásica. Simón I. Patiño, se inició en la mina Huanchaca, como laborero. Su éxito fue el descubrimiento de una veta muy rica el año 1900, en la mina La Salvadora, en el cerro Llallagua de Potosí. Formó un complejo importante con las minas de Llallagua, Catavi, Uncía y Huanuni, entre otras. Para transportar minerales construyó el Ferrocarril Machacamarca Uncía en 1911.

La cultura de Cochabamba se basa en sus creencias, tradiciones y costumbres. Entre sus peregrinajes de fe está una de las más importantes festividades religiosas de Bolivia. La Virgen de Urkupiña, denominada también “patrona de la integración nacional”, da cita a los católicos y visitantes extranjeros, sumiéndose en la dualidad de una celebración religiosa, como una expresión auténtica de rigor y devoción de millones de fieles.

Es también el menú para agasajar los paladares del mundo; es la naturaleza mágica del Chapare; es arte, cultura, turismo, antropología
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS