Rolando Morales Anaya
Economista
jueves , 14 de julio de 2022 - 04:04

El análisis económico debe mejorar

Muchos análisis se limitan a describir los movimientos hacia arriba o hacia debajo de las principales variables económicas, como el PIB, las reservas internacionales, el saldo fiscal, etc. Estos análisis tienen cinco falencias: 1) No explican las razones de las variaciones, 2) Dan por sentado que algunas variaciones son inexplicables, 3) Ignoran la importancia del actuar de los agentes económicos, 4) No toman en cuenta las relaciones entre variables, 5) En general, tienden a destacar los peores aspectos de la economía.

En economías como la nuestra, pero también para ubicarse sobre lo que ocurre en el mundo, es necesario investigar qué es lo que hace mover las variables analizando aspectos estructurales, por ejemplo, relativos al rendimiento del capital y del trabajo, a la tecnología y a la organización de la producción.

Los análisis han olvidado que la ciencia económica ha desarrollado interesantes útiles para describir y entender la economía. Entre estos se encuentran las funciones de producción, las de utilidad, las de demanda y oferta, las de ahorro e inversión, las relativas al comercio internacional y las que buscan determinar el impacto del dinero en la economía, sin olvidar la importancia que tienen los esquemas formales de equilibrio general para comprender las relaciones entre variables.

Es necesario recuperar esos viejos conocimientos. Por ejemplo, se requiere poner más énfasis en los parámetros de las funciones de producción, sobre todo, las relativas al capital humano, a la tecnología y a la organización industrial. Estos parámetros determinan el rendimiento del capital; si éste no aumenta, los esfuerzos de inversión son vanos y la economía se estanca. No solamente eso. Mientras que nuestros rendimientos (producción por unidad de insumos) en importantes sectores de la economía, por ejemplo, en agropecuaria, sean mucho menores a los de otros países, es imposible lograr mejorar la balanza comercial a partir de modificaciones en el tipo de
cambio. El crecimiento del PIB no es el objetivo económico de la sociedad cuando se contrapone al bienestar de la población. Esto se entiende a través del cambio en las preferencias de consumo de la población formalizadas a través de funciones de utilidad con restricciones presupuestarias. Es interesante observar, por ejemplo, cómo Europa, frente a problemas de acceso a combustibles fósiles, intenta maximizar su bienestar cambiando sus autos por bicicletas y monopatines o cómo prefiere cuidar el medio ambiente postergando su crecimiento económico.

Funciones de producción y de utilidad entran en la determinación de las funciones de oferta y de demanda. Cuando hay una brecha entre oferta y demanda, los precios se mueven. Esta brecha puede generarse por problemas de oferta como se observa actualmente en el mundo como consecuencia del conflicto bélico Rusia-Ucrania, o por el lado de la demanda, como consecuencia de la creación de dinero en forma independiente a la producción como ha ocurrido con las políticas de apoyo a las empresas y a las familias para aliviar las consecuencias del Covid. Actualmente, muchos países instrumentan las tasas de interés buscando disminuir el dinero en manos del público (factor de demanda) para frenar la inflación, dejando pendiente el problema de la oferta.

Argentina recibió 44 mil millones de dólares en crédito del FMI sin correspondencia al aumento de su producción. El resultado fue más inflación y más salida de capitales. Nadie se dio cuenta de ese posible resultado, que se estudia en los primeros cursos de economía, que ha llevado al país a una situación de crisis insostenible. El FMI terminó reconociendo su error en esta transacción, pero en forma tardía.

Las variables que inciden más en los rendimientos laborales son la capacitación y el esfuerzo. Un componente de la capacitación es la instrucción formal en las escuelas y universidades por lo que corresponde indagar si hay progreso en este nivel. Tenemos trabajadores que ponen mucho esfuerzo en su labor, pero sería interesante tener un indicador del esfuerzo promedio, de su evolución y de sus determinantes.

La incorporación de tecnología en los procesos productivos es un tema abierto de debate. El mundo avanza rápidamente en esta materia, pero poniendo en riesgo el empleo y el medio ambiente. El principal avance tecnológico es la automatización de los procesos productivos y de los servicios con claras ventajas en materia de costos, luego en competitividad comercial. En países con poco crecimiento demográfico, la automatización no implica necesariamente desempleo, pero en países cuya población crece, la automatización lleva al despido de trabajadores.

Con relación a este tema corresponde reflexionar sobre el crecimiento demográfico indagando su impacto en el empleo y en el sistema de pensiones.

El análisis económico tiene que referirse, también, al número de jornadas de trabajo perdidas por paros, huelgas y bloqueos y la política económica tiene que
prever módulos para intentar
disminuirlo.

El crecimiento
del PIB no es el objetivo económico de la sociedad cuando se contrapone al bienestar de la población.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS