Rolando Kempff Bacigalupo
Economista, doctorado Ph.D. en Relaciones Internacionales
jueves , 29 de septiembre de 2022 - 04:04

El imperio británico en América Latina y la reina Isabel II

España había empezado la conquista de América en 1492, motivada en el beneficio por la extracción de recursos oro, plata y otros, así como la difusión del catolicismo, buscando la conversión de las poblaciones indígenas. Así se implantó en el Nuevo Mundo una administración que era un duplicado de la administración peninsular. ​

Motivado por el crecimiento del imperio español, a principios del siglo XVII, Inglaterra comenzó su conquista en América mediante el establecimiento de la colonia de Jamestown en 1607, lo que sería el comienzo de lo que se conoce como las Trece Colonias en Norteamérica.

Este fue el origen de Estados Unidos, de las provincias marítimas de Canadá y de pequeñas islas en el mar Caribe como Jamaica y Barbados. En las colonias productoras de azúcar del Caribe, la esclavitud se convirtió en la base de la economía. Eran las colonias más importantes y lucrativas para Inglaterra.

La época de mayor esplendor del Reino Unido fue en la segunda mitad del siglo XIX, que coincidió con el también dilatado reinado de Victoria I, conocida como la “era victoriana” (1837-1901).

Fue el período cuando Gran Bretaña se convirtió en la primera potencia mundial: tenía un extenso imperio colonial, una economía próspera. Era dueña de mares y del comercio y estaba preparada para el despegue técnico e industrial.

Cuando la reina Victoria llegó al trono, Inglaterra era un país esencialmente agrario y rural. Cuando falleció era otro país: estaba industrializado y conectado con una red vial creciente.

Hace pocos días falleció la reina Isabel II del Reino Unido, que había llegado al trono en 1952. Tuvo uno de los reinados más extensos de la historia británica, marcado por su fuerte sentido del deber y su determinación por dedicar su vida al trono y a su pueblo. También fortaleció la Mancomunidad de Naciones con más de cincuenta países, algunos de estos son: India; Pakistán; Canadá y otros, que agrupan a 2.500 millones de personas.

Tras la muerte de la reina, su hijo Carlos asumió el trono, como el rey Carlos III del Reino Unido, una monarquía parlamentaria que, para desarrollar sus funciones, necesitan una de la otra.

Cuando Isabel II llegó al trono, el papel político de la Corona se había reducido a casi nada. Sobrevivieron dos áreas en las que ella, como monarca, tenía voz: a quién llamar para convertir en primer ministro y formar gobierno, y cuándo podría disolverse el Parlamento.

Si bien el rey es el jefe de Estado del Reino Unido, los poderes del monarca son simbólicos y ceremoniales, pues los reyes británicos se mantienen neutrales políticamente.

El Reino Unido tiene una superficie de 243.610 km2, aproximadamente la cuarta parte del territorio boliviano; con una población de casi 70 millones de habitantes, cinco veces más que la población boliviana; y una densidad de 275 habitantes por km2.

Nuestras relaciones diplomáticas con el Reino Unido datan de 1837, cuando reinaba Guillermo IV, y en Bolivia gobernaba don Andrés de Santa Cruz y Calahumana.

Y, estas relaciones deberían ser cada vez más fortalecidas, tanto por el trabajo del Gobierno como de los empresarios.

No olvidemos que la economía británica es la sexta más grande del mundo y ha crecido de manera continua durante los últimos años. Londres es el principal centro financiero del mundo y ahí se concentran mayormente los inversionistas.

Los británicos son expertos en la promoción y regulación de diferentes mecanismos financieros, como las Asociaciones Público-Privadas, los bonos verdes y tecnología financiera como el uso de teléfonos inteligentes para la banca móvil.

El Reino
Unido tiene una superficie de 243.610 Km2, aproximadamente la cuarta parte del territorio boliviano
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS