Rafael Puente
Miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba
viernes , 08 de julio de 2022 - 04:04

Vamos a andar

En lugar de resolver la crisis ¿la agravamos más?

El mundo entero se encuentra en crisis. Los problemas mundiales causados por la actitud del presidente de Rusia no son más que una expresión de esa crisis (al margen de que nos sintamos o no simpatizantes de dicho líder mundial, que se resiste a asumir que el liderazgo del planeta opera desde Washington).

Afortunadamente nuestra relativo aislamiento topográfico, y también nuestra insignificancia económica como país de segunda importancia (al margen de que nuestro Presidente lo asuma o no) hace que también la crisis tarde más en afectarnos de manera visible. Pero, por supuesto, nos irá afectando.

Sin embargo, entre las noticias de más actualidad está la internación en el hospital Agramont (en la ciudad de El Alto) de siete trabajadores mineros que participaban activamente en el enfrentamiento entre dos “cooperativas” mineras que trabajan en las faldas del Illimani, y que en lugar de usar la dinamita para extraer el mineral lo hicieron para atacarse entre sí. El resultado fue el deslizamiento de piedras y tierra sobre los mineros, que han afectado gravemene el tejido óseo de dichos trabajadores. Un grave conflicto entre dos “cooperativas”, que por lo visto a eso le llaman “cooperar” (¿no son “cooperativas”?)

Consultando el diccionario vemos que “cooperativa” es una “sociedad integrada por personas que tienen intereses comunes, y que cooperan o pueden cooperar para conseguir ciertos fines que benefician a todos”. ¿Será que la internación en un hospital de siete trabajadores (por ahora) es parte de esos “fines” que nos benefician a todos?

Para colmo nos encontramos con que se trata de las cooperativas “15 de Agosto” (día en que celebramos la supuesta asunción de la Virgen María a los cielos) y “Asunción” (la de la virgen María). Curiosamente las dos cooperativas asumen el mismo nombre para luego llevar a la práctica, no sólo lo contrario de lo que pretende ser una “cooperativa”, sino que ambas lo hacen utilizando el nombre de la madre de Jesús (que nunca aceptó el uso de la violencia).

¿Qué nos pasa? ¿No somos conscientes de que somos parte (aunque insignificante) de esa crisis mundial? ¿No está llegando el momento en que lo fundamental es “cooperar” en lugar de “competir”, precisamente para poder enfrentar esa crisis?

¿Alguien cree, dentro de esas cooperativas, que podemos darnos el lujo de prescindir de la crisis mundial y gastar las energías que tenemos y el dinero que esperamos lograr, como si no hubiera esa crisis? ¿Alguien piensa que podemos darnos el lujo de seguir existiendo y funcionando como no hubiera crisis mundial? ¿No sería el colmo que crean eso precisamente nuestros trabajadores mineros que se están jugando la salud para poder sobrevivir?

¿Dónde queda el espíritu de “cooperación”, cuando lo que se hace es gastar vidas en pelear entre iguales? Sería comprensible que nos equivoquemos los que no somos víctimas cotidianas de la crisis, podemos hacernos la ilusión de que nuestra vida depende sólo de nosotros; pero no quienes se ven obligados a arriesgar incluso la salud y la vida para poder sobrevivir.

¿No lo creen ustedes así, hermanos mineros? Pues paren de pelear y gasten un poco de energías y de tiempo en pensar la realidad.

¿No está?
llegando el momento en que lo fundamental es “cooperar” en lugar de “competir”, precisamente para poder enfrentar esa crisis?
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS