Pablo Mendieta Paz
Músico
martes , 28 de junio de 2022 - 04:03

La magia de Carmina Burana

En recuerdo de los cuarenta años del fallecimiento de Carl Orff, conviene insistir en la postura que adopta Jacques Sagot cuando formula una crítica especializada de la música experimental del inspirado artista de Múnich. Recordemos que este estudioso de la obra de Orff sostiene que ante el em-prendimiento con ímpetu, y gradualmente desarrollado de la música dodecafónica, de la serial, de la aleatoria, de la electroacústica, de la micropolifonía, y de otras corrientes vanguardistas del siglo XX, como asimismo de nacientes y arrolladoras escuelas del siglo XXI, difíciles de ser comprendidas y poco posibles de “sentir” para el gran público, se vería –señala Sagot- como muy apropiado, y hasta imperativo, establecer y poner en ejecución una nueva música que sea grata al oído del público profano; una música que halle asidero en el principio de l´art pour l´art, accesible –insiste- a lo más íntimo del gusto popular.

Sin duda que Sagot sugiere esta reforma –la nueva música- cuando pone el acento en que Carmina Burana, “colección de cantos goliardos de los siglos XII y XIII”, basados en viejos brindis y romances profanos conservados en bibliotecas de monasterios, es la obra del repertorio universal que más se ha escuchado a lo largo y ancho del orbe, independientemente de todo orden social, étnico, religioso, político, o de otra índole. ¿Y esto por qué? Por su simplicidad melódica y armónica, por un ritmo trepidante sometido a fórmulas estilísticas de vanguardia, pero fácilmente oíbles; por la espontaneidad, por su carácter “pegadizo y exento de afectación”, amén de un “sentido instintivo de los efectos escénicos”; todo lo cual ha motivado en el público la facultad y perspicacia de entender la esencia, absoluta, de aquello que escucha. Nada más cierto.

El advenimiento de la sublime música de Orff, particularmente de su obra más eminente, ha merecido las más encendidas adhesiones del público profano, siempre ansioso en hallar un punto de convergencia entre lo que escucha y lo que estéticamente le es cautivador. Por ello es que a ese oyente vasto, muy extendido, que en oposición a su facultad de conmoverse y apreciar lo agradable a sus sentidos (Carmina Burana), le sea indiferente y ajena a la propia percepción de ese su placer estético la manifestación de un exacerbado criterio reprobatorio de críticos y artistas de avanzada que juzgan la música de Orff como simplona, ahorrativa en recursos, y por ende escasamente racional si es confrontada con aquellas corrientes progresistas. Puntos de vista que jamás han sido atípicos a la hora de formarse una idea del arte en general.

Independientemente de esto, cuyo análisis no corresponde al propósito de estos breves apuntes, conviene poner de relieve que a pesar de que Sagot no define explícitamente de qué nueva música se trataría (él únicamente toma como referencia la obra en general de Orff), es innegable que solo con la potente y espléndida Carmina Burana (a la que se unen Catulli Carmina y El triunfo de Afrodita, la denominada Trilogía Trionfi), hasta el más frío y austero oyente se rinda extasiado a ese ritmo alucinante, a esos giros melódicos y armónicos que embelesan en medio de una impresionante instrumentación de dos pianos, timbales, platillos, tres glockenspiel, xilófono, tambores y otra percusión menor; todo lo cual, puesto junto al canto polifónico de versos en latín y fragmentos en alto alemán y provenzal antiguo que exteriorizan sarcasmo, emociones de taberna y fino erotismo, expliquen la popularidad –exaltada tan vivamente por Sagot- que ha cobrado esta mágica obra de palpitante sonoridad en el imaginario colectivo de toda una pirámide de generaciones.

Por su
simplicidad melódica y armónica, por un ritmo trepidante sometido a fórmulas estilísticas de vanguardia
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS