Ruddy Orellana V.
Comunicador social
viernes , 05 de agosto de 2022 - 04:02

Otra vez agosto; la patria, ese otro destino

Una república es una forma de gobierno y organización del Estado, en la que el poder público es ejercido por representantes del pueblo, ceñidos a un cuerpo de leyes fundamentales establecidas para todos (Constitución), y en el marco de una estricta separación de los poderes públicos.

A un día para que esta Bolivia todavía abigarrada, contradictoria, esperanzada (ora) y conflictiva, cumpla 197 años de independencia, me rondan, cual sueño pesado, algunas consideraciones necesarias sobre los tiempos históricos que hacen la esencia libertaria y democrática de esta patria que me vio nacer y me acunó en sobresaltos perpetuos.

Anotando a Octavio Paz, es cuando “me parece reveladora la insistencia con que en ciertos períodos los pueblos se vuelven sobre sí mismos y se interrogan. Despertar a la historia significa adquirir conciencia de nuestra singularidad, momento de reposo reflexivo antes de entregarnos al hacer”.

El hacer, tiene mucho que ver con el cuestionar, inquietar e incidir sobre los que creyeron que podían apropiarse de un país y de las conciencias de sus ciudadanos.

Hoy, más que nunca, los bolivianos que defendemos la democracia, las libertades y la institucionalidad, debemos reflexionar sobre lo que nos tocó vivir y el futuro inmediato que auguramos. La patria y la libertad siempre estuvieron bajo amenaza y sitiados por un terrorismo político-demagógico evidente.

No había sido suficiente con sacar a las bestias de sus cuevas. El cáncer de la corrupción, la tiranía y la demencia hicieron metástasis en las estructuras básicas del país que hasta hoy están presentes.

La miseria del evomasismo, comandada por el huido y sus elites de poder, todavía ejercen un terrorismo de baja intensidad, flagrante e inaceptable. En esta coyuntura que no acaba de encontrar su identidad que la distinga de un caciquismo neto y que le hizo tanto daño a la patria, los peligros de perder la institucionalidad, la poca libertad y justicia que nos queda, son inminentes.

Ese es el rostro del que gobernó, de facto, por 14 años. Ese es el rastro que aún sigue el actual gobierno.

En este país de paradojas, el ciudadano se siente atrapado entre la luz y la oscuridad, “oscila entre poderes y fuerzas contrarias, ojos petrificados, bocas que devoran”. ¿Unas a otras? ¡Se desconocen! ¡Se ofenden! ¡Se desdicen! ¡Se condenan! Esta Bolivia que aún sufre su tiempo histórico de falsos procesos de cambio, todavía no es capaz de procesar un cambio de mentalidad y de acción. A penas, en pos de la modernidad, se mueve entre un pasado oscuro que no atisba el presente ni sospecha la existencia de un porvenir, y se resigna a vivir petrificada, inmutable, esperando que el tiempo, su tiempo, vuelva a votar dádivas.

El presente exige capacidad, voluntad y liderazgo; la primera, para asumir con responsabilidad el desempeño y las exigencias de una realidad cada vez más acelerada; la segunda, para ejercer con ética y espíritu democráticos los desafíos del presente y los logros del mañana; el tercero para conducir a una patria construida, sin oblicuidades, preferencias políticas, resentimientos antropológicos ni culturales, no a imagen y semejanza del mandamás, sino a la de un pueblo forjador de su propia historia que tiene el derecho a vivir en armonía y en un estado de bienestar.

“Nadie es la patria, dice Jorge Luis Borges. Ni siquiera el jinete que, alto en el alba de una plaza desierta, rige un corcel de bronce por el tiempo, ni los otros que miran desde el mármol, ni los que prodigaron su bélica ceniza por los campos de América o dejaron un verso o una hazaña o la memoria de una vida cabal en el justo ejercicio de los días. Nadie es la patria. Ni siquiera los símbolos (...)”.

A 197 años de vida independiente, todavía la patria sueña, balbuce, mendiga futuro y democracia consolidados.

La historia de Bolivia es la del hombre que busca restaurar sus alas de libertad, amputadas, yo creo, en la Conquista, en la Independencia, en las sucesivas dictaduras o en los 14 años de un gobierno podrido, corrupto y criminal que cercenó la dignidad y la ética de gran parte de sus ciudadanos.

Y aún nos debemos cuestionar sobre nuestro derecho a ser lo que queremos ser y cómo llegaremos a lo que deseamos, y no lo que nos impongan, esa debe ser una constante intransferible que no puede volver a cruzarse en nuestra historia como un cometa de jade, que de vez en cuando relampaguea esperanza.

La República, esa puerta abierta invencible que jamás se cerrará. Nos sigue y nos cobija en su seno como sus hijos legítimos. Nosotros, los que nacimos en la República de Bolivia y aprendimos las primeras lecciones de solidaridad, dignidad, honestidad, democracia y, sobre todo, unidad, jamás torceremos la mirada hacia otras imposturas que no sean las de la unidad en nuestras diferencias.

La República de Bolivia fue, es y seguirá siendo la luz perpetua que nos garantice que el cargo y el poder de un puñado de políticos delincuentes sea temporal. Evitando que los gobernantes sean los “dueños” y capataces del Estado.

“Nadie es la patria, pero todos lo somos. Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante, ese límpido fuego misterioso”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS