Carlos Valverde Bravo
Periodista, Analista Político y Escritor
domingo , 31 de julio de 2022 - 04:00

Poblamientos de destierro

Cuando se ve lo que los autollamados interculturales, novísima categoría política inventada desde la imaginación del poder politio masista, están haciendo en el oriente cruceño (sobre todo) con la invasión de tierras de los pueblos indígenas/originarios del lugar, de los campesinos lugareños, con los medianos y grandes agricultores y ganaderos, detentadores de la tierra desde hace muchos años, merced de dotaciones o compras, no hay duda que estamos frente a una estrategia de poder prohijada e impulsada por el gobierno nacional y apoyada e impulsada por las reparticiones gubernamentales (INRA y ABT), que, en muchos casos son las que proporcionan dónde hay tierras en litigio, sea porque aún no terminan las “re-regularizaciones” iniciadas por Morales y su gavilla política, las re-definiciones de las TCO´s, las Tierras Fiscales, etc.. Tal cual, todo esto es parte de un plan, todos los conflictos o no, de tierras, son avisados a los antes citados “interculturales” (antes se hacían desde el denunciado INRA paralelo, donde la gente, desde parientes y seguidores de Nemesia Achacollo hicieron lo suyo) que organizan grupos en occidente y pagan hasta 500 dólares (que van a los bolsillos de alguien o “alguienes” que se encargan de juntar a la gente) para ser parte de los mismos y, una vez ubicados los lugares, intentan legalizar posesiones (a la espera de papeles) en Pailón (centro operativo de la corrupción gubernamental o política que ha sido denunciando muchas veces) , mientras los “guerrilleros de la tierra”, delincuentes que únicamente se encargan de las tomas de los lugares previamente citados, cuando no, de espacios que tienen papeles en orden y en regla.

El INRA y la ABT se desentienden, no es con ellos el asunto. De esa manera, con las Instituciones encargadas del control y la distribución de tierras por la vía de la legalidad, mirando para otro lado, se produce esto que me atrevo a llamar “poblamiento del destierro”, que es una interpretación muy personal de esto que no es nuevo y se aplicaba desde hace al menos 600 o 700 años, si no de siglos, en territorios europeos o, para poner una referencia más cercana, en el apogeo del Incario, cuando los “descendientes del sol” desterraban a quienes habían vencido, después de acabar con métodos nada suaves, a los Jefes o cabeza de pueblos arrasados por ellos.

Esos procesos, que algún estudioso llamó “desterritorialización y reterritorialización” (en otras circunstancias), ocurren hoy en el oriente cruceño; se entra a casas, a chacos, a sitios pacíficamente habitados y trabajados, violentamente, a tiros, ejerciendo maltratos y abusos a los vivientes de esas tierras (reitero, en quieta y pacífica posesión o, en litigio con el gobierno) y se los destierra, condenándolos a buscar dónde vivir o qué hacer.

En el último año, los “guerrilleros interculturales” que se declaran víctimas y que apuntan contra todo lo que se mueva que no sean ellos mismos, es decir, contra ricos, oligarcas, policías (que protegen a los citados) periodistas, extranjeros y otros tantos que cometen el delito de trabajar tierras que, la estrategia política del masismo, apoyada por una policía que ya se declaró incapaz de defender o desalojar (hace un par de días mandaron 200 policías que no van a lograr nada porque estarán unos días, si están- y abandonarán el lugar).

Si ocurriera alguna detención, los fiscales y jueces se van a encargar de darles una corta estadía en la cárcel mientras se hace una muestra bufa de que las leyes del Estado castigan, hasta que los consorcios de abogados logren “prisión domiciliaria”, que no significa otra cosa que... la vuelta a las andanzas y, a los hechos y nombres me remito; las tomas de Pailitas dan como referencia que fueron encabezadas y dirigidas por Paulino Camacho y Sixto Canaza, dos de los procesados penalmente por el caso Las Londras, que recientemente fueron liberados por un juez cautelar.

Vuelvo al tema del destierro: en el Incario y, antes que eso, en otras civilizaciones se trasladaba a los contingentes humanos, luego de haber asesinado a sus líderes, a lugares extraños, donde no puedan organizarse (de ahí la muerte de los liderazgos) y mantener protestas; el proceso de adaptación de los vencidos era muy traumático. Evo Morales los apresaba en Chonchocoro o en San Pedro de La Paz, antes el MNR los llevaba a Curahuara de Carangas, a Uncía u otros campos de concentración; Barrientos, Bánzer y otros los “residenciaban en Madidi u otros lugares, pero como eso ya no se puede hacer, porque gran parte del mundo los puede reclamar, optan por “cárceles legales”, pero la lógica es la misma.

Los llamados interculturales que no piden tierras en sus lugares de origen porque el gobierno no las incentiva, de alguna manera son desterrados, pero salen de ellas con la promesa de una vida mejor; el poder masista destierra a su propia gente de los lugares de donde han vivido, según ellos (el imaginario de la reivindicación histórica) más de 5.000 años, pero, ahí van, se los traslada, se les cobra por el favor y, se los deja en tierras donde se les permite la posesión y nada más, además de, claro, un dirigente que viene a ser una especie de comisario político que de vez en cuando y, porque así conviene a los intereses del partido de gobierno, construyen escuelas o una posta sanitaria, eso después de haber levantado el galpón donde está “el sindicato” donde la gente tiene que asistir obligatoriamente al llamado de los jefes.

Se contabilizan más de 8.500 hectáreas tomadas en la misma zona: Guarayos; eso no basta, ahora van por “Pailitas”, donde las hectáreas pasan las 25.000; a eso “dizque fueron los policías” que, reitero, van a estar unos días y se vuelven porque en Estado no puede tener “policías sin hacer nada”... porque los delincuentes se pondrán a buen recaudo y se activarán los mecanismos “legales del poder” sobre todo si el caso de la invasión no es tan grave, al menos eso parece pensar el “niño Ministro” que no se pronunció sobre el tema hasta pasados los 5 días del hecho en Pailitas. Como bien publicó El Deber”, en los 5 días transcurridos desde el asalto a Pailitas, “la autoridad, que se caracteriza por una profusa actividad en redes sociales, se mantuvo en silencio con respecto a este tema; en el interín publicó acerca del Día de la bandera cruceña; sobre el incendio ocurrido en La Paz en la zona del Nudo Vita; sobre el Movimiento del 26 de julio en Cuba, el natalicio del expresidente venezolano Hugo Chávez, labores policiales en Cochabamba y Pando, y el aniversario de Cuatro Cañadas”.

Hay una evidente decisión de desentenderse del tema; los “desterrados” de occidente están poblando tierras que están trabajadas o tierras que son fiscales no aptas para tareas agrícolas, son TCO´s (se supone para los originarios del lugar) pero el gobierno/poder político crea sus originarios en función de sus intereses electorales, son también reservas que, el poder entiende como “reservadas” para sus desterrados que se convierten en sus pongos del voto... y no van a parar, aunque están sembrando tempestades, y cuando estas cosas se dan se sabe dónde comienzan, nunca cómo terminan.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS