Rodolfo Eróstegui Torres
Experto en temas laborales
martes , 07 de junio de 2022 - 04:00

Atando cabos

Sindicalismo en la encrucijada

No es un secreto que las instituciones están siendo cooptadas por el partido de gobierno. Lógicamente no nos debe extrañar que el sindicalismo sea una de ellas.

Así es. La Central Obrera Boliviana (COB) fue perdiendo la independencia política, tan cuidada en el pasado. Los congresos de esta organización duraban más de 15 días debido a que los dirigentes delegados a este evento discutían su plataforma y su ideario, pero sobre todo discutían quiénes debían integrar la nueva directiva. Lo que se buscaba era el equilibrio político del nuevo comité ejecutivo. Se presentaban los nuevos nombres a la plenaria luego de haber llegado a un consenso entre todas las fuerzas políticas presentes en el evento. De esta forma la votación era un mero trámite de aprobación del consenso al cual llegaron los delegados. Se dice que se escogían a los mejores dirigentes y, al parecer así era.

En la práctica el nuevo Comité Ejecutivo Nacional (CEN) era una representación que reflejaba a todas las fuerzas políticas que participan en el sindicalismo. Habían algunos que expresaban el pensamiento del partido en función de gobierno, otros a las fuerzas contestarías y revolucionarias. Estas fuerzas políticas, de acuerdo a su peso, se distribuían entre los partidos y fuerzas políticas existentes. Aquellas fuerzas políticas con menos peso ocupaban las carteras reservadas a los sectores que tenían una menor participación en la estructura
sindical.

Esta inversión de tiempo tenía su razón de ser. De ella dependía preservar su independencia política y la defensa de la libertad sindical. Pero también lo que se buscaba era crear algunos nexos con el poder político para negociar algunas políticas o detener procesos de represión que se podían estar gestando desde el Estado.

Al parecer hace 16 años una de las principales tareas que se fijó desde el gobierno fue la cooptación de las organizaciones sindicales. Visto desde fuera la tarea no parecía posible debido a la tradición de independencia. Pero debido a que numerosos dirigentes, mucho antes a que el Movimiento al Socialismo (MAS) llegue al gobierno, ya pertenecían a esa agrupación, la tarea les resultó mucho más fácil de lo esperado. Los dirigentes que se resistían entregar el sindicalismo al partido de gobierno, poco a poco fueron borrados de sus organizaciones. Los que mantenían una actitud no tan firme se plegaron al color azul que representa al oficialismo gubernamental. A final de la jornada todas las organizaciones se declararon masistas. De esa manera se perdió la independencia política del sindicalismo y la libertad sindical.

Para reforzar el apoyo de las organizaciones sindicales desde el gobierno se procedió a la cooptación remunerada, es decir que la fidelidad política que se refleja en no hacer problemas al gobierno o dar su apoyo incondicional se les hacen grandes obsequios: hoteles, sedes sindicales, movilidades, pago de viáticos para asistir a eventos del MAS ya sean nacionales o internacionales y todo lo que hemos visto publicado en los medios de comunicación. Se dice que además, pero no se ha publicado o comprobado, los dirigentes sindicales reciben un “bono” de lealtad.

Por otro lado la dirigencia sindical por su relación política con el gobierno, acumula un gran poder político, el mismo que lo hace efectivo en el Ministerio de Trabajo dado que ningún inspector de este despacho elevará un informe contra los trabajadores, todas las resoluciones favorecen a los representados por el sindicato ya sea que los respalde la normativa o no. Otro tanto se produce en los tribunales de la justicia laboral. A los empleadores les es muy difícil lograr un fallo o informe de inspectoría a su favor. Según algunos abogados laboralistas que patrocinan a los empleadores, no se conoce de algún fallo o informe que les favorezca a ellos.

En otras palabras, esta situación está afectando directamente en las relaciones laborales y esto a su vez determina en una caída de la inversión del sector privado, lo que repercute en la creación de nuevos empleos.

Por otro
lado la dirigencia sindical por su relación política con el gobierno, acumula un gran poder político
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS